JAIME PARRA

Fernando López López (Caravaca de la Cruz, 1978) ha asumido la presidencia de APCOM tras la marcha de Antonio Castillo, quien fuera presidente durante veinte años.

En esta entrevista nos explica sus razones para aceptar el cargo, hace un repaso al pasado reciente y nos explica hacía dónde se encamina un APCOM que cada vez más apuesta por la toma de decisiones conjuntas con sus socios con discapacidad intelectual.

¿Cómo toma la decisión de acceder a ser presidente de Apcom?

Hay un punto de inflexión en mi vida, el 25 de enero de 2019, cuando nace mi hijo Javier, que nació con síndrome de Down, este hecho, hizo que desde el minuto 1 recibiera una gran acogida y cariño por parte de todos los profesionales de la asociación APCOM y en particular del centro AVANZA en el cual, mi hijo recibe terapia desde los pocos días de vida, esto me hizo darme cuenta y abrir los ojos ante una parte de la sociedad que había pasado totalmente desapercibida para mí, y que durante estos casi tres años, desde el nacimiento de mi hijo, me ha enseñado que un hijo con discapacidad intelectual-física te puede aportar muchísimas alegrías y satisfacciones como me ha pasado a mí.

A las pocas semanas de este acontecimiento, me puse a disposición de Antonio Castillo, el anterior presidente, y empecé a asistir a las reuniones de la junta directiva, hasta que en Septiembre del 2020, Antonio por motivos personales, decide no presentarse a la renovación del cargo, lo cual, me movió a presentarme, manteniendo gran parte de la anterior junta con la intención de darle continuidad a todo el proyecto iniciado por Antonio, Junta directiva a la cual tengo que agradecer, su apoyo incondicional,

¿Quiere decir algunas palabras sobre su antecesor, Antonio Castillo? 

Antonio Castillo entró de presidente en el año 2.000 y su labor fue fundamental ya que hacía falta una persona que fuera capaz de afianzar lo conseguido hasta esa fecha, dejar crecer y desarrollarse APCOM asimilando lo absorbido y dotar ese crecimiento de su correspondiente apoyo económico, todo ello sin dejar de mejorar y complementar los servicios ya existentes y para ello hacía falta planificación, visión de futuro, estabilidad y perspectiva en el tiempo.

Y todo ello y más, lo encontramos en la labor que desarrolló durante 20 años Antonio Castillo Contreras, con él se logró el afianzamiento y la estabilidad de los servicios con un soporte económico y además, su posterior ampliación hasta el límite de situar a APCOM entre las primeras Asociaciones de la Región en atención a las personas con discapacidad.

En esta etapa APCOM se ha agigantado:

Empezando por su imagen al exterior por medio de las Jornadas de Sensibilización y Cena Gala multitudinaria y continuando con la inauguración de la Tienda Ecojardín, que aparte de ser una salida laboral, también colabora al reconocimiento por parte de la sociedad de la labor de APCOM, continuando con la necesaria ampliación del Centro de Atención Temprana y Residencia Nova con el consiguiente aumento de plazas y la construcción de nuevos talleres de trabajo en el Centro de día Mayrena que hicieron posible la reorganización de los tratamientos a usuarios de acuerdo a la nueva nomenclatura del Centro, dividido entre Centro de Día y Centro Ocupacional.

También se consiguió un reto importante y largamente deseado, que es, el paso de la subvención graciable, variable e impredecible el momento de su cobro, al concierto por medio de contratos de plazas lo cual asegura una estabilidad económica de siempre deseada.

Y como colofón y broche a esta larga historia, se cierra definitivamente el circulo de servicios a las personas con discapacidad intelectual con unos últimos servicios que hacen felices a muchas familias de la Comarca, padres y madres de personas grandes dependientes que hasta ahora no solo tenían que ver a sus hijos considerablemente impedidos física y mentalmente, sino que, tenían que hacer kilómetros para poder verlos en otros Centros de la Región, ahora pueden disfrutar mutuamente el uno del otro a diario y esto es un gran logro conseguido,  los servicios de Residencia y Centro de día para grandes dependientes, El Copo, que comenzó a funcionar en Enero de 2011.

¿Qué objetivos se marcan y qué proyectos tienen en esta nueva etapa que se abre?

PROYECTO DE LA FINCA EL MAURO

Partiendo del objetivo principal de la Asociación APCOM: la integración sociolaboral de la persona con discapacidad intelectual, se pretende crear en la Finca un espacio agradable y no estresante, donde ellos sean siempre el centro de la actividad social, laboral, formativa y de ocio y donde puedan desarrollar sus aptitudes en armonía con el entorno:

  • Donde las personas con discapacidad sean quienes gestionen las diferentes actividades, propongan actividades, reciban a los visitantes, hagan de guías, ….
  • A la vez que sea un lugar inclusivo, abierto a otros colectivos, tanto a otras personas con discapacidad intelectual como al resto de la población.
  • Sirva de plataforma de promoción del ocio y el turismo rural y de forma didáctica a la formación y divulgación de la cultura rural y de la agricultura tradicional en un nuevo proyecto que se sumaría a los anteriores.
  • Se convierta en un espacio atractivo para el turismo rural.

Este proyecto supone una gran oportunidad para la formación y para la inclusión laboral del colectivo.

Algunas de las actividades que se llevarán a cabo en la Finca son:

  • Producción, recolección y transformación de productos (mermeladas, esencias, …)
  • Huerto Ecológico
  • Vivero para la producción de esquejes
  • Realización de actividades didácticas para visitantes: colegios, grupos de visitas …
  • Actividades de sensibilización a la población, sobre todo a la más joven, en los beneficios del consumo de productos ecológicos de la zona.

SEPAP (Servicio de Promoción de la Autonomía Personal)

Sus dependencias estarán ubicadas en el casco urbano, junto a Atención temprana. Actualmente se encuentra en proceso de acreditación.

El objetivo es un nuevo servicio para personas con discapacidad que no necesiten una plaza de centro de día pues no precisan de un horario intensivo de mañana y tarde ni de servicio de comedor, sino que de acuerdo a su propio itinerario de formación puede necesitar menos horas de atención.

Esto revierte en que se liberen plazas en centro de día que pueden utilizar otras personas, aumentando así nuestra capacidad de atención.

La intervención se basará en la planificación de itinerarios personales junto con la persona en función de sus intereses y preferencias que pueden incluir los ámbitos de formación, empleo, ciudadanía, ocio, etc.

La metodología que se empleará responde a una visión de la persona como elemento central de todo el proceso. La persona será partícipe y artífice de su itinerario personal. En todo momento se fomentará la toma de decisiones de la persona. Desde el servicio se prestará apoyo personal y se realizarán acompañamientos a diferentes recursos comunitarios.

DESARROLLO DE NUESTRO PLAN ESTRATEGICO

Estamos inmersos en el despliegue del I Plan Estratégico de Apcom, aprobado en la Asamblea General de noviembre de 2020, con una duración inicial de 3 años, en el que participaron todos los grupos naturales de la Asociación: familias, profesionales, voluntarios, personas con discapacidad y un grupo de personas de diferentes ámbitos de la comunidad que también aportaron su visión.

Lo más destacado de este plan ha sido la masiva participación de personas con discapacidad intelectual y la participación de un grupo de personas externo a la organización de diferentes ámbitos de la sociedad cuyas aportaciones enriquecieron el plan.

DESARROLLO DE UN PLAN DE IGUALDAD DENTRO DE LA ASOCIACIÓN

Un plan con el que articular las medidas que por ley corresponden para la consecución del objetivo de Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres:

– Con el compromiso de establecer y desarrollar políticas que integren la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres, sin discriminar directa o indirectamente por razón de sexo.

– Para impulsar y fomentar medidas para conseguir la igualdad real en nuestra organización, estableciendo la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres como un principio estratégico.

¿Qué importancia tiene que haya empresas de la comarca que apuesten por un empleo inclusivo, como Tío Resti, que ha recibido el premio Laurel?

 El empleo es una de las formas más importantes de conseguir la inclusión de las personas. La meta de todos cuando somos adultos es conseguir un empleo que nos proporcione una independencia económica y con el que sentirnos realizados. Las aspiraciones de las personas con discapacidad intelectual son las mismas, la diferencia está en que tienen muchas menos oportunidades que tenemos el resto.

Nos sentimos muy orgullosos del Laurel a Tío Resti y de Javi, por su trabajo. Estas experiencias muestran el impacto que tiene el empleo inclusivo en las personas con discapacidad, y también en las empresas. Javi, además de realizar su trabajo con eficacia y de no faltar nunca a su puesto, aporta buen ambiente, crea equipo entre los compañeros de trabajo y es la alegría de la empresa.

Afortunadamente, junto a Tío Resti hay más empresas en el Noroeste que ya han apostado por el empleo de personas con discapacidad intelectual, en las que ahora mismo hay 19 personas trabajando. Resaltar nuestro reconocimiento a todas ellas por su esfuerzo y compromiso durante la pandemia, por mantener los empleos de nuestros trabajadores con discapacidad.

Al resto de empresas, les recomiendo la experiencia y que no dejen pasar la oportunidad de contar con un trabajador con discapacidad en su plantilla.

¿La sociedad está concienciada o todavía existen prejuicios para derribar?

Cada vez hay más conciencia social y se ha avanzado mucho en la aceptación/inclusión de personas con discapacidad, pero todavía existen muchos mitos que se deben derribar.

Las personas con discapacidad quieren ser independientes, tomar sus propias decisiones, que se tenga en cuenta su opinión… en definitiva, ser protagonistas de su vida. Esto supone un cambio en nuestra forma de relacionarnos y una transformación en los modelos de atención tradicionales, en los que se solían tomar decisiones por las personas con discapacidad, ya que uno de los mitos era que las personas con discapacidad intelectual no pueden decidir por ellas mismas. En Apcom, cada vez se tiene más en cuenta la opinión de las personas con discapacidad, participan en numerosos procesos, y, por ejemplo, ya hay organizaciones en las que hay personas con discapacidad en sus juntas directivas.

Apcom ha comenzado un proceso de elecciones de representantes que se irán incorporando a los distintos foros de decisión de la asociación. Las elecciones serán el próximo 25 de noviembre. El comité de representantes elegido será la voz de todas las personas con discapacidad intelectual que forman parte de APCOM dentro de los órganos directivos de la asociación con la finalidad de conseguir establecer el co-liderazgo como eje principal de la toma de decisiones.

Por todo ello, es necesario seguir trabajando con las personas con discapacidad, pero también en los entornos de cada uno, proporcionando los apoyos necesarios para su participación en los mismos.