ANA GAMA

Doctora en Bellas Artes (1992), investigadora y docente en el Dpto. de Dibujo de la Universidad Politécnica de Valencia. Su perfil académico se centra en torno al análisis de formas y la expresión gráfica.

Obra expuesta de Felicia Puerta

Su actividad se enfoca hacia la producción pictórica, desarrolla su lenguaje dentro de la abstracción formalista y experimenta paralelamente con técnicas gráficas, muy dedicada al “Libro de artista”. Ha recibido premios de carácter profesional dentro de la pintura, así como académicos por su trabajo en ApS y mediación Artística.

Ha realizado muestras individuales y colectivas a lo largo de tres décadas en instituciones académicas y galerías de Valencia, destacan las realizadas en la Sala Manuela Ballester, así como la última muestra en el Museo del Ruso de Alarcón. También muestras internacionales como L`Atelier 340 Muzeum, en Bruselas.

Felicia Puerta expone parte de sus últimas creaciones en La Galería, la Sede del Colectivo de Artistas Plásticos de Cehegín. La exposición podrá visitarse hasta el 11 de septiembre. Estará abierta viernes tarde y sábados y domingos en horario de 11:00 a 13:30 horas y de 19:30 a 21:00 horas.

P: ¿Cómo definirías los procesos y los estudios que llevas a cabo para generar este tipo de obra?

R: Un proceso de investigación lento y de interacción, que es la repetición. El objetivo es seriar, manteniendo unas claves y elaborar imágenes con pequeñas variaciones, sin grandes saltos. Es el proceso que utilizo en esta propuesta en particular, pero en general trabajo de la misma manera. Sobre todo, lo que hago es comparar uno con otro y uno surge a partir del anterior, no parten de la nada sino de la misma familia.

P: El color es una constante que se repite en los cuadros, ¿a qué se debe este particular uso del color?

R: Esta serie es muy cromática. Hay un tono azul que unifica y otros más variados sobre un fondo claro. En este caso mantengo el color como elemento unificador, una gama cromática que, aunque pueda cambiar de una pieza a otra se encuentra en armonía. Lo que me permite hacer variaciones formales drásticas, porque trabajo el espacio plano y el espacio profundo. El color me permite que las obras formen parte de una misma serie.

P: ¿Qué tipo de elementos reciclados introduces en tus obras?

R: Lo del tejido y el textil me viene de cuando estudié en Bruselas, buscando la expresión en los materiales y no solo pintar encima. Me gusta el concepto ecológico del reciclaje y, sobre todo, el reto de partir de un objeto con una historia, una vida pasada y transformarlo, convertirlo en tu versión. No me gusta partir de lo blanco ni de lo nuevo, trabajo mejor con telas envejecidas como en mi última serie, en la que he buscado un tejido que se asemeje al papel, porque grafío mucho. Aunque también pinto sobre cualquier soporte, como una piedra, con mis alumnos tenemos un lema: “cualquier material es susceptible de convertirse en una obra de arte”.

P: ¿Qué utilizas para generar texturas?

R: Esa es la parte que más manipulo para hacer surgir esas texturas, me gusta lo envejecido, a veces parto de materiales ya envejecidos. Consigo densidad y profundidad a partir de las texturas para jugar con la dimensión. Así consigo que las obras no sean planas. La textura para mí es lo que le da la vida al fin y al cabo y la genero en los últimos momentos del cuadro.

P: ¿De dónde parte la creación pictórica que generas dentro del lenguaje formalista de la abstracción?

R: Yo empecé Bellas Artes haciendo retrato, siendo figurativa. Durante la formación empecé con una investigación sobre el Greco, en su etapa final ya empezaba a moverse y de ahí pasé al expresionismo abstracto americano. Luego estudié el informalismo español, la Escuela de París…fue conocerlos y decidí investigar sobre la abstracción y la expresión de los materiales en mi tesis doctoral.

P: ¿Cómo ha sido la acogida que has recibido al volver a tu tierra natal?

R: Bueno eso ha sido lo mejor. Al iniciarse este grupo de artistas y llamarme Magdalena Zamora ya me entró la emoción. Me hacía mucha ilusión exponer y la acogida para mí ha sido muy emotiva, por parte de la corporación municipal me quedé gratamente sorprendida de cómo habían valorado el trabajo y el tratamiento ha sido exquisito. He notado mucho respeto por el trabajo y la trayectoria y estoy un poco como una niña pequeña. Ha sido un reencuentro con amigos y con gente que no conocían mi trabajo, pero también ha sido un reencuentro con los artistas de mi pueblo y un primer paso de aprendizaje muy bonito.