PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Le hemos mencionado, recientemente, con motivo de nuestras referencias a “Los Pekenikes”, formación de la que fue destacado integrante. También, porque es compositor y participa en numerosas canciones conocidas, además de músico considerado que se convirtió en referente del panorama discográfico español en las emblemáticas décadas de los años ’60 y ’70 y porque, adicionalmente, era muy buena persona. Y lo decimos porque le tratamos, hace años, y podemos corroborar su sencillez, cercanía, amabilidad, corrección, cultura y afición musical. Antonio Luz Payer (25-05-1943, Madrid-España/29-11-2017, en el mismo lugar de nacimiento), más conocido como Tony Luz, está considerado como uno de los guitarristas españoles impulsores del rock and roll en nuestro país, pero también perteneció a uno de los grupos que más se ocupó de promocionar la música instrumental y crear composiciones que fueron auténticas joyas en ese segmento de la canción “sin palabras”. Practicó, igualmente, el rockabilly y la música surf. Pero fue, además de excelente guitarrista, compositor, productor musical ​y exigente creativo para diseñar portadas discográficas que despertaran la curiosidad de las personas que se acercaban a comprar discos en las tiendas del ramo. Su trayectoria musical fue larga, prolífica, brillante y valorada por todos los observadores de la música de la época y, aunque muchos, con menos años, no le hayan conocido, no ha dejado de dedicarse a la música hasta su fallecimiento, producido a los 74 años de edad, actividad que ha mantenido ininterrumpidamente desde 1960 y hasta el actual 2017, es decir casi seis décadas de su vida dedicadas a la música en diferentes aspectos.


Luchador incansable.- En la universidad, cuando estudiaba arquitectura, conoce a otros jóvenes próximos al rock and roll con los que crea su primera banda, “Los Tigres”, junto a Juan Salabert, Jaime Villalba y Luis Eduardo Aute como voz solista y batería. Tony Luz, que había aprendido a tocar la guitarra con el formato clásico de ese instrumento, perteneciente a su padre, no pudo impedir que la formación no se mantuviera unida ni siquiera un año. Pero su espíritu de lucha le mantuvo en guardia, razón por la que tuvo la oportunidad de firmar un contrato, en principio por periodo de diez años, con “Los Pekenikes”, no sin antes realizar unas duras pruebas de selección en las que interpretó temas instrumentales con inusitada soltura, entre los que destacan “Jinetes en el cielo”, de Satan Jones, que cantara, pero con letra, lógicamente, nuestro internacional y siempre valorado Raphael. Pertenecía a la banda cuando, como ya comentábamos en una de nuestras colaboraciones recientes, “Los Pekenikes” actuaron como teloneros de “The Beatles” en la monumental Plaza de las Ventas, en Madrid, concretamente el día 2 de Julio de 1965.

Un matrimonio fugaz con Karina.- Estaba acabando su época como integrante de “Los Pekenikes” cuando inició una relación profesional, primero, y sentimental, después, con María Isabel Bárbara Llaudes Santiago, la jienense conocida como Karina, quien convirtió a Tony Luz en el primero de los numerosos maridos que pasaron por su vida, una boda que se celebró en el toledano municipio de Illescas y que solamente duró algo más de diecisiete meses, acontecimiento que impactó negativamente en la juventud del momento, porque “se distanciaba” un icono femenino por todos deseado en aquellos momentos. Tony Luz, al que se dio en llamar “el gran amor de Karina”, a pesar de lo comentado, había compuesto para la rubia intérprete, también conocida como “la princesa del pop de los sesenta”, temas de descarado éxito como “El baúl de los recuerdos” o “En un mundo nuevo”, el tema con el que la cantante logró, en Dublín, el día 3 de Abril de 1971, el segundo puesto clasificatorio en el “Festival de la Canción de Eurovisión” del referido año.

Intensas relaciones musicales.- Pero, también para Karina, realizó otras muchas producciones discográficas que auparon a la jienense al mercado mexicano y a otros países de lengua hispana. Desde 1970 y durante muchos años, Tony Luz ha sido miembro de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) en su condición de letrista y compositor. Trabajó como diseñador en la discográfica Hispavox, fue integrante del grupo “Zapatón”, luego de “Nacha Pop”, “Cocodrilo”, “Bulldog”, en plena época de la “movida madrileña”. Y fue productor musical de “Los Rebeldes”, “Loquillo y los Trogloditas”, “Los Hurones”, “General Lee”, “Peter King Band” o “Los Más Birras”. La última aventura o relación musical del madrileño se produjo liderando a “Los Silverstones”, donde acompañaría al cantante y guitarrista finlandés Ille Hamalainen.

Caprichoso.- Demuestra, en todo momento, ser un enamorado de la guitarra y se vuelve selectivo y caprichoso en marcas del mencionado instrumento, prefiriendo siempre lo más vanguardista, distinguido y prestigioso. Lidera los grupos con los que trabaja, no solamente como intérprete, sino, incluso, como productor, ya que les compone, les arregla y les dirige con su inusual maestría presidida, como decíamos al principio, por su inusitada sencillez, carisma y bondad.

Músico de altura.- Querido por todos y admirado en cualquier ambiente en el que participa, se gana la confianza, respeto y consideración de todos los colaboradores porque, sin duda alguna, es un músico de altura, un intérprete reconocido, un compositor que atina con lo que conviene en cada momento y que supo adaptarse a cada tiempo y a cada necesidad a lo largo de esas casi seis décadas que hemos valorado como su amplia, brillante, dilatada y variada andadura musical sin grandes ambiciones, salvo la de divertirse y disfrutar con la música, pero con una exigencia permanente y un nivel de calidad imprescindible en todos sus trabajos.

Incineración.- Fallecido a causa de una larga enfermedad, en las instalaciones del tanatorio de Tres Cantos, en Madrid, su cuerpo se convirtió en cenizas al tiempo que seguidores, amigos y familiares protagonizaban su último adiós a un artista, un músico y un referente del pentagrama español en muchos de sus géneros. Descanse en paz el siempre querido y respetado Tony Luz. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García