Pedro Antonio Hurtado García

El pasado viernes, día 25 de marzo, cuando contaba con 50 años de edad, fue hallado sin vida en una habitación del “Hotel Casa Medina”, en Bogotá (Colombia), cuando, ante una llamada de emergencia, los servicios sanitarios se dirigían hacia allí para atenderle por un fuerte dolor que sufría en el pecho, pero no pudieron hacer más que certificar su muerte, según los datos publicados por las autoridades sanitarias locales. El músico, compositor y baterista, se encontraba de gira, con su banda, “Foo Fighters”, por tierras sudamericanas, teniendo previsto actuar, en el bogotano escenario del “Festival Estéreo Picnic”, esa misma noche de su inesperado fallecimiento, recinto, por cierto, que quedó cancelado tras conocerse la luctuosa noticia. Desvelado, al día siguiente, el resultado de su autopsia, se certificó que al fallecido​ se le hallaron diez sustancias en su cuerpo cuando se le encontró sin vida: antidepresivos, tricíclicos, benzodiazepinas, opioides y, entre otros añadidos, THC, el conocido como compuesto psicoactivo del cannabis.

Activo e incansable músico.- Oliver Taylor Hawkins (17-02-1972, Fort Worth-Texas-EE.UU./25-03-2022, Bogotá-Colombia), conocido artísticamente como Taylor Hawkins, debía su enorme fama a su condición de baterista de la rockera banda ​“Foo Fighters”, de la que formaba parte desde 1997, pero, con anterioridad, ocupó idénticas funciones percusionistas, como baterista de gira, con la británica, nacionalizada canadiense, Sass Jordan. Pero también con la cantante, guitarrista, productora, compositora y actriz nacida en Ottawa-Ontario-Canadá, Alanis Morissette. Adicionalmente, fue componente de la banda experimental progresiva “Sylvia”. En 2004, por otro lado, Hawkins formó e inició su paralelo y propio proyecto, “Taylor Hawkins and The Coattail Riders”, donde persistía en su demarcación percusionista, además de convertirse en vocalista del grupo, simultáneamente.

Multiinstrumentista de carrera.- Se trasladaría, con su familia, en 1976, a Laguna Beach-California, acompañado, igualmente, por sus dos hermanos, Jason y Heather. Para concederle solidez a su formación académica, se matriculó en el “Thurston Jr. High School” y, posteriormente, se alistó en el “Laguna Beach High School”. Siendo un niño, ya inició estudios musicales, acabando su carrera de conservatorio que le especializaría en percusión clásica, pero realmente se convirtió en multiinstrumentista al afrontar con soltura el manejo del piano y la guitarra, condiciones que le otorgaban una enorme y bien ganada consideración en los ambientes musicales en los que se desenvolvía. ​Señalaba como sus referentes más influyentes en la batería a Roger Taylor (“Queen”) y Stewart Copeland (“The Police”), dos bandas que también eran sus favoritas, añadiendo a “Led Zeppelin”, “Guns N’ Roses”, “Jane’s Adiction” y “Pink Floyd”. La revista del Reino Unido, especializada en percusión, “Rhythm”, le eligió como “Mejor baterista de rock”, en el año 2005.

Aficionado desde muy niño.- Y es que, desde muy jovencito, comenzó a enrolarse en bandas locales de su lugar de nacimiento. Con “Sylvia” ya componía sus propias canciones, además de responsabilizarse de la batería. Fueron llegando las ofertas y las proposiciones atractivas, gracias a su calidad, técnica y manejo del instrumento de los cueros.

Brillante recorrido.- De la primera banda de su ciudad, de la que se tienen referencias discográficas importantes, es de la mencionada “Sylvia”, que fundó junto a unos amigos. Pronto le llegaron más ofertas al destacar, además, por una avanzada e insospechada veteranía, merced a lo que asumió el riesgo de emprender horizontes más comprometidos que le llevarían a transitar por la carrera descrita, junto a los más grandes en su género.

Casualidad y conveniencia.- Un conflicto entre componentes de la banda de la que ha sido titular hasta su fallecimiento, ocasionó que el entonces percusionista de la formación, William Goldsmith, acabara abandonando el grupo. En las gestiones de “Foo Fighters” para encontrar un nuevo baterista, se dio la curiosa circunstancia de que contactaron con Taylor Hawkins, animados a que les recomendara a alguien de su total confianza. La sorpresa fue mayúscula cuando recibieron como respuesta el ofrecimiento, en primera persona, del propio Hawkins, lo que sorprendió a la banda muy favorablemente, porque eran conscientes de que acababan de fichar a un primer espada del escalafón de las baquetas.         Ininterrumpida titularidad.- La banda volvió a grabar sus canciones con su flamante baterista y, en 1997, lanzaron, nuevamente y con total reconsideración, su álbum titulado “The colour and the shape” (“El color y la forma”). Y tanto ha sido su reconocimiento, a todos los niveles, que su fichaje de entonces le valió para integrarse en “Foo Fighters”, en aquel momento, y pertenecer a la banda, como titular indiscutible, desde entonces y hasta su fallecimiento, el pasado viernes.

Compositor, vocalista y mucho más.- Pero, además de afrontar la batería, ayudó escribiendo las canciones del grupo y también cantó en el doble álbum “In your honor” (“En tu honor”) e hizo los coros en las presentaciones en vivo de la banda. De vez en cuando, también se alternaba con el cantante de la formación para que, mientras el batería cantaba, el vocalista atendiera la percusión. Según hemos podido saber, con eso, se lo pasaban de maravilla y exploraban nuevas y muy bonitas alternativas.

Cine, en el papel de Iggy Pop.- Amén de todo lo contado, Taylor Hawkins tomó parte activa en numerosos proyectos de otros artistas, se integró en ellos circunstancialmente y era muy codiciado por todos. Tan grande era su afición que, durante sus paréntesis vacacionales con “Foo Fighters”, fundó una banda que se llamaba “Chevy Metal”, dedicada a interpretar “covers” de grandes formaciones de rock, esencialmente de los años ‘70 y ‘80 del pasado siglo XX, como “Deep Purple”, “Black Sabbath”, “Aerosmith”, “Van Halen”, “ZZ Top” o “Queen”, proyecto en el que fue ayudado, mediante activas y sucesivas participaciones, por sus compañeros de “Foo Fighters”, Dave Grohl y Chris Shiflett. También tocó, en 2011, para canciones de ​Vasco Rossi. Un año después, quedó confirmada su audición para la película “CBGB”, dirigida y escrita por Randall Miller, sobre el antiguo local de música de Nueva York, del mismo nombre, film en el que el baterista realizó el papel de Iggy Pop.​

Descanse en paz un considerado y muy reputado maestro de la percusión, “atropellado”, probablemente, por consumos de sustancias “extrañas”. Buenos días.