GLORIA LÓPEZ CORBALÁN

Valentín Corbalán es un apasionado del buen diseño. Nacido en Caravaca de la Cruz hace 43 años es graduado en Diseño de Producto por la ESD de Murcia y ha trabajado en empresas de diseño y fabricación en estrecha colaboración con artesanos, industrias y tecnologías de fabricación digital. La influencia emocional del diseño es un elemento vital de su proceso de trabajo, considerando cuidadosamente la relación entre las personas, los objetos y los espacios.


Era precisamente eso lo que buscaba Factoría Cultural cuando lanzó la convocatoria para rediseñar todo el espacio y mobiliario de lo que sería la primera sucursal fuera del espacio Matadero en Madrid y que abre sus puertas en el Centro Parraga de Murcia el próximo mayo. El jurado buscaba la mejor propuesta de diseño y producción de los 26 puestos de trabajo con los que contará la nueva sede, y salió elegida la de nuestro diseñador: ´NOMAD Table´.

Valentín Corbalán

¿Cuéntanos en qué consistía tu proyecto?
Mi propuesta ha consistido en una mesa plegable que cree un espacio divertido, más humano, que facilita la interactividad. Además se requería movilidad y la posibilidad de almacenamiento cuando no se usan. La zona de conferencias coincide con el espacio que ocuparán las mesas, ello obliga a reubicarlas o incluso almacenarlas en determinadas circunstancias. NOMAD Table añade un punto frescura y flexibiliza el espacio.
¿Por qué te presentaste?
Me gusta estar donde pasan cosas interesantes… y Factoría es una iniciativa importante que llega a Murcia de la mano de un equipo experimentado, con un modelo de éxito desarrollado en Matadero Madrid. La oportunidad era clara… y la convocatoria estaba abierta también a exalumnos de la ESD de Murcia.
Factoría se convertirá en una impulso importante en Murcia para las industrias creativas, entre ellas el diseño, y participar de ello supone un orgullo.
El diseño es un concepto un poco ambiguo… ¿qué significa diseñar realmente?
Habitualmente la gente piensa que diseñar es tener la habilidad de dibujar bien, es cierto que dibujar ayuda a la hora de conceptualizar ideas, pero nada más lejos de la realidad.
Históricamente los diseñadores han hecho que las cosas tengan buena apariencia… y esto también ha creado la idea de que su contribución sea igualmente superficial…. Pero desde hace un tiempo los diseñadores inspiran algo más interesante que la estética. Hoy los diseñadores aportan su disciplina como una forma afrontar y de resolver problemas complejos empatizando con la personas en un determinado contexto.
Hoy crear productos-servicios diferenciados o innovadores se convierte en un reto, hay mucho de todo. Y los beneficios para el usuario hoy en día son básicamente de experiencia y emocionales. Por tanto los diseñadores deben poner mucha atención en las personas; su contexto, sus motivaciones, sus deseos… entender y manejar esa complejidad es vital para cualquier diseñador y empresa que quiera ser relevante.
Mi trabajo como diseñador consiste en facilitar procesos de Design Thinking, investigación de experiencia de usuario (UX), elaborar insights, prototipar y desarrollar ideas en un entorno colaborativo que permite la inspiración y exploración de soluciones. Esto permite mantener una perspectiva única, enfocada en los usuarios que permite traducirla en productos y servicios que tenga valor para ellos. El objetivo es generar soluciones innovadoras. Este es el valor del diseño en el contexto actual.
¿En qué andas metido ahora?
Mi tiempo se reparte entre diseñador freelance para varias empresas y justmakeroom.com… la editora de diseño que hemos puesto en marcha junto con Javier Mañas y Juanfra Abad. Enfocados en el hábitat, estamos produciendo mobiliario, luminarias y accesorios interesantes en series limitadas para el mercado europeo.
El futuro…
Se presenta apasionante… profesionalmente mi futuro pasa por consolidar justmakeroom.com y ampliar mi cartera de empresas con las que colaborar que compartan estrategias e inquietudes por generar innovación enfocadas en experiencia de usuario. El futuro está cada día más abierto a ideas disruptivas e innovadoras. Eso sí, será de aquellos que sepan diferenciarse y alinearse con el usuario.