MARÍA MARÍN

Eusebio López Navarro, auténtico caravaqueño y festero, a la vez que caballista, fue nombrado el pasado viernes 12 de julio “Caballista del Año 2020”. Eusebio nació en la Calle Canalejas, situada en la Plaza del Hoyo. Actualmente, Plaza de los Caballos del Vino. Creció en el seno de una familia completamente festera, aunque teniendo siempre una inclinación contundente hacia los Caballos del Vino. Su padre, José López González, autor de la letra del Himno de los Caballos del Vino. Su madre, Carmen Navarro Robles, principal promotora de la renovación del concurso de enjaezamiento con el Caballo del Hoyo, en 1955. Sin embargo, su principal afición por los caballos se origina a su abuelo, que era tratante de caballerías. Durante su infancia y adolescencia abarrotó su historial de premios, experiencias y aprendizajes, fundando, levantando y consolidando algunas peñas como el Estudiante, el Pura Sangre, o el Zambra, entre otras. Además de estas labores caballistas, Eusebio destacó como Rey Cristiano, representando a Fernando III El Santo, durante los años 1983 y 1984. Actualmente, el homenajeado espera y ansía este año con la misma ilusión y anhelo que lo ha hecho siempre, estando constantemente a la atención de cualquiera que necesite de su ayuda.

P. Tus comienzos fueron con 14 años con el caballo del Estudiante, ¿ahí comenzó tu andadura caballista?

R. Mi andadura empezó bastante antes, ha sido toda la vida. Aunque mi primera salida oficial fue en el 1966. Salí con el Estudiante, con un manto nuevo y obtuvimos el segundo premio de enjaezamiento y un tercer premio en carrera.

P. Naciendo en una casa tan festera, involucrada en los tres Bandos, y habiendo sido tú Rey Cristiano en los años 83-84, ¿a qué se debe tu inclinación por los Caballos del Vino?

R. Realmente mi casa es festera en todos los ámbitos, pero también es verdad que hemos sido más caballistas que moros o cristianos. Sin embargo, por ejemplo, mi hermano mayor, José Antonio, ha sido siempre caballista pero fue fundador y desfiló muchos años con el grupo San Juan. Luego fundó la kábila Ceyt Abuceyt, de la cual yo también fui fundador. Él ha participado y participado en Moros, Cristianos y Caballos del Vino, y en todo, porque es un festero. Aunque no solo mi hermano mayor. Mi hermana, Mi hermano pequeño dentro de lo que puede ya que no vive en Caravaca, y yo, vivimos las fiestas intensamente.

P. Igual que naciste y creciste en una casa festera y muy caballista, ¿has seguido traspasando esos sentimientos en tu casa?

R. Sí, a mis dos hijos desde que nacieron. Los dos han salido caballistas. Salieron de caballistas, agarrados al caballo, con el Pura Sangre y obtuvieron el primer premio en el año 1998, siendo unos críos. Por cierto, con Javi, el actual Presidente del Bando.

P. ¿Cómo vivís unas fiestas de mayo en tu familia?

R. En la casa de un caballista, es emocionante y también preocupante vivir esos días. Sobre todo, nervios. Nervios para que todo salga bien. Pensar en lo que hay que preparar muchas cosas, en lo que te puede pasar al día siguiente… Estos días son muy competitivos, y se pasan muy bien y se disfruta mucho, pero los nervios a veces pueden con las personas.

P. ¿Cómo has recibido la noticia de tu nombramiento?

R. La noticia fue una auténtica sorpresa porque no tenía ni idea. Ni me lo imaginaba, ni me lo esperaba. Y, una vez que aparecieron todos en la casa de mi madre, no pude eludirme del compromiso que querían conmigo. Mi hermano me pidió mi carnet de identidad para solucionar unos documentos. Me cabreé porque me tuvo toda la tarde esperándolo en la casa de mi madre, y con lo que me gustan los toros, me perdí la corrida [risas]. Y estuve a punto de irme varias veces, pero me dijo que me esperara. Hasta que al final llegó la bomba.

P. ¿Cómo ha recibido tu familia tu homenaje?

R. Mi familia bien, muy bien. Creo que mejor que yo [risas]. Bastante mejor que yo, sí. Mi mujer, mis hijos y mis hermanos ya lo sabían todos. Mi hermana, Ma del Carmen, Hermana Mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz, también lo sabía. Pero todos muy ilusionados.

P. ¿Cómo esperas vivir las próximas fiestas del año 2020 como Caballista del Año?

R. Intentaré hacerlo lo mejor que pueda y hacerlo lo mejor posible. Y por supuesto, disfrutarlo y hacerlo disfrutar también, que disfruten los demás también. Con ilusión y con ganas. Y por descontado, con mi mujer, y, con mi familia, en general, con mis hermanos y con mis hijos, y con los amigos.

P. Tu début como Caballista del Año será en pocos meses, en septiembre, en la Romería que organiza el Bando de los Caballos del Vino, ¿cómo esperas disfrutar tu primer día oficial con este cargo?

R. Iré con el Bando y con toda la gente. Lo pasaré muy bien y aprovecharé el día con la gente. Estaré allí como todos los años disfrutando de la Romería.

P. ¿Algún deseo para las próximas fiestas?

R. Qué te voy a decir… El deseo es sencillo. Que no pase nada grave, que no haya accidentes, que no llueva y que haya buen tiempo, y, que transcurran las fiestas mas o menos con normalidad. Y, por supuesto, que toda la gente disfrute y que lo pasemos bien todos, y ya está.