ROCÍO LÓPEZ USERO/Terapeuta Ocupacional de APCOM

Desde enero de 2015 se pone en funcionamiento en APCOM una sala de estimulación multisensorial ubicada en el Centro de día y Residencia EL COPO, con fondos de la Fundación ONCE y de APCOM.
Esta sala tiene unos beneficios muy positivos para nuestros usuarios, que más adelante se detallan.
La estimulación multisensorial es una herramienta muy práctica y eficaz en el trabajo con personas con discapacidad, a través de elementos visuales, auditivos, táctiles, olfativos y gustativos. Son espacios interactivos diseñados para estimular los sentidos y generar experiencias que ayuden a los usuarios a dar significado a las sensaciones que perciben, a través de la iluminación, los aromas, la música y los sonidos, las texturas; en definitiva se recrea una atmósfera de calma, seguridad y protección que invita a la exploración y al juego.
En este espacio las personas que tienen cerradas algunas puertas sensoriales encuentran otras formas de relacionarse con el mundo, ya que nuestros sentidos son la primera puerta de la que disponemos para comunicarnos con el medio, para recibir información, analizarla y poder actuar con ella. Son, por decirlo de alguna manera, los activadores de nuestro cerebro, cuanto más abiertos estén nuestro sentidos al medio que nos rodea, mas fortaleceremos el cerebro y sus conexiones y con ello el proceso de aprendizaje y/o adquisición de conocimientos.
A través de los estímulos sensoriales que se ofrecen al usuario, se pretende despertar, potenciar y mejorar sus sentidos para permitirles manifestar sus deseos, sentimientos, emociones y pensamientos para poder comunicar y expresarse con los demás, y de este modo mejorar su calidad de vida.
Los beneficios de esta sala multisensorial son:
– Beneficios en las reacciones psicofisiológicas: mejora en el tono muscular, de tasa cardiaca, de frecuencia respiratoria, de presión sanguínea, etc.
– Aumento de la capacidad de atención: a diversos estímulos táctiles, visuales, olfativos, auditivos y gustativos.
– Descensos en conductas disruptivas: disminución de los de los niveles de agresividad hacia sí mismo o hacia otros y movimientos estereotipados.
– Ampliación de respuestas comunicativas positivas tales como aumentos en fijaciones y seguimientos visuales y auditivos, mayor número de vocalizaciones, se sonrisas y de gestos para demandar interacciones.
Los beneficios específicos para los diagnósticos principales con los que trabajamos son:
– Trastornos de Espectro Autista (TEA): Estimulación del lenguaje, se incrementan las vocalizaciones espontáneas y el lenguaje con sentido. Se logra establecer contacto visual, se despierta interés por el medio externo, incrementa su deseo de interacción con un tercero, se disminuyen conductas estereotipadas, se incrementan periodos de atención, mejoría en la presencia de hipersensibilidades sensoriales. Interés por la interacción con su entorno demostrando emociones y generando lazos afectivos.
– Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA): Incremento de periodos de atención, disminución de hiperactividad, seguimiento de instrucciones, incremento de su autocontrol, desarrollo de funciones ejecutivas como planeación, anticipación, autoregulación y autocorrección.
– Parálisis cerebral: Trabajo en el aumento o disminución de tonicidad del músculo según la necesidad de cada uno, disminución de conductas estereotipadas, incremento de vocalizaciones espontáneas, aumento en la movilidad funcional de extremidades.
– Retraso mental: Incrementa periodos de atención, apoya la aparición de lenguaje, mejora el seguimiento de instrucciones, incrementa el tono muscular, favorece la socialización, desarrolla habilidades de juego, incrementa la imaginación, favorece la memoria auditiva y visual.
Ante cualquier tipo de actuación es básico pensar en la persona, en su globalidad, en sus características específicas y así mismo en sus déficits, pero sin pensar única y exclusivamente en sus partes dañadas. Por este motivo, el aspecto relacional, el contacto corporal, el trabajo con el cuerpo ha de ser preferente; pues son mejores unas manos o unos abrazos que sepan acariciar, abrazar y contener, que la mejor forma o material del mundo.