JAIME PARRA

El diputado popular Víctor Martínez ha valorado positivamente el «gran trabajo» que está realizando la Consejería desde el mes de junio para volver a las aulas con las mejores garantías sanitarias posibles y destaca que «al ser un plan respaldado por criterios sanitarios, ofrece seguridad y confianza a las familias»

¿Qué ventajas tiene el modelo semipresencial que ha adoptado la Comunidad Autónoma?

La Comunidad ha estado trabajando desde junio en tres posibles escenarios para este curso. El modelo semipresencial se barajaba en el supuesto de encontrarnos con las cifras de contagio que tenemos actualmente, lo que hubiésemos deseado todos que no se produjese y menos aún tan pronto. Este modelo nos  ayudará a disminuir el aforo en las aulas, respetar mejor las distancias de seguridad, limitar mucho el riesgo a posibles contagios y posibilita continuar con las clases. Este régimen de Semipresencialidad no afectará a los alumnos con necesidades educativas especiales, como es lógico.

¿Qué medidas para la conciliación han tomado?

Algunas como incremento de ayudas en becas de comedor o ayudas directas a los Ayuntamientos para facilitar la conciliación. También se procurará que los hermanos matriculados en un mismo centro se queden en casa el mismo día cuando sea necesario por la semipresencialidad.

¿Y para combatir la brecha tecnológica?

En previsión de un escenario que nos obligue nuevamente a suspender la presencialidad, el Gobierno Regional ha dispuesto una inversión cercana a los 18 millones de euros, para la adquisición de 40.000 dispositivos electrónicos. En la Asamblea presentamos también esta primavera una iniciativa para mejorar las competencias digitales del profesorado, que está haciendo un esfuerzo extraordinario.

¿Debería haber un calendario y unos criterios unificados en todas las autonomías?

El calendario no es lo más importante, siempre ha existido autonomía en este aspecto, sin embargo, lo que hemos reclamado en todo momento es la coordinación desde el Ministerio puesto que estamos en un caso de emergencia sanitaria que no entiende de fronteras entre Comunidades Autónomas. Es una cuestión de Estado y deben existir unos mínimos criterios homogéneos. Lo reclamaba hasta el ministro Illa y el Secretario de Estado de Educación. La clamorosa dejación de funciones  de la Ministra Celaá ha ayudado bien poco.

El comienzo del curso escolar se atrasó al 14 de septiembre, ¿tiempo suficiente para que éste sea seguro?

Asturias, donde gobierna el PSOE, fue la primera en retrasar el inicio del curso, y no pasa nada.

Todas las Comunidades Autónomas se han encontrado con que el Ministerio, que las convocó el 27 de agosto, no introdujo prácticamente ninguna modificación al protocolo propuesto en junio, cuando la situación era absolutamente diferente. Se esperaba más, pero al menos sí se dijo que se podían adaptar los currículos. Eso, unido a que se reclamaba por una parte importante de la comunidad educativa un poco más de tiempo, ha hecho que la Consejera, junto con Salud, haya estimado, que una semana más era tiempo suficiente para iniciar el curso en mejores condiciones de seguridad.

Desde la oposición critican que la Comunidad Autónoma no va a invertir más que lo que llegue desde el Gobierno de España en adaptar la educación a los tiempos del Covid-19. ¿Es cierto? ¿Es suficiente con esa inversión?

Para empezar es falso. Antes de que llegasen los fondos del Estado, la Consejería ya había invertido en adquisición de material higiénico sanitario y se han enviado dotaciones extra para limpieza a todos los centros, pero fíjese, el día uno de septiembre aún no se sabía oficialmente ni la cuantía de los fondos que íbamos a percibir, hoy, afortunadamente ya han llegado. Sí sabíamos que Podemos se oponía a que de esos fondos se destinase un solo euro a la concertada, por ejemplo.

Lo que pedimos a la oposición es más lealtad con todos los murcianos. Estamos reconocidamente infrafinanciados por parte del Estado, por lo que todos juntos debiéramos exigir los recursos que nos impidan parecer españoles de segunda y nos permitan afrontar inversiones igual que otras comunidades mejor financiadas.

Los 800 nuevos profesores no convencen a sindicatos y a algunas asociaciones, ¿considera ese número adecuado a las circunstancias?

Lo que sí sabemos es que las circunstancias son cambiantes de una semana para otra. En principio se estimó que eran necesarios 500 docentes y más adelante se ha visto que pueden hacer falta 800. La evolución de la pandemia nos irá dictando en cada momento qué medidas debemos ir adaptando a las circunstancias del momento. Por ahora, y tras analizar las necesidades, se ha estimado que son suficientes, sin olvidar que los recursos no son ilimitados, cuestión que algunos están obviando. *

¿Qué pasará cuando un alumno o profesor tenga Covid-19?

Lo que establecen los protocolos sanitarios. Cuarentena y seguimiento de los contactos más directos de uno y otro. Se han establecido los mecanismos que nos permitan hacer un mejor seguimiento de los posibles contactos e intentar acotar la propagación a otros alumnos o profesores.

¿Qué mensaje le gustaría trasladar al profesorado? ¿Y a los padres de los alumnos?

Sin duda alguna, tranquilidad, pero también responsabilidad. Esto es cosa de toda la sociedad, no solo de la Administración. Se está trabajando y se ha estado trabajando durante todo el verano para garantizar las mejores condiciones de seguridad para todos. Si bien es cierto que no debemos obviar  que estamos ante el curso más complejo de las últimas décadas, si todos actuamos con responsabilidad lograremos superar este gran reto.

*. Después de realizada la entrevista la Comunidad Autónoma aumentó a 1.500 el número de profesores.