ESTHER POVEDA/Teniente Alcalde de Caravaca de la Cruz

Escribo el 15 de julio y hace exactamente un mes, el lunes 15 de Junio, entraba por primera vez como concejala al Ayuntamiento de Caravaca. Si siempre he tenido esa sensación de que el tiempo pasa deprisa, que a los días les faltan horas… desde ese momento, el tiempo pasa más rápido aún. Y qué bien sienta que el tiempo pase cumpliendo objetivos.
Desde aquel primer lunes y desde el momento en el que decidimos formar parte de este proyecto, siempre hemos tenido claro que lo primero son las personas, el eje que articula cada paso que damos. La política municipal tiene un carácter especial, en ella concluyen una serie de características que le dan esa esencia, ese valor tan singular. Caravaca, la tierra donde nací y también donde he crecido, en ella están las personas a las que quiero, con las que comparto mi vida cada día. Pues la política local, es la herramienta para mejorar esta ciudad, para hacer de ella el lugar en el que todos nos sintamos bien. Son las decisiones que tomamos cada día las que nos definen.
Llega el verano y con él las vacaciones escolares, los padres buscan alternativas que ofrecer a sus hij@s para que puedan disfrutar de estos meses de descanso; sin embargo son muchas las familias que no cuentan con los recursos necesarios. Si durante el resto del año, afrontan como pueden la difícil situación, ahora todo resulta, si cabe, más complicado aún, al no disponer de un lugar adecuado en el que integrar a sus hijos manteniéndoles al margen de las carencias económicas familiares. Para nosotros, dar respuesta a esta problemática es prioritario, por ello, una de las primeras acciones realizadas ha sido la puesta en marcha del primer Comedor Escolar y Escuela de Verano para las familias que más lo necesitan.
El día 1 julio se inició el comedor escolar, y con mucho esfuerzo e innumerables gestiones, finalmente, una semana más tarde pudimos abrir también, y de manera conjunta, la Escuela de Verano en las instalaciones del colegio «San Francisco». El servicio de comedor se ofrece en la guardería del mismo nombre. Asisten 36 alumnos de los diferentes centros escolares de Primaria, de edades comprendidas entre los 3 y los 12 años.
A las diez de la mañana son recibidos por los monitores titulados y comienzan con el apoyo escolar divertido de las diferentes asignaturas. Esta actividad es fundamental pues tendrá una repercusión muy positiva de cara al comienzo del próximo curso escolar. A continuación se realizan los talleres de manualidades, en los que están presentes la trasmisión de valores como: el compañerismo, la tolerancia, el respeto o la motivación.
A media mañana tienen un tiempo de recreo, durante el que reciben un almuerzo saludable, proporcionado de manera totalmente gratuita por parte del Ayuntamiento. Dos días a la semana, en el mes de julio, acuden al Club Polideportivo Argos -al que agradecemos su colaboración- para disfrutar de un refrescante baño. En el mes de agosto, acudirán tres días a la semana, esta vez en las instalaciones de la piscina municipal. Más tarde regresan al colegio para realizar otras actividades como cine, juegos o cuentacuentos. A las dos son acompañados por los monitores a la guardería para comer y allí esperan, hasta las tres y media, hora a la que van a recogerlos.
Poner en funcionamiento, y de manera totalmente gratuita, un servicio como éste supone un gran esfuerzo en todos los sentidos. Esfuerzo que vale la pena si con ello podemos dibujar una sonrisa en la carita de los más pequeños. Para nosotros es una gran satisfacción verles disfrutar de estos días de verano, dejando atrás todas esas circunstancias que nada tienen que ver con ellos y que, desgraciadamente, tanto condicionan sus inocentes vidas. Saber que al volver a clase, podrán contar con ilusión a sus compañeros, las experiencias compartidas durante sus vacaciones es lo realmente importante.
Medidas de este tipo nos enseñan que hay otra forma de hacer política, aquella que pone el acento en las personas y sobre todo en las que realmente nos necesitan. Cuando decidí formar parte de esta aventura, fueron muchos los que me dijeron que estaba loca, pues… por muchas locuras como ésta.