GLORIA LÓPEZ

Tiene más cargos que un ministro y a pesar de que no fuma, trabaja en uno de los estancos más concurridos de Caravaca, el de la calle Cartagena.

Se llama Diego y tiene 42 años. Hijo único, llegó cuando sus padres ya no lo esperaban y lo mismo por eso tiene esa santa paciencia. Trabajó durante muchos años en el almacén de Cuadrángulo hasta que la crisis nos dejó sin cuadros y tuvo que buscarse otro trabajo. La suerte quiso que viniese a despachar tabaco aunque él no tenga más vicio que la montaña ni más adicción que la bicicleta. Miembro de Adenow, vicesecretario de CD Quipar, organizador de la FalcoTrail, ayudante en miles de eventos, rifeño de corazón y renegón por principios. Casi más que su mujer, abogada de profesión y madre de su única hija. Pero debajo de esa gorra roja (mi color favorito y con el que tanto le gusta meterse), se esconde un hombre tranquilo que dice lo que piensa y piensa lo que dice. Un amigo que es capaz de retardar su paso para aligerar el tuyo. Por gente como él hay gente como yo, que subimos picos que jamás pensamos ascender.  

¿Como fue la semana anterior la declaración del Estado de Alarma?
Normal, nadie nos hicimos eco de la urgencia o importancia de lo que estaba pasado hasta ese mismo sábado por la mañana. Esa semana de antes se compraba lo normal y en cantidades normales.

¿Y ahora se compra en cantidad o tenéis clientes que aún compran de paquete en paquete?
No, que va. Si es cierto que hay gente que compra suelto pero es muy poca. La inmensa mayoría se lleva cartones o gran cantidad para tener que ir lo menos posible. Además hay tranquilidad porque es un producto que tiene asegurada su reposición. Ni ha faltado, ni va a faltar ninguna marca ni producto de tabaco.

En vuestro caso… ¿Han aumentado las ventas?
No, estamos teniendo bastantes pérdidas. Puede que hayan aumentado un poco más en el estanco, pero ten en cuenta que llevábamos muchos bares que este mes de abril, uno de los más fuertes en Caravaca, han cerrado. También llevamos dos gasolineras, que también han bajado en la reposición de las máquinas, con lo cual se pierden muchas ventas, pero también es cierto que al menos mi jefe tiene abierto, que en estos tiempos es casi un milagro. Hay muchos negocios que están cerrados.

¿Han cambiado las preferencias de tabaco?
Si, ahora se vende mucho más tabaco de liar. La situación de los fumadores ha cambiado, hay gente que está confinada o que ha perdido sus trabajos y  prefieren tabaco de liar. Es más barato y te entretienes en hacerlo.  

¿Hay diferencia entre las ventas a personas mayores o jóvenes?
Ninguna, ambos sectores han comprado según se ha aconsejado, en mayor cantidad para no tener que ir una vez al día. Tanto mayores como jóvenes están respetando eso.

¿Que medidas a tomado la empresa para atender a los clientes?
Desde el primer momento la empresa nos dio el material necesario para atender al público. Se colocó una mampara protectora y nos proporcionó guantes. Jaime y Diego nos hicieron equipos de protección como mascarillas y caretas de plástico. Luego se adaptaron dos turnos y se limitó el aforo a dos personas. Además estamos siempre desinfectando, cada cierto número de cliente se desinfecta todo.

¿Los clientes se han tomado con calma esas medidas?
Si, totalmente. No hemos tenido ningún problema, se han guardado los turnos y la gente ha respetado en todo momento la distancia de seguridad.

 ¿Cómo llevas el tener que repartir en los pocos puntos de venta que os quedan?¿Te han parado muchas veces?
Bueno, aquí los policías saben en qué trabajo, me han parado un par de veces, pero llevo todas las medidas de seguridad y mi certificado para poder trabajar. Y en cuanto a repartir, pues lo llevo bien, es cuestión de adaptarse y no estar pensando todo el día que te vas a infectar. 

Aunque se extremen las medidas de seguridad ¿Hay miedo a la hora de volver a casa?
Pues lo mismo que en el trabajo, no se puede estar todo el día pensando que vas a llevar nada a casa. Estoy tranquilo por esa parte, procuro siempre respetar todas las medidas de seguridad y las recomendaciones. Mi mujer es asmática y no ha salido desde el día 14 de la casa con la pequeña. Yo me encargo de hacer la compra para nosotros y la de mis suegros. Es importante que todos seamos conscientes que si lo hacemos bien, saldremos antes.