ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS Y EMPRENDEDORES DEL NOROESTE.

El pasado Jueves 8 de Agosto se realizó una rueda de prensa por parte de COAG, FECOAM, FAPEN y Empresarios del Noroeste mostrando su disconformidad con el tratamiento que desde la Dirección General de Medio Ambiente se les ha dado a las alegaciones presentadas al Plan de Gestión Integral de los Espacios Red Natura del Noroeste. Desde estas líneas nos gustaría aprovechar para explicar los motivos por los cuales no estamos de acuerdo con el fondo ni con la forma de gestionar este asunto.

En primer lugar indicar que se ha realizado una burda manipulación de los datos para acabar concluyendo que se habían aceptado el 99 % de las alegaciones. Esto es sólo una estrategia de manipulación de datos encaminada a justificar las declaraciones del Presidente Regional dónde aseguró que el plan no se aprobaría si no había uno consenso con el 99 % de las alegaciones presentadas. Desde nuestro punto de vista, esta promesa no tiene sentido. Este es un documento en el que en muchos puntos se ha alegado una cosa y la contraria. Hay alegaciones presentadas por asociaciones de agricultores y empresarios, y otras presentadas por asociaciones ecologistas. Como es lógico no se puede alcanzar un grado de consenso del 99 %, ni hace falta. No creemos que haya muchas leyes con ese grado de consenso.Esta norma habrá algunos a los que les parezca bien y otros a los que les parezca mal, pero es evidente que todo el mundo no va  a estar de acuerdo, tratándose de un asunto con tanta variedad de opiniones como es el medio ambiente.

En segundo lugar nos gustaría remarcar, que lo que se planteó al Presidente por parte de las organizaciones Agrarias y empresariales, junto con otros colectivos, es una revisión en profundidad de la política medioambiental de la Región. Esto no es cambiar el Plan del Noroeste, es una revisión de la planificación ambiental y de todas las tramitaciones ambientales. Esto se ha pedido tras años de constatación de las nefastas consecuencias económicas y de creación de empleo que están teniendo unas normativas actuales, redactadas en palacios de cristal,  y muy alejadas de la realidad del mundo agrario y empresarial. Cuando estas normativas se han llevado a la práctica se han traducido en tramitaciones lentas, sin seguridad jurídica, y acompañadas en muchas ocasiones de multas y sanciones. 

En tercer lugar sería conveniente llamar la atención sobre la sensación de ninguneo que se transmite a los ciudadanos que tienen que cumplir la ley. Una normativa que restringe las actividades económicas en el mundo rural, no se puede hacer con nocturnidad, intentando que los principales afectados no se enteren. Cuando se enteran y alegan, entonces se recurre a manipulaciones de 1º de Primaria, para decir que se ha alcanzado un gran consenso. El problema real es que por parte del agricultor, o del propietario que quiere realizar un negocio en su tierra, se percibe al medio ambiente como su enemigo. El propio ministerio de medio ambiente ha reconocido que el descontento de parte de la población rural con la designación de zonas protegidas ha sido el origen de algunos incendios forestales. Esto es fruto de estas políticas que consideran que para proteger el medio ambiente hay que restringir las actividades que se desarrollan en él. Muy al contrario, nosotros defendemos que la población rural es un pilar fundamental de la política ambiental y lo que se debe hacer es ir de la mano, así se alcanzarán mejoras ambientales reales y sostenibles.

Como último puntonos gustaría dejar claro que los empresarios, agricultores y propietarios somos los principales implicados en la conservación y mejora del medio ambiente. Durante generaciones, sin ninguna normativa, sin ninguna designación de lugar protegido, se ha mantenido y cuidado el monte, como parte de nuestro patrimonio cultural y social. Por tanto dejar claro que no existe ningún problema con el medio ambiente, es sólo con estas políticas de multa y restricción con la excusa ambiental. Por ello ofrecemos nuestra colaboración a la administración para solucionar estos problemas desde la seriedad y el rigor profesional, sabiendo que esta es la única manera de cumplir las exigencias de Bruselas.