MICAELA FERNÁNDEZ

Fotografía: ANDRÉS GARCÍA MELLADO

La muleña Emma López, a pesar de su juventud, va encaminada a destacar en el mundo de la interpretación. Tras varias participaciones en cortos de menor calado, López es la actriz protagonista de ‘Mute’ donde ha trabajado junto al reconocido Ginés García Millán.

¿Cómo ha sido tu trabajo en este cortometraje?

La verdad que poder realizar este corto ha sido una experiencia extraordinaria, tanto por la gente con la que he trabajado como por este experiencia tan tan especial. El poder participar en un trabajo de Pepe Siscar con tanto calibre es excepcional y muy emocionante. Me llevo una gran experiencia tanto profesional como mental.

Ya habías realizado otros trabajos menores con la interpretación, ¿qué ha supuesto formar parte de este proyecto?

Sí, a mí desde siempre me ha encantado el mundo de la actuación y el cine y he hecho obras de teatro pero a pequeña escala en Mula y en Murcia, pero nada más allá. Formar parte de este proyecto ha sido maravilloso tanto personal como profesionalmente.

’Mute’ es un cortometraje muy personal de Pepe Siscar, ¿cómo fue tu adaptación a tu papel protagonista?

Pues la verdad que ha sido bastante complicado pero he tenido mucha suerte de que Pepe me ayude con este trabajo. Al ser uno de mis amigos más allegados, si algo no salía bien o no gustaba, era mucho más sencillo a la hora de poder trabajarlo.

El maquillaje forma parte protagonista de tu papel llegando en ocasiones a no identificar que eres tú, ¿fue difícil interpretar de esta manera?

Realmente esa parte sí fue un poco complicada. Estuve muchas muchas horas de rodaje con la prótesis puesta, sin poder hablar, ni comer, ni nada. Y encima, la parte de mi interpretación que para mí fue más costosa fue justo con la prótesis puesta. Pero, aún así, fue genial.

Planteando que la historia de ‘Mute’ es un reflejo de la sociedad actual bajo la visión del director, ¿cómo ves tu a los jóvenes actualmente?

Desde mi punto de vista, pienso que los móviles y las redes sociales están haciendo más daño de lo que todos pensamos. Creemos que es la ‘era’ de la comunicación y no nos damos cuenta de que es la de la incomunicación. Los móviles hacen mentes distrídas de contenido basura. Debemos de levantar la mirada del móvil y disfrutar realmente de lo que tenemos delante.