MICAELA FERNÁNDEZ

El pasado jueves se constituía en Mula la nueva Asociación de Familiares de Enfermos Mentales de la Comarca del Río Mula AFEMUC.

Durante el acto quedó constituida la Junta Directiva de la misma y los principales objetivos con los que inicia su andadura.

¿Cómo surge la puesta en marcha de esta asociación?

Todos los familiares sienten la necesidad de dotarse de una entidad que pueda dar una respuesta completa y efectiva a las cuestiones relativas a la salud mental de sus seres queridos y por el inconformismo, porque el trastorno mental es una cuestión de primera orden y sobre todo la lucha contra el estigma que se da y que creemos es una prioridad.

¿Qué objetivos os marcáis?

El principal darles autonomía a las personas que tienen trastornos mentales. Tener una cercanía con los familiares, un apoyo y un asesoramiento, la adaptabilidad a la sociedad y sobre todo velar por los deberes de las personas con salud mental y sus familiares. Contar con una acogida y orientación e información sobre los recursos en salud mental disponibles tanto públicos como privados. La creación de un futuro Centro de Día podría ofrecer un apoyo de atención domiciliaria con nivel preventivo, educativo. También la inserción laboral del paciente, la atención a familiares y allegados a través de formación, conferencias, coloquios y, en un futuro crear más servicios que podamos ofrecer como los pisos tutelados donde ellos podrían independizarse.

¿Dónde pueden dirigirse todas aquellas personas en formar parte de AFEMUC?

El socio puede ser tanto el propio paciente como los familiares pero cualquier empresa pública o privada, cualquier persona de a pie que de verdad entienda la situación puede formar parte, estamos abiertos a todos. En estos momento pueden dirigirse al Centro de Salud Mental en las dependencias del Centro de Salud de Mula y a través del teléfono 968 66 0550.

Contáis con el apoyo codo a codo con la coordinación de Salud Mental.

Gracias al coordinador de Salud Mental de Mula, Martín del Toro, hemos podido iniciar la puesta en marcha de esta asociación. Ha sido un apoyo fundamental junto con los familiares. También nos ha mostrado su apoyo el Ayuntamiento a través de Política Social que ha mostrado su disposición a ayudarnos cuando hemos llamado a su puerta.

En la Comarca se cifran en unas 400 las personas afectadas pero, ¿habría mucha gente sin diagnosticar?

Efectivamente y la pandemia no ha beneficiado en nada. Ahora mismo hay censados unos 400 enfermos mentales pero la pandemia ha afectado mucho. Cualquier persona podría en un momento determinado por el motivo que sea sufrir algún tipo de trastorno mental. El centro lo que haría sería ayudar no sólo a los pacientes sino también a sus familiares.

¿Sigue siendo un tabú hablar de enfermedad mental?

Sí, sigue siendo un estigma porque para la sociedad actual produce rechazo, quizá por falta de información, cuando es sólo una enfermedad como cualquier otra y precisa de un tratamiento como cualquier otra enfermedad. Y sí, existe la curación en algunos casos y en otros la mejora de la calidad de vida. Yo particularmente en mi caso tengo un familiar allegado y sé de lo que hablo y sé que puede mejorar muchísimo y estar en la sociedad y ser autónomo dentro de sus capacidades.

Tenemos mucha esperanza, mucha fuerza y creo que hay cambios en la sociedad pero todavía nos queda mucho trabajo, a través de la información, de la normalización y la formación, porque aunque demos pasos pequeños tenemos que empezar.