MARIANA PÉREZ/GERENTE Y TATUADORA EN SKULLS LADY TATTOO AND GALLERY

Últimamente he estado recopilando en mi Blog, algunos posts que escribí hace unos años, de mi perfil de Instagram dedicado a la historia del tatuaje @historyoftattoo, en el que os contaba acerca de las más conocidas tatuadoras de occidente, desde finales de 1800, es decir, pioneras en el tatuaje tal como lo conocemos hoy en día.

Maud Wagner

En este articulo se lo dedico a ELLAS y a todas NOSOTRAS.

Maud Wagner aprendió a tatuar a principios del siglo XVIII de su marido Gus, la técnica de tatuaje tradicional conocida como hand poke, convirtiéndose en una talentosa artista y la primera tatuadora profesional conocida en occidente.

Ambos eran de los pocos tatuadores que trabajaban manual, es decir, sin ayuda de la máquina para tatuar eléctrica que ya existía entonces y que ha llegado hasta nuestros días.

Con esa técnica lograban diseños muy detallados, trabajando de manera manual con un palillo o aguja que se mojaba en tinta.

En una época en donde los tatuajes no eran bien vistos, Maud rompió los prejuicios de un ámbito dominado por hombres, legado que continuó su hija posteriormente, y que hoy heredamos nosotras.

Lady Viola (Ethel Martin) fue una de esas artistas de circo conocida por sus tatuajes.

Se decía que se había tatuado para poder viajar y trabajar con su esposo, el Capitán Gulliver, quien era gigante en el mundo del espectáculo.

Ella tenía bellos tatuajes realistas y fue catalogada como «La mujer tatuada más hermosa del mundo». Tenía tatuados el Capitolio de los Estados Unidos sobre su espalda y la Estatua de la Libertad y el Rock of Ages en sus piernas.

Pasó décadas en el mundo del espectáculo y aún estaba trabajando a la edad de 73 años.

Aunque Lady Viola hizo su nombre como una atracción circo, como muchas otras atracciones femeninas también hizo algunos tatuajes.

Milldred Hull

Durante la temporada de circo, las atracciones tendrían que realizar un cierto número de actuaciones cada día, por lo que no hubo mucho tiempo para tatuarse durante la temporada de espectáculos, por ello en los meses de invierno, trabajó en museos como una tatuadora.

Mildred Hull, conocida como ‘La reina del Bowery’.

A diferencia de otras profesionales de la época, ella no aprendió el arte de tatuar de un novio o marido.

Su estudio de tatuajes y a la vez barbería (algo común a comienzos del siglo XX) Tattoo Emporium en New York, estuvo abierto durante 25 años, siendo la ‘tatuadora’ de Nueva York, hasta su prematura muerte en 1947.

Espero que estas líneas dedicadas a algunas pioneras del mundo del tatuaje, os haya gustado e inspirado tanto como a mi cuando investigo y escribo sobre ELLAS.