JAIME PARRA

Les Editorial ha publicado “Círculos de cristal” de Elena Garvi,  una novela que nos muestra a una egoísta sociedad futura en la que Elena Garvi ha querido sumergirse para exponer temas como la soledad, el maltrato, la pérdida de libertades e incluso el encierro por miedo al contacto con otras personas.

Elena Garvi (Elena García Vicente) nació en Murcia en 1989. Desde siempre ha estado ligada al mundo de la cultura, sobre todo al ámbito audiovisual, ya que su padre es proyeccionista de cine. Estudió Historia del Arte en su ciudad natal, Teoría del Cine y Guion de cine y series en la Universidad de Barcelona y un Máster de producción en la Universidad Carlos III de Madrid, ciudad en la que reside desde 2019. Empezó a escribir historias siendo muy pequeña, pero fue hace unos años cuando se animó a publicarlas tocando temas que considera importantes e incluso tabúes en numerosas ocasiones.

¿De qué trata “Círculos de cristal”?

Círculos de Cristal es una novela que nos sumerge en un futuro imperfecto. Las personas viven en soledad, recluidas en sus casas debido a una enfermedad que hace que el contacto físico resulte mortal. La tecnología ha evolucionado para que no tengas que salir, para, supuestamente, hacérnoslo todo más fácil. La protagonista de la historia tiene su vida muy bien atada, aceptando lo que hay desde que nació, hasta que un día conoce a una persona y no le queda más remedio que salir de su zona de confort al mundo exterior, dando un giro trepidante a todo.

¿En qué género la catalogarías?

Es una distopía con un estilo muy ciberpunk.

¿Cómo te surge la idea?

Cuando termino de escribir una novela me tomo un tiempo para pensar en la siguiente y las ideas van surgiendo poco a poco. Tengo otros libros autopublicados a través de Amazon y son todos muy diferentes entre sí. Me encanta cambiar por completo el género de uno a otro. Quería introducirme en el mundo de las distopías porque me dan miedo, me encanta que sean tan reales a nuestros ojos. Siempre me han gustado.

Realmente la idea comenzó a surgir al querer cambiar por completo. Algunas veces pregunto a mi círculo más cercano sobre qué les gustaría leer y dan ideas que en muchísimas ocasiones sirven de inspiración. Con este libro también hubo algo de eso, una mezcla de lo que yo quería explorar y lo que me expresaba la gente de mi alrededor. Lo curioso de todo esto es que el manuscrito lo envié en 2019, antes de que llegara la pandemia, y el libro resultó ser premonitorio en aspectos como el encierro por una enfermedad.

¿Cuánto hay de ti en esta novela?

Hay muchas cosas de mí. Pequeñas pinceladas en los personajes y en algunas situaciones. Creo que los escritores no podemos evitar poner cosas nuestras o que nos han ocurrido en nuestras novelas. En el caso de Círculos de cristal hay algo en la protagonista, su forma de ver las cosas, sus imperfecciones, que tienen mucho que ver conmigo. No es que sea yo, pero sí que es verdad que mis protagonistas suelen tener muchos de mis miedos, de mis obsesiones y de mis errores. Es curioso que tengan lo no tan bueno. Son imperfectas, con unos conflictos morales muy fuertes, con hechos y decisiones que marcan su vida.

¿Tu formación audiovisual influye en tu manera de escribir?

Sin ninguna duda. Mi forma de escribir siempre es como un guion cinematográfico en primera persona. Una lectura ágil y sorprendente, o al menos es lo que intento conseguir. Manejo mucho las influencias audiovisuales que tengo y las voy transformando en aquello que a mí me gustaría leer, en aquello que me inspira. Círculos de cristal tiene mucho de Black Mirror con una atmósfera cercana a Blade Runner. Lo cierto es que lo audiovisual impregna toda mi vida. Mis padres trabajaban en el cine de verano de Santiago de la Ribera, el cine Terraza España. Mi madre en la taquilla y mi padre como proyeccionista. Van pasando los años y me voy dando cuenta de que esa infancia y adolescencia viendo películas en el cine fue tan maravillosa que ha influido en mi formación y también en mi evolución como escritora y como persona. El audiovisual ha marcado mi vida desde que tengo uso de razón y eso se palpa en mi forma de escribir.

Círculos de cristal

¿Te has imaginado tu novela en la gran pantalla? ¿Qué director y qué actrices te gustaría que la interpretaran?

No puedo evitar imaginármela como una película porque cuando escribo pienso en imágenes. ¿Un director? Pues si hablamos en clave nacional me encantaría Oriol Paulo y Sandra Escacena como protagonista, me maravilló desde que la vi en Verónica. E internacionalmente hablando ahora mismo estoy fascinada con la directora Greta Gerwig y con las actrices Florence Pugh y Margaret Qualley.

¿Qué te ha supuesto publicar con Les Editorial?

Para mí ha sido un antes y un después porque es la primera vez que una editorial apuesta por mí. Estoy muy agradecida por todo. Las editoriales pequeñas, independientes, como es el caso de Les Editorial, nos dan la oportunidad a escritores no tan conocidos de que nuestras obras lleguen a más personas. Hacen un trabajo maravilloso y para mí está siendo todo un placer y una gran experiencia.

¿Tienes nuevos proyectos audiovisuales o literarios?

La verdad es que cuando termino un proyecto, siempre tengo otro en mente. Solo puedo decir que todo lo que venga será completamente diferente a lo anterior.

¿Qué importancia tiene para ti el contacto con tus lectores?

Es lo más importante. A través de Les editorial se han podido ir haciendo firmas, encuentros… y eso es maravilloso. Además, las redes sociales tienen esa parte tan buena de poder estar en contacto con aquellas personas que leen tus novelas. Cuando me escriben que les ha encantado la historia, que han disfrutado, que es su libro favorito, que han reído, que han llorado, que lo han vivido, para mí es la mejor sensación del mundo. Cuando escribes lo haces para que te lean, nunca he tenido expectativa de que lo hagan millones porque en el mundo artístico eso es como que te toque la lotería, pero siempre he comentado que un mensaje al día felicitándote por haber escrito la novela es el mayor logro que se puede tener. Yo soy muy afortunada porque recibo mensajes cada día que me animan a