JAIME PARRA

El 11 de marzo, dentro de “Música para Degustar” dentro del ciclo Vinarte, la guitarrista de Bullas María Bastida ofrecerá, junto a María Ruiz y María Encarna Jiménez, su particular homenaje a la guitarra clásica. Será en el Museo del Vino a las 20:30 horas en una noche en que además se podrán probar vinos de Lavia y San Isidro en una cata dirigida por la doctora María José Fernández.

• ¿Qué tipo de concierto ofrecerás en el ciclo Vinarte?
Un concierto ameno y divertido en el que aun siendo la guitarra clásica el nexo común de toda la música que se interpretará, no dejará de sorprender a todos los asistentes por sus más diversas facetas en las que la presentaremos. Guitarra solista, en música de cámara o conjunto musical junto a la flautista María Ruíz Fernández, o en acompañamiento a la voz de María Encarna Jiménez García.
Aprovecho desde aquí para animar a todos los lectores a que asistan el 11 de Marzo ya que prometo no dejarles indistintos tras este concierto.

• ¿Qué tienen en común la buena música y el buen vino?
A mi parecer, la música y el vino tienen una relación simbiótica en la que ambos se nutren y benefician conjuntamente y nos hacen disfrutar más plenamente. Cuando hablamos de música y vino, nos referimos a dos elementos vivos que en nuestra cultura están muy relacionados e integrados en la sociedad uno junto al otro. Cuando digo elementos vivos, me refiero al hecho de que tanto la música como el vino son parte de la cultura local como es nuestro caso en Bullas, regional, o incluso nacional; son parte de la evolución de la sociedad y extremadamente personales, ya que ambos nos proporcionas experiencias sensoriales tan diferentes o tan cercanas a la vez, ¿quién sabe?
Yo creo que el vino es música en copa, música líquida.
• ¿Cómo es tocar en un lugar como el Museo del Vino? ¿Dónde más te gustaría tocar?
Bueno, para mí no es la primera ni creo que la última vez que toque en un lugar como el Museo del Vino. Tal vez sea otro elemento mágico que hace en Bullas que cada año se disfrute tanto de experiencias tan bonitas como son los conciertos y las degustaciones que se llevan a cabo en el Museo del vino. Podría ser el tercer elemento de esta relación simbiótica entre música y vino jajaja
Es un espacio acústicamente muy agradecido para tocar y que se escuche en todas partes del Museo aun no estando en la zona de los músicos. Además de ser un espacio en el que se crea un ambiente de antigua bodega: cálido y amable, perfecto para disfrutar en compañía de amigos y familiares un buen vino y un buen concierto.
• ¿Con qué música o canción maridarías un vino de Bodegas Lavia y San Isidro?
Bueno más que con la «marca», yo lo relaciono con el tipo de vino. Para un tinto o crianza es más congruente una música lenta y consonante como una balada, o una melodía acompañada como el Adagio del «Concierto de Aranjuez», que se asocia con ese cuerpo robusto en boca; mientras que para un blanco joven prefiero un tipo de música más rápida, virtuosa y alegre, cualidades que se relacionan con la frutosidad, ligereza y amabilidad en boca. Un ejemplo puede ser «Bordel 1900» que es el primer movimiento de la «Historia del Tango» de Piazzolla.

• ¿Lo que vives lo traspasas a tu guitarra?
Siempre. Para bien o para mal, mis vivencias personales y mi familia son las que me han hecho y me hacen ser la persona que soy. La música es mi profesión y mi hobbie, y la guitarra es una parte de mí y por tanto, todo lo que aprenda en cualquier ámbito de la vida tiene influencia. Además haciendo una confesión, la guitarra es para mí un medio de expresión y no lo digo como figura retórica. Yo no soy muy habladora, y menos cuando algo tengo en mente que me hace estar intranquila, pero mi guitarra es la única parte de mí capaz de hablar en cualquier momento o situación.
• ¿Cuál es la lección más importante que has aprendido de tus maestros?
Amar y respetar la música. Además de disfrutarla siendo consciente de ello. Como siempre me ha dicho un maestro: «la felicidad del bobo no tiene ningún valor, para ser realmente feliz tienes que ser consciente de por qué lo eres, qué te hace serlo y cómo has de cuidarlo para mantenerlo siempre».
• ¿Qué aspiraciones tienes en el mundo de la guitarra?
Seguir aprendiendo para mejorar cada día un poquito más, poder dar conciertos alrededor del ámbito nacional e internacional y enseñar todo lo que sé a futuros guitarristas.