JAIME PARRA

Juan Manuel Laborda es uno de los oftalmólogos más reconocidos de España, más aún desde que en 2015 el hospital del que es director médico, La Arruzafa de Córdoba implantara a una mujer ciega desde hace casi tres décadas un ojo biónico, la segunda intervención de este tipo que se ha hecho en España. La Fundación asociada al hospital que él preside en los últimos doce años ha ayudado en África a más de veintitrés mil personas con problemas oculares.

Caballero de San Jorge

Caballero de San Jorge

Estos son algunos de los motivos (su hospital ha promocionado durante 2017 el Año Santo) que han llevado a que fuera designado como pregonero de las Fiestas de Caravaca 2018. Antes fue reconocido, también en el ámbito festero, como Cristiano del Año.

  • ¿Qué ha supuesto para usted este nombramiento como pregonero de las Fiestas?

Fundamentalmente responsabilidad para pregonar adecuadamente estas Fiestas tan importantes para todos, saber plasmar lo que son, su valor y repercusión.

  • ¿Cuál fue su reacción al enterarse de la noticia?

Al principio de sorpresa, después de negación por no poder ni saber asumir ese cargo y terminando con la decisión de que no podía ni debía decir que no a mi pueblo, a esta única oportunidad.

  • Usted ya fue nombrado Cristiano del Año, ¿se siente reconocido por los caravaqueños?

De más. Estas situaciones me abruman. Llevo muchos años viniendo y disfrutando de Caravaca y ¿me lo premian? El reconocimiento es mío hacia Caravaca, hacia sus gentes, en muchos casos anónimas, y tremendamente valiosas.

  • ¿Quién espera que le arrope en el acto que marca el comienzo de las Fiestas?

Espero que todos los festeros posibles, ellas y ellos, de aquí y de allá. La explanada del Castillo es muy grande y necesitamos el calor de la gente para estar a la altura de las circunstancias.

  • ¿Ha sido testigo de muchos pregones? ¿Qué tipo de pregón le gusta?

He estado en muy pocos por el hecho de vivir siempre lejos y venir sólo pocos días. No soy de protocolo y convencionalismos, ni en mi vida, ni en las Fiestas, ni tampoco para el Pregón.

  • ¿Cuáles son sus primeros recuerdos de las Fiestas de Caravaca?

Las conocí por primera vez con 18 años, directamente como Caballero de San Jorge, y el impacto fue tremendo, por la edad y la fuerza de lo que viví. Hermandad, historia, alegría, música, juventud…un cóctel explosivo

  • Desde su hospital ha sido embajador de Caravaca difundiendo su Año Jubilar, ¿cómo se ha visto desde fuera este acontecimiento?

Desde fuera es evidente que el Año Jubilar cada vez tiene más proyección, más impacto, real y mediático. Ha cogido un impulso imparable y tenemos que hacer las cosas muy bien para adaptarnos a los nuevos y emocionantes tiempos.

  • Un deseo para los caravaqueños en estas fiestas.

Les deseo a todos que aparquemos los problemas cotidianos y disfrutemos en paz de unos días tan fascinantes y sin parangón. Es la oportunidad única de hacerlo cada año. Vivamos cada uno su responsabilidad para hacerlas mejores y estemos orgullosos de ellas y de Caravaca.