ANTONIA MARTÍNEZ GUIRAO

Fotografía: @LASER FOTÓGRAFOS

Somos el grupo de personas de “Escritura Creativa” de la biblioteca de Caravaca de la Cruz.

Nos disponemos a mostrar en el semanario El Noroeste el quehacer y las vidas del “Hogar Residencia de Ancianos de la Santísima Cruz de Caravaca” Institución Española Benéfica, que está ubicada en el camino de las fuentes número 4.

Está regida y dirigida por las monjas de la Orden Hermanitas de los ancianos desamparados fundando por Santa Teresa Jornet que estuvo presencialmente en Caravaca a finales del siglo XIX que es cuando se fundó aquí, es orden que lleva ya más de un siglo entre nosotros, con una valiosísima labor; que vamos a recordar todo lo bueno que han hecho, que aunque actualmente haya menos cantidad de ellas, se siguen dando con alegría plena a las personas mayores que se encuentran en esta última morada. Esta, su casa hogar, que reciben el cariño de ellas y de todo el personal que allí trabaja: personal religioso, personal externo cualificado y voluntarios (que esperamos que se amplíe día a día), que son de una gran eficiencia y eficacia. Algunos de nosotros somos voluntarios, por lo tanto testigos de todo, del entusiasmo y la dedicación que ponen, y sobre todo, la ternura y cariño dirigidos a estas personas mayores, tanto a la relación directa como en todos los momentos.

Se ha de resaltar la limpieza e higiene de forma exhaustiva, que se realiza en las personas, en sus ropas, en la cocina… En todas las dependencias de todo el edificio; lavanderías, pasillos, etc. Se comprueba día a día que la limpieza y el orden es insuperable, si tuviéramos que calificarla sería con las mejores notas.

El edificio cuenta con muchas dependencias, con muchas salas de recreo, con todas las habitaciones ventiladas, con la mejor orientación que se pueda tener, una gran sala de actos, una capilla de una arquitectura extraordinaria y una gran zona ajardinada.

Se quieren modernizar los baños, aseos y todo aquello que ayude a la movilidad de los presentes.

Incluso nosotros soñamos y proponemos que tantas dependencias se podrían utilizar como guardería infantil para establecer la relación abuelos-niños que enriquecen a todas las partes y sería la pionera en España, esta actividad se está llevando a cabo con un gran éxito en el norte de Europa y Japón.

ÚLTIMA MORADA

Sentirse solo, no es grave

sentir que sobras da que

pensar

tu mente comienza a deambular

lentamente, de forma suave

por la vida pasada

por la vida futura

pensando que la futura será breve

pues ya caminas al final

con tus dudas no resueltas

tantos sueños rotos

sin sentir la esperanza de vida.

Sólo cabe pensar

decidir, retirarte, separarte

de los que más amas

para no llegar a molestar,

que ellos alcancen la felicidad.

Convencida, dispuesta, lentamente

yo elegí ir a la residencia

para llegar al final.

Santa Teresa nos dijo:

“Muero porque no muero”,

nosotros añadimos:

Estamos preparados a traspasar

la frontera del vivir y el morir.

De no ser débiles al afrontar

nuestra soledad

ante la vida de los demás.

Por eso se aconseja que pensemos,

en ir a la Residencia a parar

como nuestro último hogar

que nos lo planteemos con alegría

y así poder relacionarnos

de igual a igual

y en lo posible que alcancemos

la felicidad final

con alegría total

de ver felices a los que

amas de verdad.