PSOE CARAVACA

El pasado lunes 23 de septiembre, el  edil socialista Enrique Fuentes presentó en rueda de prensa una moción sobre la emergencia climática.

En nuestro planeta se vienen observando pautas meteorológicas cambiantes, conocidas como cambio climático, con amenazas en la producción de alimentos, aumento del nivel del mar y, desgraciadamente también, riesgos e inundaciones, entre otras consecuencias. Se trata de una crisis ambiental que está alterando gravemente nuestros ecosistemas y poniendo en peligro los servicios ecosistémicos que aportan a la humanidad y que son totalmente imprescindibles para el mantenimiento de nuestras sociedades.

La industrialización, deforestación y agricultura intensiva inciden en el aumento de los Gases de Efecto Invernadero, acumulándose en la atmosfera y provocando aumentos en la temperatura media mundial. Esto supone el principal problema en cuanto a contaminación y cambio climático.

Prueba de ello son los recientes informes IPBES (Informe de Evaluación Global sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos) y del IPCC (Informe Especial sobre los impactos de un Calentamiento Global) realizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que  tiene el objetivo de abordar el problema de una forma científica y proporcionar información a las instituciones locales y regionales de modo que estas encuentren y aprueben mecanismos para paliar las consecuencias del cambio climático, y las sendas de emisión relacionadas, que alertan de un rumbo que lleva a una drástica transformación de los ecosistemas del planeta (más de un millón de especies están amenazadas por las actividad humana). También se está al borde del punto de no retorno frente al cambio climático; en ese sentido, las conclusiones del IPCC son esclarecedoras: El cambio climático es real y las actividades humanas son las principales causas. Advierten además de que podrían haberse superado determinados puntos de inflexión dando lugar a cambios en nuestro ecosistema y nuestro clima irreversibles.

Por tanto, uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo es mitigar dicho cambio climático, adaptarnos y combatirlo, individual y colectivamente. Nuestro municipio  no es ajeno a éste grave problema por lo que, desde el Ayuntamiento de Caravaca, también debemos tomar partido, no permaneciendo al margen, para no convertir sus efectos en una constante.

Es prioritario asumir el cumplimiento de compromisos políticos reales y vinculantes, con la consiguiente asignación de recursos, para hacer frente a esta crisis. Diseñar y aplicar un plan de trabajo capaz de garantizar las reducciones de gases de efecto invernadero anuales necesarias, abandonar los combustibles fósiles, apostar por una energía 100 % renovable y reducir a cero las emisiones netas de carbono lo antes posible, de manera urgente y prioritaria, en línea con las indicaciones del informe del IPCC para limitar el aumento de las temperaturas globales a 1,5 ºC.  Un estado de emergencia climática implica una transversalidad de las políticas municipales, una reordenación de recursos y adaptación de medidas que sean compatibles con la sostenibilidad y la reducción del impacto climático.

Por todo ello y considerando que en éste mes de septiembre se celebra la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU, donde se pretenden visibilizar los impactos del cambio climático, los análisis de los indicadores de temperatura y la puesta en marcha de un marco normativo audaz, exigente y viable para poner freno, mediante medidas concretas, a la alteración del clima.

Preocupados ante el impacto en nuestro municipio del cambio climático y sus efectos, el Partido Socialista De Caravaca, llevará al próximo pleno del 30 de septiembre una moción sobre la emergencia climática en la que proponemos a los Grupos Municipales de PP y Ciudadanos que adopten los siguientes compromisos:

  • Declarar el municipio en Emergencia Climática y revertir todas las políticas de expansión urbana, comerciales y de movilidad no acordes con esta declaración.
  • Establecer los compromisos políticos, normativas y recursos necesarios para garantizar en su ámbito de gestión reducciones de gases de efecto invernadero para llegar al balance neto cero no más tarde de 2050, así como detener la pérdida de la biodiversidad y restaurar los ecosistemas como única respuesta posible para evitar un colapso de todos los sistemas naturales, incluido el humano.
  • Promover el abandono progresivo de los combustibles fósiles, apostando por una energía 100% renovable de manera urgente y prioritaria. Para ello este ayuntamiento analizará cómo lograr este objetivo y propondrá los planes de actuación necesarios, entre otros:
    • No apoyar nuevas infraestructuras o equipamientos basados en energías fósiles, alcanzar el pleno autoconsumo eléctrico 100% renovables y una movilidad sostenible lo antes posible.
    • Fomentar el uso y la construcción de espacios peatonales y apostar por la recuperación del espacio público de manera sostenible y ecológica.
    • Priorizar modelos de transporte sostenibles, colectivos y no contaminantes.
    • Reducir la demanda de energía hasta consumos sostenibles y promover el aumento de la eficiencia energética y de las instalaciones renovables
    • Fomentar en los espacios educativos el conocimiento y la información sobre el cambio climático y modelos de vida sostenibles y respetuosos con el medio.
    • Evitar desde la Administración local a aquellos bancos que financien proyectos basados en combustibles fósiles.
    • Apoyar la gestión enfocada a la preservación y recuperación de la tierra fértil y la adopción de medidas de freno de la erosión, así como la no sobreexplotación y recuperación de los acuíferos.
    • Determinar apoyos, beneficios fiscales y planes de desarrollo para las zonas rurales del municipio, así como a la potenciación de usos y prácticas agrarias sostenibles que puedan contribuir a la mitigación del cambio climático.
  • Avanzar, en el desarrollo de una economía local y de proximidad, que ayude a combatir los efectos del cambio climático y la reducción de Gases de Efecto Invernadero.
  • Diseñar y aplicar, a través de la participación ciudadana y de cauces estrictamente transparentes, estrategias y plan de acción para combatir el cambio climático en nuestro municipio en materia de energía, reciclaje, movilidad, alimentación, educación, empleo y democracia. Hacerlo además desde una perspectiva de género e igualdad e integrando a colectivos especialmente vulnerables.
  • Instar a Administraciones Regionales y Estatales a trabajar en el mismo sentido, así como a suscribir y cumplir todos los compromisos internacionales en materia de Acción Climática.