PARTIDO POPULAR CARAVACA

El alcalde de Caravaca de Caravaca de la Cruz y presidente local del Partido Popular, José Francisco García, ha alzado la voz y denunciado públicamente la ausencia prácticamente al completo de las patrullas de Guardia Civil que dan cobertura al casco urbano y a las pedanías, así como también al resto de municipios de la Comarca del Noroeste, ya que están siendo sistemáticamente desplazadas para custodiar a los inmigrantes alojados en el hotel de El Cenajo de Moratalla.

José Francisco García ha hecho una defensa del cuerpo de la Guardia Civil, para el que reivindica más medios humanos y una mejora de las condiciones en las que se encuentran actualmente, debiendo retornar a sus servicios, en un contexto donde son más necesarios que nunca al estar agravado por las necesidades extraordinarias de la alerta sanitaria.

Ahora, por orden del Ministerio de Interior, se tienen que desplazar a más de 50 kilómetros solo para la ida, viéndose obligados a desatender en gran parte las necesidades de los municipios para los que prestan servicio.

“Consideramos que hipotecar de esta forma la seguridad ciudadana de nuestros pueblos y no buscar soluciones contundentes y permanentes ante la llegada incesante de inmigrantes irregulares es un problema muy grave para el que no se debe mirar para otro lado”, ha manifestado García.

“Desde principios de agosto, comunicamos esta preocupación y esta problemática que consideramos de máxima urgencia por cauces institucionales, a la Delegación del Gobierno de la Región de Murcia, que nos consta que lo trasladó al Ministerio de Interior sin este que haya puesto solución definitiva”, ha añadido el presidente del PP caravaqueño.

José Francisco García ha detallado que “hasta la fecha lo que hemos tenido son actuaciones temporales para salvar la situación temporalmente con la presencia intermitente del Grupo de Reserva y Seguridad de Guardia (GRS) que viene y se marcha pasados los días, siendo esto un parche mediático para acallar la situación”.

“Los ciudadanos tienen derecho a saber qué es lo que está ocurriendo y lo que supone, porque es materialmente imposible con esta merma de cerca de 40 agentes solo en Caravaca cubrir y a llegar todo lo necesario. Es algo insostenible, injusto e intolerable. Por ejemplo, las zonas rurales se están viendo desprotegidas”, ha enfatizado.

García ha explicado que este escenario está abocando, tanto a los agentes de la Policía Local como de la Guardia Civil, a realizar un sobre esfuerzo inasumible.

A las necesidades ordinarias en materia de seguridad ciudadana como la intervención en casos de violencia de género o la vigilancia de las zonas rurales, en estos momentos, se añaden otros muchos servicios de vital importancia para el interés general y la salud pública directamente relacionados con la situación de alerta sanitaria, como el seguimiento de casos y contactos en coordinación con los responsables sanitarios.

“La precariedad de esta situación es resultado de la decisión del actual Gobierno de España de dar cobertura con agentes de los municipios a la vigilancia los inmigrantes que incesantemente están llegando a la Región de forma irregular a la Región y que parte son trasladados al vecino municipio de Moratalla”, ha añadido García, quien ha explicado que esta situación “provoca, entre otras cosas, que cuando la Guardia Civil recibe llamadas ciudadanas pidiendo ayuda se vea obligada a solicitar la colaboración de la Policía Local por ausencia de medios”.

Son múltiples los ejemplos sufridos en las últimas semanas, uno de ellos el pasado sábado cuando se produjo una riña multitudinaria en el parque de Ciudad Jardín de Caravaca. Tras la rápida intervención de la Policía Local, los agentes de la Guardia Civil que se encontraban prestando servicio en El Cenajo tuvieron que desplazarse de madrugada para instruir las diligencias correspondientes. Igualmente, el domingo se custodiaron durante toda la noche en las dependencias municipales de la Policía Local a cinco detenidos por supuestos robos en fincas del campo porque había falta de personal en el cuartel de la Benemérita.

“Los problemas de la  inmigración irregular van a más porque el Gobierno de Sánchez está más volcado en lo ideológico de sus políticas que en la gestión para aplicarlas con eficacia”, ha opinado García, quien ha asegurado que “al presidente Sánchez sólo le interesa la gestión de este verdadero drama social cuando hay tajada mediática de por medio como ocurrió con la crisis del Aquarius en 2018, porque ahí se trataba de dar la imagen que convenía del presidente Sánchez, ahora que no tiene esa tajada mediática parece que al Ejecutivo le da un poco igual”.

La situación sanitaria exige un sobreesfuerzo en seguridad ciudadana

Las necesidades en materia de seguridad ciudadana se han incrementado de forma notable como consecuencia del contexto de alerta sanitaria. Además de las labores ordinarias, se deben afrontar servicios extraordinarios, tales como el seguimiento de casos de Covid-19 en coordinación con las autoridades sanitarias, controles de uso de mascarilla, inspecciones en hostelería o intervenciones puntuales en grupos que exceden o no respetan la normativa vigente. La Policía Local no puede llegar a todo y sufre este un injusto daño colateral, al igual que también lo sufre la propia Guardia Civil.

“Nosotros, a nivel municipal y dentro de nuestras limitaciones y competencias, no podemos estarnos de brazos cruzados porque es la seguridad de todos los vecinos y hasta la salud pública lo que se pone en jaque”, ha finalizado García.