CARM

La segunda anualidad del Plan de Sostenibilidad Turística de Sierra Espuña se ha puesto en marcha con la activación de más de 40 proyectos, entre los que se encuentran la adecuación de las oficinas de turismo de Mula y de Totana y las mejoras de la plaza de Lavador de Librilla y de la Senda del Albacar y del abrigo del Milano de Mula.

También está previsto para esta anualidad, que cuenta con un presupuesto de unos 2 millones de euros, la recuperación de una casa junto a los Pozos de la Nieve, la adecuación de los yacimientos de La Almoloya en Pliego y de la Bastida en Totana, el acondicionamiento de una senda que bordea el casco antiguo de Aledo, así como el desarrollo de bioitinerarios.

Estas acciones han obtenido luz verde tras la celebración de la sexta comisión de seguimiento del Plan de Sostenibilidad Turística de Sierra Espuña, en la que participó el director del Instituto de Turismo (Itrem), Juan Francisco Martínez, junto con representantes de la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña, de la Secretaría de Estado de Turismo y de la asociación de empresarios Espuña Turística.

El Plan, que cuenta con un presupuesto total de 2,75 millones de euros para ser distribuido durante tres anualidades, se inició el año pasado consumando actuaciones como la creación y el impulso de la marca ‘Territorio Sierra Espuña’, la remodelación del albergue de Mula y la realización de jornadas y acciones formativas para empresas y servicios de la zona, así como para los propios residentes.

Otros proyectos que se están llevando a cabo actualmente son la adecuación del yacimiento Emiral de las Paleras en Alhama de Murcia, la mejora de la accesibilidad en el yacimiento de los Villaricos en Mula y la creación de una área de autocaravanas en Casas Nuevas. Además, ha comenzado la mejora de los canales de comunicación y comercialización online y los trabajos para la definición de las líneas estratégicas del modelo de Destino Turístico Inteligente de la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña.

Destino de ecoturismo

El director del Instituto de Turismo destacó este plan como un ejemplo de colaboración público-privada, que cuenta con la participación de los Gobiernos central y regional; ayuntamientos, a través de la mancomunidad turística; empresarios y de la ciudadanía. El objetivo es consolidar a Sierra Espuña como uno de los principales destinos de ecoturismo de España a través de la implantación de un modelo social, económico y medioambiental caracterizado por la calidad y la sostenibilidad.

Se trata de una iniciativa integral dirigida a mejorar los principales recursos del territorio, desarrollando actuaciones que embellezcan los conjuntos históricos de la zona y potencien productos como las rutas argárica, islámica, alfarera y de pinturas rupestres. Del mismo modo, este plan incluye actuaciones para impulsar la excelencia y la seguridad en los servicios turísticos, la accesibilidad y la sostenibilidad, la promoción, así como la digitalización, la formación y la información ofrecida.