José Santos Abril Botia/Concejal de IU-Verdes, en el Ayuntamiento de Cehegín.
El pasado 31 de diciembre entro en vigor la «Ley para la Racionalización y la sostenibilidad de la administración Local», una reforma local que va a suponer el desmantelamiento de la autonomía y la democracia local, lJosé Santos Abrila privatización sistemática, y la perdida de servicios públicos municipales con el consiguiente despido de decenas de miles de trabajador@s, en todo el estado. Una reforma, que se ajusta a los principios de estabilidad presupuestaria, reconocidos por el famoso artículo 135 de la constitución, aquel que fue reformado el verano de 2011, por parte de PP y PSOE, de espaldas a los ciudadanos y que tan graves consecuencias nos está trayendo. Recuerdo que este articulo reformado, el 135, prima el pago de la deuda sobre cualquier consideración política o social, y que es la base de toda esta reforma local.
-Como decía, es el desmantelamiento de la democracia local, ya que implica la recentralización y el control de lo local, por parte del gobierno central.
-Ataca a las competencias y a la autonomía política de los municipios, volviendo a modelos preconstitucionales.
-Reduce competencias municipales, debilitando la autonomía municipal, relegando a estos, a una condición secundaria, vaciando la autonomía local, pasando a ser meros gestores administrativos, y no un espacio de decisión política.
Hablan de eliminar duplicidades cuando lo que quieren decir es, desmantelamiento y privatización de servicios públicos. Hablan de eliminar competencias impropias, pero lo que hacen es eliminar competencias propias de los municipios en aspectos tan relevantes como educación, salud o servicios sociales para pasarlas a las Comunidades Autónomas, sin su correspondiente financiación. Por ello los municipios quedan degradados a las políticas que dictan otros, supeditando su actividad al control de los ministerios.
-Se suprime la competencia en materia de defensa de los consumidores y usuarios, se suprimen las competencias, en materia de archivos, bibliotecas y museos.
-En los municipios de menos de 20.000 habitantes, como es el caso de Cehegin, será la comunidad la que coordine la prestación de los siguientes servicios: Recogida de residuos, limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, acceso a los núcleos de población, pavimentación de las vías, tratamiento de residuos, alumbrado público.
Pero esta ley no para ahí, contempla una medida grave y regresiva para la democracia, ya que excepcionalmente, cuando el pleno de la corporación local no alcanzara, en una primera votación, la mayoría necesaria para la adopción de acuerdos previsto en esta ley, la junta de gobierno local tendrá competencias para aprobar:
-El presupuesto del ejercicio siguiente, (siempre que previamente exista un presupuesto prorrogado)
-Los planes económico-financieros, los planes de reequilibrio y los planes de ajuste.
-Los planes de saneamiento de la corporación local, o los planes de reducción de deuda.
-La entrada de la corporación en los mecanismos extraordinarios de financiación.
Se trata sin duda, de medidas regresivas que alteran sustancialmente el procedimiento de aprobación de los presupuestos municipales, hurtando el debate, la transparencia y la participación. Por eso desde IU- Verdes, defendemos una democracia participativa, reivindicando un papel central de esta, en la vida pública. Y la necesidad de una ley de financiación local que defina competencias y financiación, en base al mantenimiento de competencias en el ámbito social.
Ante esta agresión al municipalismo, nosotros mantenemos nuestra propuestas, y cuando el PP quita competencias y democracia, IU dice que hay que dar participación a la ciudadanía, porque tienen derecho a saber y también a decidir.
Cuando el PP dice de aprobar presupuestos por junta de gobierno local, hurtando el debate y la posibilidad de consensos con la oposición, nosotros decimos que buscaremos el consenso y sacaremos los presupuestos a la calle. Cuando el PP plantea otorgar más poder a las comunidades, desde IU defendemos que los servicios básicos se gestionen desde los Ayuntamientos, solicitando la delegación de competencias,para aplicar políticas de izquierdas en lo más social, y en lo más demandado por la ciudadanía. Donde el PP dice privatizar servicios públicos, nosotros decimos re-municipalizarlos.
Por todo ello vamos a luchar frente a los que pretenden eliminar el poder de lo más cercano, fortaleciendo una deriva autoritaria y el alejamiento de la política a una población que lo que está reclamando es participación y más transparencia y democracia, justo lo contrario de lo que pretende el PP, que es el alejar a los vecinos de la gestión, y las decisiones sobre lo público.