ANTONIO CASTILLO CONTRERAS/PRESIDENTE APCOM

El Noroeste es una ventana abierta desde hace 20 años para toda la sociedad de la comarca. Y a ella nos hemos asomado todos: mayores y jóvenes, empresarios y estudiantes, vecinas y vecinos, etc.  Aquí cabemos todos. También las personas con discapacidad intelectual y sus familiares ya que, desde el primer momento, esta publicación ha sido inclusiva tanto como medio informativo y como empresa. En este sentido, El Noroeste ha sabido convertirse en un espejo fiel de nuestra sociedad, no en un espejo roto que devuelve una imagen sesgada, una imagen a la que le falta una parte tan importante como el resto.

En el centro de Mayrena

En el centro de Mayrena

Cuando me ofrecieron la posibilidad de publicar estas palabras y reflexionar sobre lo que ha cambiado para las personas con discapacidad intelectual en los últimos 20 años que son los que ya acumula la trayectoria de El Noroeste, lo primero que pensé  fue, precisamente, en su irrupción en nuestras vidas. La llegada de El Noroeste es el mejor exponente de lo que más ha cambiado para este colectivo en las últimas dos décadas: su percepción social, la imagen que el resto tiene de él. Es indudable que ha mejorado la calidad de los servicios y su atención, han conquistado derechos y oportunidades con una lucha continua y merecimiento pero, sobre todas estas cosas, han empezado a conquistar la opinión de sus vecinas y vecinos.

Esa imagen positiva que ahora es generalizada es la llave a otras muchas mejoras y es resultado, antes de nada, del conocimiento. Dicen que no se quiere lo que no se conoce y lo cierto es que, hace sólo unos años, las personas con discapacidad intelectual eran prácticamente invisibles para todo aquel que no estuviera en su entorno familiar. Era la tradición. Algo que lastraba cualquier intento por mejorar. Sin embargo, esa tendencia se quebró con la acción de muchas personas que decidieron romper con lo establecido. Los responsables de El Noroeste fueron parte de esa pequeña-gran revolución. En sus páginas, la asociación Apcom siempre ha tenido hueco. Aquí hablamos semanalmente de lo que hacemos en la asociación, de nuestros centros y servicios, de los logros de las personas con discapacidad intelectual. Sus vecinos les ponen cara y nombre. Ya no son un colectivo o un grupo, son unos vecinos más, Eso se refleja en la calle, donde incluso nos podemos encontrar con sus repartidores, trabajadores formados en Apcom o en Intedis, en asociaciones que impulsamos sus familias.

De esta forma, y durante los últimos 20 años, El Noroesteha contado con el crecimiento de Apcom. Precisamente en 1998, el año en que nace El Noroeste, nace  la asociación de voluntarios (VAN) actualmente servicio de voluntariado Apcom, también pusimos en marcha el Centro Especial de Empleo Ecojardín, otra aventura empresarial diseñada para proporcionar empleo a las personas con discapacidad intelectual. Solo un año más tarde, nacieron la residencia Nova y el centro de Atención temprana Avanza. Y ya tras el cambio de siglo, en el 2003, subió la persiana la tienda Ecojardín, que pone a disposición del público el resultado del trabajo en el Centro Especial de Empleo. En 2011, los lectores de El Noroeste leyeron la noticia de la inauguración del centro El Copo, aun así Apcom continuó creciendo y, más recientemente, la noticia de la entrega de los premios Laurel de Plena inclusión región de Murcia en Caravaca, por primera vez lejos de la ciudad de Murcia en sus más de 20 años de historia.

De esta forma, el semanario nos acompaña en nuestro avance constante por superarnos y por crear las oportunidades necesarias para que las personas con discapacidad intelectual desarrollen su propio proyecto de vida. Eso significa, ni más ni menos, darles la oportunidad de ser felices a su manera como cualquier otra persona. Y, hacerlo con ellos, dándoles voz y voto, porque hablamos de sus vidas. Conquistándolo, habremos conseguido para todos “una sociedad más justa y solidaria” como dice la Misión de nuestra federación Plena inclusión, y eso es imposible sin amigos y aliados como El Noroeste.