MICAELA FERNÁNDEZ

El muleño José María García Soriano se proclama Campeón Regional de Contrarreloj Individual Sub-23 por segundo año consecutivo.

El ciclista, perteneciente al Cartagena/ Patatas Pijo/ Esetec lograba, además, a finales de este mes de junio el séptimo puesto en el Campeonato de España Sub-23 de Contrarreloj Individual.

José María nos dedica parte de su merecido descanso tras unos duros meses en los que ha compaginado estudios y deporte.

José María García Soriano

José María García Soriano

¿Cómo te encuentras deportivamente en este momento?

En estos dos últimos años, considero que he dado un salto muy importante en mi rendimiento deportivo, debido a una mayor dedicación y al tener claros los objetivos, dejando muchas cosas de lado.

Además, esta madurez deportiva se debe a la ayuda de un gran entrenador y amigo como es Jesús Buendía. Por supuesto, sé que me queda mucho más por demostrar y mejorar, dado que aún soy sub23 de tercer año.

¿Qué supone para ti situarte como el mejor contrarrelojista individual sub-23 por segundo año consecutivo?

La contrarreloj (una modalidad donde el corredor lucha contra él mismo y contra el crono) es una faceta del ciclismo que poca gente conoce y es muy llamativa.

Para mi esta prueba significa muchísimo, puesto que es mi prueba talismán, dónde siempre he estado a muy buen nivel, aún no estando en mi mejor forma. Además requiere de una concentración especial tanto en el calentamiento previo a la prueba como en la misma competición, puesto que es un esfuerzo agónico donde el corredor tiene que mantener un ritmo “crucero” muy alto durante bastante tiempo. Obviamente es un orgullo poder volver a triunfar en una prueba como esta a la que le tengo tanto cariño.

¿Cómo compaginas la afición a un deporte tan duro como el ciclismo y los estudios?

Actualmente estoy cursando tercer curso de Ingeniería Agronómica en la UPCT. Lo principal es organizarse a principio de curso, marcar los objetivos a alcanzar durante el año, tanto deportivos como académicos y a partir de ahí hacer una elección de asignaturas y una elección de competiciones que permitan compaginarlo con los estudios.

Obviamente no es tan fácil como lo he descrito, a todo esto se le suman prácticas de carrera, entrenamiento, viajes muy largos para competir… que realmente te descuadran los horarios, pero cuando algo lo haces con gusto… “palos con gusto no duelen”.

Además los estudios sirven como evasión cuándo el aspecto deportivo no funciona tan bien como te gustaría.

¿Cuántas horas entrenas a la semana?

Durante la pretemporada se alcanza el mayor volumen de entrenamiento, alcanzando entre las 20-25 horas de la entrenamiento. Ya durante la temporada, donde se empieza a competir, el cuerpo requiere mayor descanso y la actividad es de 14-20 horas dependiendo del volumen de competiciones.

A todo esto se le suma el “entrenamiento invisible” como es la alimentación, el descanso, el cuidado muscular, etc.

¿Hasta dónde esperas llegar en el mundo del ciclismo, ¿cuáles son tus metas en un futuro próximo?

En cuanto al deporte, considero que lo principal es que te haga disfrutar, sólo así prepararás con gran ilusión las competiciones y las cosas saldrán “rodadas”.

A partir de ahí, seguir aprendiendo paso a paso y llegar lo más lejos posible.

Es un tópico decir que Mula cuenta con destacadas figuras del ciclismo, ¿cómo te iniciaste en el mundo de la bicicleta?

Una de las ventajas con la que contamos los deportistas muleños es el apoyo tanto de las instituciones como de muchos ciudadanos muleños.

Me inicié en el mundo de la bicicleta gracias a mi padre, quien me llevó a ver por primera vez una carrera de escuelas de ciclismo en 2008 que se celebraba en la Gran Vía de Mula y a partir de ahí empecé a ver el Tour con él todos los veranos hasta que me inicié en la competición en 2009, en la escuela ciclista de Jesús Buendía. Este año cumplo mi temporada 11 como ciclista.

¿Qué ha sido lo más duro hasta alcanzar los últimos logros?, ¿y lo más gratificante?

Lo más duro hasta conseguir grandes alegrías como puede ser tanto una victoria cómo realizar una gran competición aunque no se vea reflejado en el resultado, son las desilusiones, con esto me refiero a cuándo las cosas no salen bien a pesar de haber hecho un buen trabajo o a la aparición de lesiones o caídas.

Personalmente cuando han llegado estas malas rachas nunca he sido de hundirme, sino de establecer un aprendizaje para tratar de mejorar en un futuro. Sin duda, lo más gratificante es la sensación del trabajo bien hecho y ver cómo las personas que más te quieren se alegran por ti incluso más que uno mismo. Cuándo una prueba sale bien, el golpe de moral es muy grande.

¿Qué le dirías a los jóvenes ciclistas que se están iniciando en este mundo?

Los jóvenes que se inicien deben de tener claro que el objetivo del ciclismo y del deporte en general, es que te haga disfrutar y que lo realices para mantener una buena salud. No deben adelantar su entrenamiento respecto a sus etapas de desarrollo, con esto me refiero a si un niño es cadete no entrenar como un juvenil, por ejemplo.

Y sobre todo que no se desanimen, puesto que no nos engañemos, el ciclismo es un deporte muy agónico, pero el cual te deja una satisfacción que no se puede explicar cuando alcanzas tus metas y superas tus límites.

Ante todo y siempre, dar las gracias a mis padres, mi hermana y mi novia, como a mi entrenador, que al final son los que aguantan estas emociones y aconsejan diariamente.