MICAELA FERNÁNDEZ

Hace tan sólo unos años un muleño lanzaba una campaña solidaria entre los vecinos de Mula para adquirir una cama especial y muy costosa que le permitiera mejorar su calidad de vida, ya que la enfermedad que padecía no le permitía apenas moverse. En aquellas fechas comercios, vecinos e instituciones se volcaron en la causa y se logró el objetivo.

Recuperado de la enfermedad, y con más vitalidad que nunca, este muleño, José María Gabarrón, dedica ahora gran parte de sus días en aquellas personas que, como él no hace tanto, precisan de la solidaridad de los vecinos, convirtiéndose en un ejemplo a seguir en su apoyo hacia los demás. Actualmente se encuentra volcado en la campaña regional para solicitar la puesta en marcha de una Unidad de Disfagia Infantil y botón gástrico en el Hospital Virgen de la Arrixaca.

La pasada semana acompañaba a María José Buitrago, vecina de Archena, y a su hija María, que padece está enfermedad, a recibir el apoyo del alcalde de Mula, Juan Jesús Moreno, que no dudó en suscribir la causa al igual que está sucediendo en prácticamente todos los municipios de la región a los que acuden para explicar la situación que está atravesando la familia y se inicien los trámites. José María Gabarrón está colaborando, además, con la distribución de hojas por comercios e instituciones de la localidad e informando a través de las redes sociales para que los muleños puedan apoyar esta causa.

Este jueves era la fecha establecida para que la familia de María se entrevistara con el director general de Asistencia Sanitaria y pudieran entregarle las más de 5.000 firmas recogidas, gran parte de ellas pertencientes a muchos muleños que han conocido las necesidades de esta enfermedad a través de los comentarios de José María Gabarrón.

Junto a la causa por María, este muleño solidario, se volcó hace unos meses en la puesta en marcha de diversas actividades para recaudar fondos para la niña Lucía, que padece una enfermedad cardiaca y precisaba el apoyo de todo aquel que pudiera para pagar una costosa operación en Estados Unidos. A pesar de todo, José María sigue siendo la persona humilde y agradecida que recibió apoyo en su día y ahora pide para los demás.