PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Hacía tiempo que queríamos entrevistar a Martín Jiménez Fernández, el auténtico artífice del logro alcanzado y mediante el que dos comunidades de regantes de un mismo municipio, el de Pliego, se fusionan en una única entidad de gestión del agua, lo que representa la mejora de los servicios para los agricultores, el aprovechamiento de las sinergias y el hermanamiento de dos colectivos que, en determinados momentos, no atravesaban por los mejores momentos de convivencia y entendimiento, extremos que hacen más valioso y exitoso el resultado conseguido por este hombre que bien puede sentirse orgulloso de sus méritos y, esencialmente, del resultado cosechado para Pliego y sus habitantes. Es verdad, como él mismo reconoce, que ha contado con un equipo de colaboradores verdaderamente extraordinario, el apoyo municipal y el de personas concretas que han sido decisivas en la coronación de esta meta que, dicho sea de paso, estaba instalada en una cima que parecía inalcanzable.

Martín Jiménez

Martín Jiménez

La esperanza de Pliego

Comenzamos la conversación reconociendo nuestro interlocutor que lo conseguido “es toda una esperanza para Pliego, fin para el que hemos recorrido un camino complejo y nada sencillo. No olvidemos que, aunque parece que hace mucho tiempo, no está tan lejano cuando convivían cinco entidades de gestión del agua de regadío, como eran ‘S.A.T. Las Anguilas’, ‘S.A.T. El Cherro’, ‘Comunidad de Regantes de Huerta Alta’ y, también, de ‘Huerta Baja’, así como la ‘Comunidad General de Regantes de Pliego’. La de ‘Huerta Baja’, para regar, dependía de ‘Huerta Alta’. Parece que queda lejano cuando dependíamos, únicamente, del trasvase Tajo-Segura y de un grupo electrógeno para elevar el agua y poder regar. O que todos los bienes de ‘Huerta Alta’ y algunas propiedades de diversos comuneros, entre ellos algunos antiguos gestores de ‘Huerta Alta’, se hallaban en vías de embargo, lo que generaba un serio problema socio-económico de primera magnitud. Parece, en fin, que todo es remoto, pero han transcurrido solamente tres años y poquito más”, concluye Martín.

Muchos problemas superados

Y nos apostilla que, en esos tres años, ha cambiado todo sustancialmente, fruto, sin duda, del ímprobo esfuerzo al que aludíamos al principio. “Ahora –prosigue-, tenemos una única entidad de gestión del agua, la ‘Comunidad de Regantes de Pliego’, con todo el patrimonio libre de cargas y del que es titular la propia ‘Comunidad de Regantes de Pliego’. Atrás quedan, resueltos y olvidados, problemas jurídicos, financieros y de diversa naturaleza que ya son historia, incorporándonos a una gestión integral de todos los aprovechamientos, agua del sondeo de ‘Las Anguilas’, del Trasvase Tajo-Segura y E.D.A.R. municipal, amén de otras fuentes disponibles en la actualidad, como es el agua desalada, gestionada mediante permutas. No obstante, había que ir más allá, dar nuevos pasos, como desarrollar un ‘Plan Global de Modernización de la Huerta de Pliego’, complementar y subsanar, en unos casos, y mejorar, en otros, las inversiones realizadas en el ‘Plan de Modernización’ que se realizó en el ahora denominado ‘Sector I Huerta Alta’, plan que ocasionó la deuda contraída y los problemas jurídicos, económicos y sociales que de ella se derivaron”, sentencia.

El valor de la “Cooperativa La Vega de Pliego”

-Pero Martín es un hombre, al que conocemos muy bien, y sabemos que nunca está plenamente satisfecho. ¿A dónde quiere llegar?.

-Por mi responsabilidad, como Presidente de la “Cooperativa La Vega de Pliego”, tenía que proponer alternativas, contando con los activos y voluntades de organizaciones agrarias e instituciones públicas para que cristalizara la solución a todo lo anteriormente mencionado. Gozábamos de la fortaleza que supone la infraestructura económica y humana de la mencionada cooperativa que presido, yendo por delante el reconocimiento a todas esas personas que, sin su concurso, habría resultado imposible afrontar o intentar articular cualquier solución. Por otro lado, y sin menor importancia, el apoyo que, desde el Ayuntamiento de Pliego y, muy especialmente, Isabel Toledo Gómez, nos prestó como alcaldesa, quien, en ese proceso inicial, participó, apoyando, como máxima representante del municipio, todos los pasos trazados, además de propiciar condiciones y facilidades para futuras inversiones de modernización de regadíos de la huerta de Pliego, lo que, inmediatamente, se vio favorecido con el respaldo de todos los grupos políticos del consistorio local, contando, esencialmente, con los diferentes alcaldes que han dirigido los destinos municipales durante todo el proceso y hasta el momento actual.

-¿Cómo percibió todos esos favorables comportamientos, viniendo de una fragmentación de fuerzas tan impropia?.

-Reconozco y proclamo que se hizo política con mayúsculas, una política que ha propiciado el apoyo sistemático de todas las administraciones públicas, entidades corporativas y asociativas: ayuntamiento de Pliego, administración regional, con especial mención a la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Confederación Hidrográfica del Segura, Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Federación de Cooperativas Agrarias de la Región de Murcia (FECOAM) y Junta Central de Usuarios Regantes del Segura, siendo destacable, igualmente, otra de nuestras fortalezas, esa unión de todos los agricultores de la huerta de Pliego en una única comunidad de regantes, situación actual que por su inexistencia, allá por el año 1988, impidió transformar en realidad vital el plan de modernización que ya, hace más de 30 años, se practicó en la huerta de la vecina localidad de Mula.

-Se hacía imprescindible abordar un proyecto de Plan de Modernización de toda la Huerta de Pliego, ¿no?.

-Efectivamente. Y, en el “Sector II Huerta Baja”, ejecutar un plan de modernización al carecer de infraestructura de sistema de regadío por goteo; en el “Sector I Huerta Alta”, mejorar las deficiencias e implementar nuevas técnicas de control de regadío e introducir la energía solar, además del cubrimiento de balsas para el ahorro de agua y la consiguiente disminución de los costes energéticos. Todas estas inversiones se hallan en fase de finalización y vienen apoyadas, desde su inicio, por la Consejería de Agricultura, departamento comunitario que redactó y presentó el proyecto para su financiación con Fondos Europeos, con la correspondiente participación de la Administración Regional y Nacional.

Cifras relevantes

-¿De qué cantidades monetarias estaríamos hablando?.

-Tales inversiones, cifradas en casi 14 millones de €uros, han requerido, entre otras muchas actuaciones, la instalación de redes principales, secundarias y terciarias para el regadío computarizado en las más de 2.500 parcelas abastecidas, amén de sus correspondientes hidrantes, instalación de dos campos de energía fotovoltaica para el bombeo entre embalses existentes, plenamente interconectados, así como para la elevación del agua extraída del pozo de “Las Anguilas”, cubrimiento de dos balsas de regadío para el ahorro del agua impidiendo la evaporación y, por último, la instalación de un sistema de gestión integral de la comunidad de regantes, donde impera la tecnología de máximo control, redes “wi-fi” y, en definitiva, unas instalaciones de plena vanguardia propias del siglo XXI que, adicionalmente, han contado con el reconocimiento oficial a nivel europeo.

-¿Y qué impresiones tiene Vd. y todo su equipo de colaboradores, tras un trabajo tan impecable y efectivo?.

-Podemos afirmar que se han colocado las bases para la definitiva consolidación y puesta en marcha de los regadíos en Pliego. A muy pocos meses del arranque de los nuevos sistemas de regadíos, para la huerta local, nos encontramos con un innegable potencial para la reactivación económica de la agricultura en el municipio, renovado reto que se nos presentará en un futuro inmediato. Contamos con fortalezas, como consecuencia de esa vanguardia, representadas por la capacidad de producción agrícola de alta calidad y reducido coste de los nuevos sistemas hídricos. La titularidad de las tierras también es un valor importante, bajo el protagonismo de pequeños y medianos agricultores, sin posibilidad de abandonar estas tierras, por otras, en diferentes zonas de la Región. Y las parcelas quedan muy ligadas e identificadas con sus propietarios, vecinos de Pliego y Mula, prácticamente en su totalidad. Es un conjunto de fuertes y sólidos valores que necesitamos aprovechar para que afloren los cultivos de estas tierras, en aras de una economía sostenible e integrada con el patrimonio cultural y natural de Pliego.

Quedan debilidades por afrontar

-¿No contabilizan debilidades de ningún tipo?.

-Por supuesto que sí. Las inversiones pendientes por cada propietario o el marcado minifundio que entorpece la rentabilidad de las producciones de esas parcelas. Y es que, en realidad, nos queda un reto último: gestionar ese minifundio microparcelario, rentabilizar los cultivos y desarrollar vías de financiación, así como ayudas públicas a la puesta en marcha de esos nuevos productos que hagan sostenible la economía para los agricultores de Pliego. Por eso, precisamente, quiero aprovechar esta oportunidad que nos brinda “El Noroeste” para agradecer, en nombre de todos los agricultores de Pliego y en el mío propio, a todas aquellas instituciones públicas y privadas que han hecho posible que hayamos alcanzado un hito histórico en este municipio, resaltando el sacrificio económico que han realizado y están soportando los regantes del “Sector I Huerta Alta”, en primer lugar y debido a los mencionados problemas de financiación, y los del “Sector II”, igualmente y con la finalidad de compensar su patrimonio con el “Sector I”. Surgirán nuevos retos, pero debemos consolidar nuestros pasos y estos fuertes avances, sin olvidarnos de seguir desarrollando nuevos horizontes. Mi gratitud, sincera y sentida, por haber podido encabezar, con humildad y responsabilidad, este ambicioso e ilusionante proyecto, representando a todos los agricultores, cuyo sacrificio ha sido el motor esencial en todo el proceso. Quedan en nuestra memoria todos aquellos que no pudieron ver fraguarse esta transformación, como mi padre, entre otros muchos. Personas que contribuyeron, en su momento, a la base de la economía de Pliego y a la formación del capital humano que ha ayudado, mediante sus conocimientos y capacidades, a la consecución de este sueño que, ahora, vemos y percibimos despiertos.

-Es un lujo hablar con Martín, hombre de mundo, trabajador, estratega, incansable, tenaz, atrevido, animador, motivador y gran persona que, además de Presidente de la Comunidad de Regantes de Pliego, es, igualmente, Presidente de la Cooperativa La Vega de Pliego, a la que, a no mucho tardar, dedicaremos otra doble página semejante, porque, en ella, también se mueve, de manera importante, la economía local. Adicionalmente, no vamos a ocultar que es ingeniero en electrónica industrial y automática, profesor de sistemas electrónicos, catedrático de tecnología y director del “IES Ribera de los Molinos, de Mula. No sabemos de dónde consigue tiempo para tanto, pero sí aseguramos que sus tareas asumidas las atiende con rigor, profesionalidad y serio compromiso. Una persona para estudiar, imitar y tener como espejo en el que mirarnos. Buenos días.