Ya en la calle el nº 1047

El mejor amor

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

El mejor amor
El mejor amor

Aquel amor empezó siendo una quimera, un imposible que al hombre le llegó de improviso, aunque hacía muchos años que había estado pensando en ella, porque ella era la mujer de su vida y así se lo había confesado a los íntimos, lo había guardado en una preciosa arqueta de su corazón y de vez en cuando la abría y lo miraba para solazarse, era su esperanza, su esperanza y su deseo, todos tenemos algo así, un secreto que guardamos toda la vida y que, por desgracia, no siempre tenemos la oportunidad de mostrarlo y menos aún la esperanza de disfrutarlo algún día, por eso el hombre postergó el encuentro, porque nunca creyó que fuese posible, disfrutó y sufrió aquella emoción reservada que fue verdadera durante toda su existencia, aunque remotamente y en sueños tuvo la esperanza de que algún día habrían de cruzarse sus caminos, pero pasaron los años y cada cual fue en una dirección opuesta, como si el destino se hubiese empeñado en separarlos, él la miraba de lejos y la veía guapa e inalcanzable, y ella tal vez ni siquiera lo miraba, durante muchos años, una vida entera, las cosas fueron así, cada uno por su lado acompañado por su familia y en su mundo particular, pero es posible que ella fuera feliz y él no tanto, que los vientos del tiempo los arrastraran de un modo diferente hasta que, hartos de no encontrarse, la casualidad les ofreció un pretexto, los anales del lugar donde han vivido siempre cuentan que ella quedó viuda y que durante bastantes años no permitió la cercanía de ningún hombre, él, que había hecho su vida en otra ciudad, padeció otras tribulaciones, y, aunque tuvo buenos momentos y en algunas ocasiones una existencia plena, no dejó jamás de pensar en ella, de preguntarse cómo habría sido su vida hasta que, y todo parecía un sueño, un sueño irrealizable, una amiga común los puso en contacto casi por arte de magia, de eso hace tres años y, en efecto, acaban de cumplir su tercer aniversario y son felices, viven juntos, comparten la vida y los sueños, han pasado por todas las etapas, han sido muy dichosos dentro y fuera de la cama, han sido amigos, confidentes, se han ayudado cada día, han gozado de la luz y de la belleza y ahora se miran agradecidos y complacientes, como si ninguno de los dos hubiese agotado su curiosidad de saber del otro, pero en este largo camino no han dedicado ni un solo minuto a recompensar la generosidad del otro, porque hace tiempo que saben que el amor es infinito e insondable, que no se explica ni se razona ni se justifica, sino que se da y se toma sin más, porque es un derecho que los amantes poseen desde  el principio, desde que la magia les tocó el rostro, se miraron y lo comprendieron todo, se habían enamorado y no conocían los motivos, tal vez porque el amor solo es misterio y el misterio no tiene razones que puedan explicarse.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE