Juan María Vázquez/Senador del Partido Popular

El Mar Menor no puede esperar. No puede esperar más. Así lo pide una sociedad que demanda soluciones inmediatas y, por encima de todo, así nos lo exige un Mar Menor sometido a una situación que nos urge a intervenir de modo inmediato con acciones, con determinación y con las soluciones propuestas por científicos y expertos.

Soluciones que necesitan el compromiso de todas las administraciones: la local, la autonómica y la estatal. Administraciones que tienen que estar plenamente implicadas, coordinadas, comprometidas en seguir una ruta común, un programa común, un plan que, además,  ya se marcaron hace tres años con el consenso científico y el aplauso social denominado Plan Vertido Cero, un plan destinado a la eliminación de los vertidos y a la restauración de la laguna.

Sin embargo, este Plan que el Mar Menor nos urge, quedó en el cajón del Ministerio de Transición Ecológica desde el inicio de la legislatura socialista sin entender nadie el por qué, probablemente porque no eran ellos los autores. Mientras que la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y los municipios ribereños avanzaban en sus compromisos para ayudar a combatir años de regresión y dentro de sus limitadas competencias,  el Gobierno de España decidió no avanzar en ninguno de los compromisos, como así lo evidencia su negativa a incorporar presupuesto alguno para las actuaciones del Plan Vertido Cero en los Presupuestos Generales de Estado, a pesar de las enmiendas presentadas por el Partido Popular. Es más, la única noticia que ha dado la Ministra de Transición Ecológica para resolver la crisis ambiental del Mar Menor ha sido su negativa a ejecutar el Plan sin entender que, abandonar el Plan Vertido Cero es abandonar el Mar Menor a su suerte.

Han pasado tres años de inacción del Gobierno de España con 0 actuaciones  desde la publicación del Plan y el Mar Menor no puede espera más. Porque esa inacción se traduce a día de hoy, sólo como ejemplo, en 30 millones de litros de agua descontrolada con fertilizantes que se vierten directamente al Mar Menor a través de la rambla del Albujón. Un volumen equivalente a más de 130.000 bañeras llenas. ¡Cada día!. Millones de litros con fertilizantes que deberían ser recogidos y tratados por infraestructuras hechas para tal fin si el Plan Vertido Cero se hubiera ejecutado.

Los episodios de anoxia que ha sufrido el Mar Menor desde el día 15 de agosto con la muerte de peces y crustáceos han puesto de manifiesto que la inacción sobre el Mar Menor tiene graves consecuencias que podrían llevar a la laguna a un punto de no retorno.

Por eso y una vez más,  científicos y expertos han urgido a que las administraciones competentes actúen con celeridad en dos puntos específicos ante la crisis ambiental que estamos viviendo:

En primer lugar, es urgente disminuir los efluentes del acuífero sobre el Mar Menor, disminuyendo el nivel freático y las aportaciones, sobre todo, desde la rambla del Albujón.  La Confederación Hidrográfica del Segura debe actuar en el marco de sus competencias y atajar el problema principal de vertidos que actualmente tiene el Mar Menor, confederación que a su vez depende del Ministerio de Transición Ecológica.

En segundo lugar, es urgente también actuar sobre la Gola de Marchamalo, restaurando su calado ya que los sedimentos acumulados en los últimos años  han ido colmatándola. Estas labores de mantenimiento que hasta el 2017 eran periódicas están interrumpidas desde entonces. Y es la Demarcación de Costas,  dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, la responsable de llevarla a cabo. La restauración del calado ayudaría a oxigenar el Mar Menor, a mejorar la circulación del agua y a prevenir una catástrofe aun mayor ante la más que posibles borrascas otoñales al habilitar una salida para el agua de las tormentas.

El Presidente López Miras ha trasladado reiteradamente su compromiso al Ministerio de Transición Ecológica. Le ha ofrecido un órgano de coordinación; le ha solicitado un alto comisionado que esté al frente del plan; le ha trasladado que si no quiere ayudar el Gobierno de España, que se cedan las competencias para que el Gobierno de Murcia pueda realizarlo con todas las garantías legales, incluso acometiendo desde la Comunidad Autónoma el gasto de las actuaciones que debería acometer el Gobierno de Sánchez como son las obras del Colector Norte, infraestructura nuclear prevista en el Plan Vertido Cero. Les ha exigido compromiso. Pero necesita una respuesta que no llega de un Ministerio de Transición Ecológica que está ausente ante la crisis ambiental del Mar Menor.

Es urgente actuar ya. Existe conocimiento científico para dar una solución. Existe un Plan Vertido Cero para resolver definitivamente esta situación. Es tiempo de compromisos del Ministerio de Transición Ecológica que no puede seguir escudando su responsabilidad y su inacción en evasivas que ya nadie entiende.

EL Mar Menor no necesita ni visitas vacuas, ni palabras vacías de contenidos, ni helicópteros electorales, ni paseos a ninguna parte. El Mar Menor exige compromisos que permitan desarrollar, desde todos los ámbitos, aquellas acciones necesarias para que nunca mas vuelvan a repetirse las imágenes que tanto nos preocupan y sobrecogen a los murcianos. El Mar Menor no puede esperar más.