Ya en la calle el nº 1052

El investigador Marco Mazón Gomariz plantea que La Almoloya fuera una ciudad sagrada de la cultura argárica

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

El investigador de la faceta religiosa de la Cultura de El Argar, Marco Mazón Gomariz, ha realizado un Trabajo Fin de Máster de Ciencias de las Religiones (Universidad Complutense de Madrid), en el que propone que, el asentamiento argárico de La Almoloya (Pliego), pudo haber sido una ciudad sagrada de la cultura argárica. 

Propone que la situación aislada de La Almoloya y su poder político (al haberse hallado allí la tumba más rica de todo El Argar y una estructura edilicia de tipo “palaciego”), podrían corresponderse más con una ciudad sagrada o centro ceremonial que simplemente con un palacio sin ninguna connotación religiosa. 

Comenta que, a menudo, los templos en Próximo Oriente se ubicaban en lugares muy visibles, no ya para ver, sino para ser vistos, igual que el centro ceremonial de Castillejo del Bonete, en Ciudad Real, y coetáneo a la Cultura de El Argar, que también se halla en un lugar destacable.

«Las mismas características que el equipo de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona) defiende para los palacios, como los talleres, los almacenes de víveres o la industria textil o metalúrgica, también era aplicable a los templos, pues estos, desde Egipto hasta Mesopotamia y pasando por Anatolia, eran también entidades económicas. La gente llevaba grano y otros alimentos al templo para sustentar al dios; de ese modo, el dios sustentaría el mundo», dice. 

La sala H9, definida como “Sala de Audiencias”, (a la que él ha denominado “sanctasanctórum”, usando paralelos de Próximo Oriente) comparte características con muchas salas de culto de Próximo Oriente, como los bancos corridos, el podio y el “fuego sagrado”, por lo que él cree que es probable la realización de ceremonias en dicha sala, y que una persona (en este caso, la “princesa” de La Almoloya con su enjoyado de plata y su diadema) pudiera encarnar a la divinidad, igual que se ha propuesto para los palacios minoicos, los cuales, según la investigadora Nanno Marinatos, eran centros rituales. 

El investigador Marco Mazón Gomariz plantea que La Almoloya fuera una ciudad sagrada de la cultura argárica
El investigador Marco Mazón Gomariz plantea que La Almoloya fuera una ciudad sagrada de la cultura argárica

«En Próximo Oriente estaba muy extendida la idea de que los dioses se reunían en la cima de una montaña santa para debatir en una asamblea divina los destinos del mundo; quizá en La Almoloya se emulaba algo parecido. Quizá La Almoloya era una especie de Nippur. Nippur era la ciudad más sagrada de Mesopotamia; allí, en el Ekur (una especie de templo-montaña), tenía lugar la Asamblea de los dioses, y a tal ciudad acudían los reyes de toda Mesopotamia para buscar la legitimación religiosa».

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco