Laura Morales Sánchez y Dolores Sánchez Moreno, alumnas del IES Vega del Argos de 1º de Bachillerato de Ciencias

A principios del curso 2012-2013 el gimnasio y los vestuarios del IES Vega del Argos fueron finalmente clausurados. Tras varios años de lucha intentando solucionar el problema, una revisión de Sanidad y técnicos de la Consejería de EdInstalación clausuradaucación fue la causa que puso fin a la utilización de dichas instalaciones. Inmediatamente después de considerar el informe elaborado por los expertos, Don Nicolás del Toro, director del centro, determinó el cierre de las instalaciones, ya que no pueden considerarse calificadas para el uso que se les daba (aula deportiva y aseos); en definitiva, no cumplen la normativa.

Desde la apertura del centro en la década de los 60, dichas instalaciones no han experimentado ninguna reforma. Como es de suponer, por el uso y el paso de los años, el estado tanto del “gimnasio” como el de los vestuarios se ha ido deteriorando. Presentan en el falso techo varias láminas peligrosamente desplazadas y multitud de agujeros, así como numerosas brechas en las paredes; las duchas están completamente inservibles, los grifos oxidados, aunque algunas ni tan siquiera están provistas de grifos; los lavabos inutilizables… El panorama empeora con la inexistencia de unos aseos; los del centro están muy retirados y no se contempla su empleo como opción alternativa. Todas estas condiciones insalubres son las que llevaron al cierre de estas instalaciones tras la visita de Sanidad y los técnicos. Por otra parte, a pesar de que se siguen utilizando, las pistas no son aptas, pues son de asfalto. Además poseen grietas, pudiendo provocar alguna caída o accidente que se vería agravado por el alto componente abrasivo. Tampoco están cubiertas, impidiendo así, aún más, el buen desarrollo de las clases de educación física, sobre todo en días de lluvia, nieve, calor extremo… Los docentes se ven obligados a recurrir a las clases teóricas, desenfocando el objetivo principal de la asignatura: la práctica.

El departamento de educación física y la dirección del centro, junto con la colaboración de la AMPA, llevan años movilizándose para poner fin a tan preocupante situación. En los últimos cuatro años la actuación se ha visto incrementada. Por su parte el departamento de educación física ha realizado numerosos escritos en los que expone su preocupación por la falta de seguridad de las instalaciones, desentendiéndose de cualquier responsabilidad ante los posibles accidentes que puedan sufrir los alumnos en el transcurso de las clases; y sobre todo pidiendo que se tome alguna medida al respecto. Simplemente se reclama aquello que, según el Real Decreto 132/2010 de 12 de febrero publicado en el BOE nº 62, es requisito mínimo para institutos de enseñanza secundaria para impartir la educación con garantía de calidad.

Después de muchos esfuerzos por parte de la AMPA y el centro se consiguió que en 2008 la Administración aprobara un presupuesto para la renovación y mejora de las instalaciones deportivas. Rápidamente la noticia se extendió, incluso se publicó en el periódico local (junio de 2008). La gran sorpresa para todos fue que finalmente no llegó a materializarse.En 2010 el departamento de educación física presentó un informe gráfico muy detallado de las instalaciones deportivas a don Nicolás. Dicho informe fue enviado a la Consejería de Educación. El 17 de noviembre de este año el director del centro y algunos miembros de la AMPA acudieron a la Consejería y pusieron al tanto de la pésima situación a la Directora General de Centros, Mª José Jiménez Pérez, quedando a la espera de que enviaran técnicos al instituto para contrastar dicha información. Posteriormente como respuesta, el 21 de diciembre de 2010 otra vez la Administración se comprometió a construir un pabellón, lo que se refleja a través de un comunicado (II PACTO SOCIAL POR LA EDUCACIÓN RED DE CENTROS, 21/12/10). Las obras comenzarían en el año 2012. El 7 de febrero de 2011 la Consejería envió un escrito oficial a don Nicolás, donde se detallaba la construcción de un pabellón de 600-700 m2 con vestuarios incluidos. Todo parecía ya resuelto. En este mismo año se realizan los primeros ajustes en la Región de Murcia, con la comunicación de que no había recursos suficientes para llevar a cabo la esperada renovación de las instalaciones, el escrito nombrado anteriormente había sido anulado. La mayoría de los recursos disponibles irían destinados a los afectados por el seísmo que sacudió la ciudad de Lorca el día 11 de mayo de 2011. La aprobación con la posterior denegación del presupuesto desató la indignación general del centro. No se daba crédito a la negativa después de tanto tiempo de espera; surge a la vez un malestar general al no haber atendido las insistentes peticiones ni en este momento ni en el período de bonanza económica. Sin embargo esta noticia no provocó la decadencia ni el cese de las actuaciones, sino que las renovó e intensificó.

 

A comienzos del curso 2012-2013, clausuradas ya las instalaciones, como medida puntual se estudió la posibilidad de utilizar de forma compartida con otros dos centros, IES Alquipir y CP Begastri, la instalación cubierta M3. Tras el análisis de esta propuesta se llegó a la conclusión de que no era viable, puesto que el número de estudiantes era excesivo, no encontrando un horario compatible. A esto se le suma el inconveniente de que los alumnos del IES Vega del Argos tendrían que desplazarse, viendo muy reducido así su tiempo de clase. No olvidemos que el 21 de noviembre de 2012 se mantuvo una reunión con el Director General de Infraestructuras y Promoción Educativa de la Conserjería de Educación, Formación y Empleo de la Región de Murcia, José María Ramírez Burgos. Éste ya estaba al tanto de la situación, pero defendió su posición alegando que no había recursos suficientes; Lorca seguía siendo una prioridad indiscutible. Bien informados, algunos asistentes le reprocharon la reconstrucción de algunas estructuras en otros centros de la Región. Ramírez Burgos se desentendió completamente, él no había dirigido esos proyectos. Ante la inesperada desgracia de Lorca resultó comprensible que gran parte del dinero fuera para ayudar a los damnificados por el terremoto. Por esto, como alternativa a la realización de la totalidad del proyecto de las instalaciones deportivas, se propuso que al menos comenzaran renovando los vestuarios, estimando que éstos eran lo primordial. El Director General no contemplaba la idea como realizable.

Como consecuencia de la nueva negativa, la AMPA dejó claro que se llevarían a cabo todas las manifestaciones sociales que se consideraran convenientes, a lo cual el Director General pidió serenidad. En última instancia varias fueron las propuestas que se le plantearon a Ramírez Burgos para solucionar el problema a medio plazo; entre ellas: techar una pista polideportiva (20X40m) para poder impartir las clases de educación física en días de lluvia o calor extremo, así como unos vestuarios temporales y compartir el coste de las obras con otras instituciones (Dirección General de Deportes y Ayuntamiento de Cehegín). Éste quedó al pendiente de estudiarlas. Aún así no se consiguió que las obras se iniciaran; solo se han ido obteniendo falsas esperanzas.

Cansados ya los alumnos del instituto ante esta problemática tomaron cartas en el asunto organizando sentadas como protesta. Estas fueron iniciadas el lunes 29 de abril; consisten en la interrupción de las clases de educación física durante los diez primeros minutos que van progresivamente aumentando en otros diez cada semana hasta fin de curso si la administración no da antes ninguna solución al problema. Varios medios de comunicación ya se han hecho eco de estas protestas. Recientemente, tras haber solicitado una reunión con el presidente de la Región, los miembros de la AMPA, del centro y el alcalde de Cehegín han sido recibidos por el consejero, Constantino Sotoca, el cual quedó estupefacto al ver el estado de las instalaciones en unas fotos y vídeos que se le mostraron, al parecer no conocía que fuera tan pésimo. Éste asegura que atenderán la petición a pesar de la etapa de crisis por la que atravesamos, pidiendo si fuera preciso un préstamo para cubrir el presupuesto. Se estima que el valor aproximado del total de las obras a realizar es de 1 millón de euros. Para minimizar el impacto económico la obra se realizaría en distintas fases, en varios años. A raíz de esta junta se contempla la posibilidad de que se concedan 100.000 euros para comenzar la renovación de los vestuarios. En los próximos días se emitirá un comunicado con la decisión tomada por la Consejería.

Es conocido de todos que el deporte es beneficioso en numerosos aspectos de la vida, como a nivel físico, a nivel psíquico y a nivel socio afectivo, o sea que mejora la calidad de vida. Por este motivo el centro, padres y alumnos están decididos a tomar las medidas que se consideren oportunas para que de una vez por todas, la asignatura de educación física deje de ser un problema en el IES Vega del Argos.