CARM

El hospital comarcal del Noroeste contará con un quinto quirófano antes del verano. El consejero de Salud, Manuel Villegas, realizó este anuncio durante su visita al centro de Caravaca de la Cruz, donde se reunió con el equipo directivo para conocer los planes que permitirán alcanzar los objetivos fijados en el acuerdo de gestión firmado recientemente.

El Servicio Murciano de Salud (SMS) destinará cerca de 700.000 euros a la construcción del nuevo quirófano y a efectuar mejoras en los quirófanos y pasillos quirúrgicos del hospital. Las mejoras se concentran principalmente en la climatización y la estanqueidad de los cuatro quirófanos existentes, lo que redundará en beneficio de las condiciones ambientales y supondrá un importante avance en las medidas de eficiencia energética del área quirúrgica.

Además, en febrero el hospital adquirió la máxima certificación en gestión medioambiental, la que se establece conforme a la norma ISO 14.001-2015, de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

Más recursos

Asimismo, el hospital Comarcal del Noroeste ha incorporado recientemente un nuevo TAC (Tomografía Axial Computerizada), que supone una mejor atención a los pacientes y en el que se han invertido 305.000 euros. El nuevo equipo es de última generación y supone un gran avance en cuanto a calidad de imágenes y precisión en el diagnóstico. El TAC permite obtener imágenes del interior del organismo en forma de cortes trasversales con imágenes tridimensionales y detectar desde un tumor a una patología ósea. Anualmente se vienen realizando alrededor de 7.000 exámenes radiológicos en el centro.

Otras inversiones

Durante 2017 también se llevaron a cabo mejoras en los paritorios y adquisición de equipamientos como nuevas cunas térmicas, camas de partos y lámparas, y se mejoró la depuradora de aguas residuales del laboratorio y la monitorización de la zona de urgencias del hospital.

El hospital del Noroeste es el centro de referencia para los municipios de Caravaca de la Cruz, Bullas, Calasparra, Cehegín y Moratalla, y presta asistencia a una población de 70.000 habitantes. Cada año atiende una media de 130.000 consultas, 43.000 urgencias, 4.700 ingresos y 4.300 intervenciones quirúrgicas.

Igualmente, el pasado año se renovaron los equipamientos con mayor impacto en la seguridad del paciente y en la prevención de riesgos laborales de los trabajadores como el sistema de extinción de incendios del archivo de historias clínicas en el Centro de Salud de Cehegín y se llevó a cabo la climatización del Centro de Salud de Moratalla.

Nuevo centro de hemodiálisis en Caravaca de la Cruz

Por otra parte, el área del Noroeste cuenta desde hoy con un nuevo centro de hemodiálisis con el que se pretende acercar el tratamiento a los pacientes en centros específicos fuera de los hospitales, cerca de su zona de residencia.

El consejero Manuel Villegas inauguró  el centro ‘Diaverum’ que atenderá entre 50 y 55 pacientes del área de influencia del hospital comarcal del Noroeste, que reciben hemodiálisis extrahospitalaria.

Los pacientes recibirán asistencia por parte de personal especializado, médicos especialistas en nefrología, enfermeros con formación acreditada en hemodiálisis y auxiliares de enfermería, además del personal no sanitario imprescindible para el normal funcionamiento del centro.

También se facilita a los pacientes la medicación no hospitalaria habitual para la correcta realización de las sesiones de hemodiálisis y la necesaria para atender las incidencias producidas durante la sesión, así como la dieta precisa, además de las determinaciones de analíticas urgentes básicas.

El centro dispone de cinco salas independientes distribuidas en 1.500 metros cuadrados. La duración del contrato es de 5 años, prorrogable año a año hasta los 10 años, por un importe de 6 millones.

Los pacientes que reciben diálisis son aquellos que padecen insuficiencia renal crónica y que, a juicio de los servicios de Nefrología, cumplen con los criterios clínicos necesarios para poder ser atendidos en centros de diálisis extrahospitalarios concertados. Cada uno de ellos recibe una media de tres sesiones a la semana.

Más de 125.000 murcianos padecen enfermedad renal crónica, de los cuales más de 1.800 están en tratamiento renal sustitutivo (hemodiálisis y diálisis peritoneal), terapia que tiene como finalidad suplir parcialmente la función de los riñones.