GLORIA SÁNCHEZ DOMENECH

Una nueva edición del Festival de la Canción Scout concentró el pasado fin de semana a 31 grupos scouts murcianos. Desde el año 1979 se lleva realizando este Festival en distintos lugares de nuestra Región; esta vez volvió a ser Murcia la ciudad anfitriona de este gran evento. El G.S. Nuestra Señora del Carmen- 76 junto con el equipo federal fue el encargado de organizar este evento tan importante para el escultismo.En este evento se celebraba de forma simultánea el XXXVI Festival Regional de la Canción Scout y la conmemoración de San Jorge, Patrón de los Scouts.

En el FestiJorge

En el FestiJorge

Entre los grupos asistentes se encontraba el G.S. Cueva Negra de Caravaca que por primera vez disfrutaba y animaba junto con los demás grupos a los grupos participantes. Los jóvenes se desplazaban hasta Murcia el sábado 14 a tempranas horas de la mañana. Tras montar la zona de campamento, llegaron a los jardines del Malecón donde los recibieron las autoridades, junto con el presidente de la Federación y el Coordinador del grupo organizador para inaugurar esta nueva edición del Festijorge.

Por la tarde, el Festival tuvo lugar en el Cuartel de la Artillería de la ciudad. Los grupos participantes fueron el G.S. Boscos, G.S. La Purísima, G.S. El Carmen, G.S. Imhlala-Panzi, G.S. Ciudad del Sol y el G.S. Gilwell. Siendo el G.s Imhala- Panzi el ganador de esta edición y pudiendo así representar a Murcia en el Certamen Nacional que tendrá lugar del 28 de abril al 1 de mayo en Murcia. Por la noche, disfrutaron los más pequeños de una actuación de magia mientras que los mayores cantaron y bailaron con la música de un gran grupo musical.

La jornada de domingo comenzaba a las 8 de la mañana con la recogida de la zona de acampada y posteriormente la manada caravaqueña participó en la “Jorgeolimpiada” representado a Guatemala. Mientras tanto la Tropa disfrutaba de una gran gymkana en el que velocidad y astucia eran protagonistas.

A las 16:00h tuvo lugar la clausura del evento con el arriamiento de la bandera. El tiempo acompañó en todo momento y en el que entre cantos y juegos se respiraba un ambiente de compañerismo, diversión y aprendizaje que tanto caracteriza al escultismo.