Fernando Moreno/Diputado socialista en la Asamblea Regional

En política no vale todo, bochorno, vergüenza y tristeza, mucha tristeza por la imagen que está protagonizando la Región de Murcia en las últimas semanas, un gran circo mediático a consecuencia de los ataques que esta sufriendo la institución regional, ataques orquestados por dos personas que curiosamente nunca han ganado unas elecciones, López Miras y Teodoro García.

Para estas personas, todo vale con tal de mantener el poder: compra de voluntades, transfuguismo, abrazarse a la extrema derecha, hasta el punto de ser capaz de entregar la educación y la cultura de nuestra Región a la extrema derecha.

Si una cosa tengo clara es que a la política se llega por vocación de servicio público, por tratar de mejorar la vida de las personas. Sin embargo, hemos observado que tristemente no todos pensamos igual. Para López Miras, su primer y único fin en política es aferrarse al poder a cualquier precio, si para ello hay que saltarse a la torera la voluntad de el millón y medio de murcianos y murcianas, no tiene problema alguno, o si hay que cambiar la ley del presidente por interés personal, pues a cambiarla. Estos son los únicos menesteres de López Miras que lo han traído de cabeza en los últimos meses. ¡Con la que esta cayendo!

Muy atentos;

López Miras con sus 16 votos; más los 3 votos de los tránsfugas de VOX, ahora responsables de las políticas de educación y cultura en la Región de Murcia; sumándolos, a los 3 votos de los tránsfugas de Cs, los mismos que 48 horas después de firmar una moción de censura fueron capaces de venderse y entrar a formar parte del Gobierno Regional antes de votar la moción de censura que ellos mismos firmaron, y a todo este sin sentido le sumamos el apoyo camuflado en abstención de Alberto Castillo Presidente de la Asamblea Regional, la persona que debería salvaguardar la institución y no contribuir a que esta sea violada.

Todo este circo es la operación que López Mira y Teodoro han gestado y de la que se sienten muy orgullosos, tanto ellos como su partido. Todo un atentado a las reglas democráticas para asegurarse una mayoría parlamentaria que los/as murcianos/as no les otorgaron en las urnas.

No siendo suficiente todo lo anterior, López Miras, también ha sido incapaz de cumplir el Pacto Anti-Trasfuguismo al que se comprometió́ su partido, ni siquiera ha respetado las reglas internas (sobre tránsfugas) del PP; con todo ello, ha construido un Gobierno de la vergüenza para los murcianos y murcianas donde la mitad de sus integrantes son tránsfugas de sus respectivos partidos, incluso la nueva consejera de Educación y Cultura es una reafirmada negacionista de las vacunas. Vaya panorama.

El presidente del Gobierno de la vergüenza, se ha atado de pies y manos entregándose a la extrema derecha, la misma que pide a gritos derogar la Ley del Mar Menor e implantar, entre otras barbaridades, el veto parental que atenta contra la formación integral y libre de nuestros menores.

La victoria de la que tanto habla el PP es la victoria de la vergüenza. Por suerte somos más los que creemos que por encima de todo esta la ética, el respeto a las instituciones, a la sana democracia y a las reglas del juego.

En la Región tendremos un serio problema si normalizamos las practicas corruptas que sostiene con pinzas este Gobierno Regional. Esta situación no se sostiene de ninguna forma, echar la culpa de todo al Gobierno Central, ya no cuela, por lo que no queda otra que convocar elecciones para que los ciudadanos de la Región de Murcia vuelvan a decirle al PP, que no quieren mas tránsfuga, corrupción política y compra-venta de voluntades.

Y es que, como decía al principio de este articulo, en política no todo vale.