IU-VERDES

El Concejal de IU-Verdes en el Ayuntamiento de Bullas, Manuel Escámez denuncia el estado de abandono y apatía institucional en el que ha caído el enfrentado grupo que gobierna en Bullas.
Manuel Escámez manifiesta su preocupación por la situación que ha podido comprobar personalmente en los últimos días: personado en diversas oManuel Escámezcasiones en el Ayuntamiento para atender asuntos vecinales Escámez ha podido comprobar el escasísimo nivel de asistencia de los diversos concejales y del propio Alcalde de Bullas al Ayuntamiento o la oficina técnica.
Sin ir más lejos ayer 29 de diciembre, únicamente el Alcalde hizo presencia en la casa consistorial durante apenas un rato. Hoy día 30, no hay ningún responsable político municipal atendiendo a los vecinos pues, según le consta a IU-Verdes, el Alcalde ha hecho una rápida visita mañanera al Ayuntamiento, para ausentarse posteriormente por el resto de la mañana.
Esta actitud apática de los gobernantes es sumamente perjudicial para la ciudadanía de Bullas que, a menudo, no encuentra responsables institucionales que puedan atender sus demandas. Igualmente, supone que la mayor parte de proyectos importantes que este gobierno comprometió en su día, como el nuevo Plan General, se van a quedar sin hacer.
Sin duda alguna se ha trasladado ya al interior del Gobierno Municipal el grave conflicto interno creado en el PP de Bullas a resultas de la elección del candidato para las próximas elecciones municipales.
¿Tiene derecho un partido a trasladar a las instituciones su guerras internas? Pensamos en IU-Verdes que no, pero el PP de Bullas, ya lo ha hecho. Este enfrentamiento interno ha tenido, entre sus múltiples consecuencias, que el Alcalde haya despojado a diversos concejales díscolos de sus competencias municipales, asumiendo personalmente competencias que antes tenía delegadas en tres concejales, estas nuevas competencias son: Obras y servicios
Movilidad urbana, Nuevas tecnologías participación ciudadana, con las cuales el Alcalde asume irresponsablemente tareas de Alcalde y Superconcejal, algo poco operativo, aunque propio de su ya conocida tendencia a la egolatría.
Por todo ello, Escámez exige a los integrantes del Gobierno de Bullas que ejerzan con responsabilidad y diligencia las labores que les fueron encomendadas en su día por el pueblo de Bullas y, al menos durante el tiempo que resta de legislatura, dejen de trasladar al funcionamiento del Ayuntamiento sus guerras internas.