JAIME PARRA

El sábado 12 de junio en Caravaca de la Cruz se celebra el Torneo Femenino ITV Noroeste, una novedad dentro de la Tomir Cup, en un año en que el ya tradicional torneo alevín no se disputa.

Aunque, explica Mariano Oyonarte, director de la Tomir Cup, “la intención es que esta nueva modalidad de torneo de fútbol femenino venga para quedarse”.

Y es que el fútbol femenino cada vez despierta más interés entre las jóvenes de la comarca, que ya cuenta con tres equipos: Club Deportivo Cehegín, AC Caravaca y Fútbol Base Calasparra.

Éste último es un proyecto familiar, ya que nace por iniciativa de José Hernández (el coordinador del fútbol base en Calasparra), Javi Hernández (su hijo y entrenador del equipo femenino) y Marta Hernández (sobrina de uno y prima del otro, capitana del equipo).

Futuro del Fútbol Base Calasparra

Futuro del Fútbol Base Calasparra

En la temporada 2019-2020 echó a andar el benjamín-alevín, equipo de quince jugadoras entre los 8 y 13 años que vieron cómo se suspendía la temporada a causa de la crisis sanitaria que vivimos.

Más trabajo costó encontrar equipo para las jugadoras que van desde cadete en adelante. En la jornada de captación no reunieron las jugadoras suficientes para formar un equipo. Pero la insistencia de Marta, ya había disputado dos campeonatos de España con la Selección Murciana, dio sus frutos. Y dos meses más tarde el Fútbol Base Calasparra ya contaba con otro equipo.

A pesar de no poder competir hasta la fecha (aunque el año próximo ambos equipos estarán federados), no han dejado de entrenar.

Lunes, miércoles y jueves entrenan, jugando un día partido entre ellas con las jugadoras mezcladas.

Porque si el presente es bueno, el futuro aún es mejor, ya que para Javier Hernández sus jugadoras son buenas técnicamente, aunque les falta preparación física y experiencia.

Preparación física y experiencia que irán ganando conforme jueguen torneos como la Tomir Cup, un torneo para el que las ve motivadas. Y es que antes de aceptar la oferta de Mariano Oyonarte para participar en el mismo preguntó a sus jugadoras y la respuesta fue entusiasta.

A uno de los rivales, al AC Caravaca, ya le han vencido en un amistoso, señala Marta Hernández, centrocampista defensiva (aunque su experiencia y calidad la hace desenvolverse con comodidad en varias posiciones) de 16 años.

Marta, cuando le preguntas, define el equipo como en “proceso”, aunque con las últimas incorporaciones y con las alevines (que ya entrenan con ellas) que subirán de categoría la próxima temporada espera que sean capaces de competir con cualquier equipo.

Y ese es uno de sus objetivos de su participación en la Tomir Cup: aprender a competir, conocer su nivel real.

Pero el principal motivo para jugar es el de pasárselo bien, ya que como una piña asegura Marta que es la plantilla, una oportunidad para que las jóvenes disfruten de su deporte favorito y conozcan a gente nueva.

Fútbol Base Calasparra, el equipo creado por la familia Hernández, será un rival duro esta Tomir Cup. Y más para la temporada 2021-2022.

El fútbol femenino ya es una realidad en Calasparra.