Pedro Antonio Hurtado García

Fotografías: R. Mellado

Confirmada la suspensión de los actos festivos que Caravaca de la Cruz celebra, cada inicio del mes de mayo, con motivo de la pandemia del traidor coronavirus; suspendidas las procesiones de Semana Santa en todos los lugares, rumores sobre la permanencia o suspensión (parece que va a ser lo segundo) del “WARM UP Estrella de Levante”, de Murcia, que, en principio, anuncia un traslado a los primeros días del mes de octubre. También, el multitudinario “Entierro de la Sardina”, ya parece que asume, cuando menos, un traslado a fecha posterior. También, el que podríamos denominar, por los millones de espectadores que lo presencian en todo el planeta, el “festival de festivales”, ha anunciado su organización que “el certamen queda cancelado debido a la pandemia de enfermedad por coronavirus”, refiriéndose, lógicamente, al veterano y legendario “Festival de Eurovisión”, que, este año, tenía previsto celebrar la LXV edición, en la ciudad portuaria de Róterdam-Países Bajos. Confirmada, igualmente, la anulación del “Festival Internacional de Jazz de San Javier”, certamen que, tras más de dos décadas de celebración ininterrumpida, se ve asaltado por esta pandemia sobre la que los especialistas sanitarios recomiendan evitar todo tipo de concentraciones de personas y la organización, exquisita, como siempre, ya ha confirmado su suspensión, a pesar de que las fechas tradicionales se enmarcan en el veraniego y caluroso mes de Julio.

Cadena de acontecimientos suspendidos.- Allí, en San Javier, no solamente ha sido “víctima” el jazz, sino que los responsables municipales han dictaminado suspender, igualmente, la celebración de todo tipo de grandes eventos y festivales que, en ese municipio, existen programados para los próximos meses, tales como el “Festival de Teatro Amateur ‘Francisco Rubio’”, “Festival Internacional del Folclore”, “Evento ‘Hot Rally’”, “Festival de arte joven Imagina”, “Feria Outlet” o “Primera Airweek”, en la que se habían previsto diversos acontecimientos aeronáuticos, globos aerostáticos en la playa, exhibiciones aéreas y otros espectáculos de semejante naturaleza. Y queda en pie el “Festival Internacional de Música y Danza” que, por lo percibido, es muy posible que ya se haya suspendido cuando esta información vea la luz. En definitiva, parece lo más conveniente ante una situación de incertidumbre, inquietud, temor e inseguridad como la que nos ha planteado el maléfico “bichito”.

DANA o coronavirus.- Pero no es, eso, todo lo malo, sino que, por añadidura, cabe la posibilidad de que nos quedemos, simplemente por efectos comparativos, de seguridad, tranquilidad y responsabilidad, sin el “Festival la Mar de Músicas”, de Cartagena; “Festival Internacional del Cante de las Minas”, de La Unión y, en esa misma senda, cabría imaginarnos hasta la suspensión del “B-Side” septembrino, de Molina de Segura, donde ya saben lo que es suspender las fiestas, como ocurrió en su última edición, por la cruel DANA que azotó al municipio conservero, en cuyo caso no sería descabellado preguntarnos: ¿nos espera un 2020 sin festivales?. Sea como fuere y como responsables de trasladar a nuestros lectores la información del “Festival Internacional de Jazz”, de San Javier, así como del certamen minero unionense y el molinense “B-Side”, vamos, hoy, a referirnos al que se celebra al lado de las aguas del denostado Mar Menor, certamen sobre el que ya tenemos oficialmente anunciada su suspensión.

Colegas convertidos en amigos.- Echaremos de menos esas tardes en las que, mientras se oculta la luz natural, tomamos posiciones en nuestro escaño de prensa para ir percibiendo los compases iniciales de cada velada, mientras los técnicos afinan, comprueban, se afanan en lograr una sincronización perfecta, porque los artistas para los que trabajan no son aprendices, ni mucho menos. Cambiamos impresiones con nuestros compañeros fotógrafos oficiales del certamen, gigantes de las instantáneas más profesionales, como son Rafa Mellado y Goio Villanueva, doctores de la fotografía que el paso de los años, el intercambio de información y la recíproca ayuda, han convertido en amigos “a perpetuidad”.

Acontecimiento único.- El festival que dirige Alberto Nieto Meca, del que ahora hablaremos, es un acontecimiento único que los murcianos no valoramos en su justa dimensión: pereza para coger el coche, comodidad de quedarnos donde estamos, apatía para sacrificar otras citas, relaciones con amigos o lo que sea, todo muy respetable, que impide a mucha gente disfrutar de las rutilantes y brillantísimas estrellas que desfilan por el escenario de auditorio del “Parque Almansa”, aunque sabemos que les encantaría tomar parte en esas memorables veladas. Unas noches, cuando la luz natural ha terminado de hacerse presente y comienzan los sonidos musicales, escuchando a grandes del jazz, maestros, monstruos, legendarios, magos o como queramos denominarles, pero, en todo caso, excelentes músicos. Otros días, para otorgarles sus contrastes a las veladas, con veteranos invitados del funk, el soul, balada, blues, bolero, rock, rhythm and blues o el country, por citar solamente unos pocos géneros.

El “Premio del Festival”.- Por eso, decimos que echaremos de menos esas veladas que, ciertamente, son mágicas, míticas, gloriosas y colmadas de sorpresas, porque nos encontramos con estrellas que, pese a serlo, les ha costado mucho trabajo llegar al “pedestal” que ahora ocupan y, conscientes de ello y plenos de responsabilidad, no ignoran que arriesgan su prestigio en un certamen al que, ellos sí, saben otorgarle la categoría, valor y reconocimiento internacional del que goza el festival y, por lo tanto, ponen toda la carne en el asador a la hora de ofrecer sus actuaciones, viéndose reconfortados cuando, una noche del certamen, la que tiene programada su actuación, resultan galardonados con el apetecido y siempre bienvenido “Premio del Festival”, distinción que recogen ilusionados como si fuera la primera que reciben.

Carteles de enorme categoría.- Y, así, a riesgo garantizado de omitir a muchos, porque sería una lista interminable, nos viene a la mente toda esa serie de grandes artistas que no habrían pasado nunca por territorio murciano de no ser por el prestigioso certamen marmenorense y, además, algunos, incluídos los más grandes, lo han hecho en reiteradas ocasiones, como el desaparecido y virtuoso Kevin Mahogany, grande como artista y enorme en su humanidad, pero también hemos tenido allí al excelente pianista Chic Corea, al maestro del blues George Benson, el compositor, trompetista y director orquestal Wynton Marsalis, a la joven y refinada australiana Sarah McKenzie, o la estadounidense de éxito mundial Vonda Shepard. Pero, independientemente de que hayan repetido su presencia en el certamen, o no, resulta imposible dejar de mencionar a Melody Gardot, la extraordinaria compositora y cantante de jazz, nacida en Nueva Jersey; el mago de la guitarra Steve Vai, neoyorkino con más de 15 millones de discos vendidos; el estadounidense, aunque nacido en Alemania, Jackson Browne, quien nos ofreció una velada memorable. Y, a todo ello y para no resultar cansinos, hay que sumar lo más brillante, solvente y documentado del jazz mundial, grandes bandas, excelentes formaciones de soul y funk, pianistas, maestros del “Órgano Hammod B-3” o bateristas-cantantes como el joven maestro americano Jamison Ross. Pero, también, Johnny Winter, Keb’ Mo’, John Fogerty, Omara Portuondo, Al Jarreau, Marcus Strickland Quartet, Chicago, Raynald Colom Sexteto, Janiva Magness, Freddy Cole, Bobby McFerrin, The Mavericks, Kurt Elling Quintet, Eliane Elias y un incontable número de poderosos del jazz y otros géneros.

Imbatible equipo organizador.- El respaldo municipal, indefectiblemente, ha sido decisivo, al contar con el apoyo de los diferentes mandatarios que, a lo largo de los años de existencia del evento, han estado al frente de la Casa Consistorial de San Javier, pero la tarea de Alberto Nieto Meca y todo su equipo de personas entusiastas, decididas, animadas, entregadas, identificadas y siempre dispuestas, indudablemente, ha representado el músculo del certamen, la fuerza, la penetración en la sociedad, la captación del foco turístico que representa San Javier y sus poblaciones limítrofes, logrando para el festival, con su esfuerzo y tesón, la categoría de nacional, primero, e internacional, después. Por eso, a Nieto y su implicada gente, queremos felicitarles públicamente, porque, sin ellos, desde luego, no habríamos gozado, disfrutado, presenciado y tenido cerca a tan incuestionables estrellas del arte del pentagrama en sus diferentes y más relevantes géneros y estilos, amén de sacar el certamen a la calle y llevarlo, en determinadas ocasiones, a la pedanía de Santiago de la Ribera, coincidiendo con sus fiestas patronales; La Manga, en su tramo perteneciente a San Javier, o la Plaza de España, sin dejar de protagonizar pasacalles adicionales. Gracias de todo corazón y entendemos no equivocarnos si, esa gratitud, la testimoniamos en nombre de todos los aficionados que han desfilado por el “Parque Almansa” y ocupado sus escaños.

Colección interrumpida.- Nosotros, ahora, veremos interrumpida nuestra colorida colección de programas, que, desde el inicio del certamen, conservamos con cariño y mimo, porque el año 2020 nos deja un hueco inesperado, un salto en el tiempo, un periodo de aparente inactividad que no ha sido tal, ya que las gestiones, la programación, la sincronía y todo lo necesario, seguro, estaría preparado con la antelación habitual. Por eso, no hemos querido ni molestar a nuestro amigo Alberto Nieto, porque somos conscientes de la consternación que le embargará, seguro, no solamente por la conveniente y aconsejable anulación del festival de jazz en esta edición, sino porque, además, haya tenido como causante al maldito coronavirus. Buenos días.