CARM

La primera fase de la recuperación de conjunto conventual de San José de las Madres Carmelitas Descalzas de Caravaca de la Cruz ha comenzado, una vez que se han completado los trabajos y estudios previos necesarios. Estos documentos han sido objeto de la reunión de la comisión técnica de la que forman parte representantes del Instituto de Turismo (Itrem), de la Dirección General de Patrimonio Cultural y del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

Este inmueble histórico, fundado por orden de Santa Teresa de Jesús a finales del siglo XVI, fue adquirido por la Comunidad el año pasado con el fin de garantizar su plena conservación y potenciar su atractivo turístico y cultural todo el año. El conjunto conventual incluye el antiguo convento, su huerto, la Casa de las Mandaderas y la Iglesia de San José.

El Itrem, en coloración con la Dirección General de Patrimonio Cultural y el Ayuntamiento, ha realizado un estudio histórico-arqueológico del inmueble, que aporta nuevos conocimientos de la evolución del complejo conventual y del sorprendente valor de algunos elementos de la Casa de las Mandaderas (s. XVI), así como un estudio de patologías y análisis estructural que concluye que el edificio presenta buena estabilidad general y apunta algunos puntos de intervención necesaria.

También ha concluido el levantamiento planimétrico (plantas, alzados y secciones), realizado por la Dirección General de Patrimonio Cultural en base a fotogrametría digital, así como los trabajos de identificación de la evacuación de pluviales en patios y apuntalamiento puntual de un forjado, llevados a cabo por el Ayuntamiento de Caravaca.

Respecto a las intervenciones que se acometerán de forma inminente, el Itrem ha contratado un servicio durante los próximos cuatro años para el control y erradicación de termitas. Además, se está ultimando el proyecto para realizar, a comienzos de 2023, diversas obras de reparación, entre ellas, la consolidación de la espadaña, el arreglo del encuentro de cubierta de uno de los pabellones, la reparación de buhardillas, la consolidación de socavones en la tapia medianera y el retejado de la cubierta de la Casa de las Mandaderas.

Durante la comisión también se abordaron posibles actuaciones que se pondrían en marcha una vez concluida la primera fase, entre las que se encuentran el arreglo de la cubierta de la Iglesia y un concurso de ideas para la rehabilitación y puesta en uso del edificio, en el que se valorarán las aportaciones de los agentes locales, se tendrán en cuenta otros modelos de éxito y se estudiará la viabilidad de este inmueble para la explotación turística privada y usos relacionados con la hostelería, así como otros usos culturales o administrativos.