María José Soria / Concejal Socialista en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz

Si partimos de la base que a los menores hay que garantizar el derecho básico y universal de la alimentación diaria y con unos datos demoledores sobre los niños y niñas en España donde 1 de cada 3 niños y niñas  vive por debajo del umbral de la pobreza, es fácil entender una de las primeras medidas que se llevaron a cabo en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

Hace ya 4 años de la puesta en marcha de la primera escuela de verano y comedores escolares que permitió garantizar el bienestar y una alimentación completa y saludable a menores cuyas familias atravesaban una situación complicada, ampliando el servicio hasta que se comenzaran los comedores escolares en cada uno de los colegios, cuyo objetivo principal fue la atención a los niños y niñas, y especialmente quienes más lo necesitan.

Esta primera Escuela de Verano en el 2015 fue dirigida por la Asociación de Atención a la Diversidad «Adinor”, acción formativa promovida por el Consistorio caravaqueño, a través de su Concejalía de Juventud y la Concejalía de Servicios Sociales.

Se procuró que fuese una alimentación completa con un almuerzo y una comida saludable, donde se impartió clases de refuerzo en materias escolares, numerosas actividades de ocio y tiempo libre, orientadas a la educación en valores.

Los niños y niñas que asisten a estas escuelas de verano tienen un espacio de juego donde puedan desarrollar su imaginación, creatividad, hacer amigos y amigas y, además, continuar con la disciplina del curso para que no se rompa totalmente la rutina del día a día, desarrollando las habilidades sociales y el trabajo en equipo

Ese primer año de esta maravillosa iniciativa, se realizó en el Colegio San Francisco con casi unos 40 niños y niñas, pero una vez pasado el verano del año 2015, entendíamos que debía ser de forma integrada donde todos los niños y niñas fueran iguales, para que las familias más desfavorecidas fueran becadas en la escuela municipal de verano y al finalizar se le entregaba un catering para así atender esta necesidad básica y tan importante que es una comida diaria (cómo mínimo) para los niños y niñas.

Pepe Moreno lo tenía claro, y así lo demostró año tras año, y siempre pensando en el bien de los ciudadanos y ciudadanas más desfavorecidos del municipio de Caravaca de la Cruz.

Un programa presentado durante las legislaturas anteriores comenzando con de la finalización de las clases y el inicio de las vacaciones de verano.

Gracias a las todas las trabajadoras Servicios Sociales y al técnico de Juventud por coordinar a las familias más desfavorecidas y poder informarles del inicio de la actividad, que año tras año ha sido un éxito, pudiendo asistir tanto a la escuela como beneficiarse de la comida diaria, que durante la época escolar la  tienen cubierta con los comedores escolares, y este año también, un servicio para lograr la igualdad de condiciones con otros menores.

Estamos orgullosos de ser pioneros en el municipio de Caravaca, de dejar preparado desde los Servicios Sociales y Juventud esta acción desde 2015. Esperemos que se continúe con este proyecto porque los beneficiarios de esta iniciativa son los niños y niñas más desfavorecidos y una vez ya integrados en las escuelas municipales, siendo todos iguales que es la meta de esta iniciativa ilusionante para mejorar la calidad de los más pequeños.