MARÍA ISABEL BURGUILLOS/EMPLEO CON APOYO

Se estima que en España residen 4,12 millones de personas con discapacidad, lo que supone un 9% de la población total.

Según datos actualizados de ODISMET (observatorio sobre discapacidad y trabajo de mercado en España), sólo 1 de cada 4 personas con discapacidad, tiene un empleo.

El empleo es una fuente esencial de calidad de vida, no sólo es un medio para obtener recursos económicos, es mucho más, es un medio de transformación del hombre, de realización, de creación de valores y de relación social.

Desde el servicio de empleo de APCOM, impulsamos la iniciativa de las personas con discapacidad en la búsqueda del empleo, apoyamos sus sueños y les animamos a luchar por ellos,  pues consideramos que es una de las formas más importantes de conseguir su inclusión en la comunidad.

Para que el empleo inclusivo suceda, deben darse dos condiciones muy importantes: la primera, que la persona conecte con el empleador y con sus compañeros, la segunda, que disfrute con las tareas que realiza, a partir de ahí, la autonomía, la autoconfianza, la independencia y la motivación  irán en ascenso.

Un gran ejemplo de empleo inclusivo lo encontramos en el supermercado Maxi Día de Moratalla, donde una persona con discapacidad realiza unas prácticas laborales desde el pasado mes de abril.

Desde el primer día que comenzó las prácticas, ha sido uno más de la plantilla, hecho que ha tenido un impacto muy positivo en su crecimiento personal y profesional pues, su evolución ha sido impresionante, pasando de no confiar en sus posibilidades (pese a su buen sentido de la perfección y el orden) a dominar las tareas que se le solicitan.

Desde la metodología de empleo con apoyo, los preparadores laborales de APCOM, han acompañado a la persona durante los primeros meses de aprendizaje, ahora, la persona ya cuenta con una persona de apoyo natural en el puesto de trabajo con la que comparte tareas, tiempo de descanso e incluso desplazamiento. De esta forma, el apoyo que le presta el preparador laboral cada vez es menor y su grado de autonomía aumenta.

En esta empresa lidera el compañerismo y la lealtad, valores que no sólo atraen a los clientes de la zona sino que también atraen la mirada de personas que valoran la igualdad de oportunidades en el mundo laboral como punto de partida de la verdadera inclusión.