José Antonio Fernández Santillana/Concejal socialista en el Ayuntamiento de Caravaca

Durante la semana pasada se produjo un incendio en una planta de reciclaje entre los términos de Cehegín y Caravaca. Se desplaza una dotación de bomberos de Caravaca, que sofoca las primeras llamas que podrían haber afectado a una vivienda y restaurante, pero son finalmente controladas. A la zona se envían dotaciones de bomberos, recursos humanos y materiales, que se van incorporando al operativo, de los parques de Caravaca, quedando el parque vacío. El parque de Molina se queda con una dotación de 1 cabo y 3 bomberos, lo habitual es 9. Los parques de Alcantarilla y Mula quedan vacíos. En este caso solo hubo un incendio y quedó controlado. Pero se acerca el verano y la situación cada día está peor en cuanto a efectivos. Concretamente en el parque de Caravaca hay muchos días que falta el  40% de la plantilla.

Desde su creación en Junio del 92, el Consorcio de Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (CEIS) tuvo como objetivo que todos los municipios de la Región de Murcia recibieran un servicio profesional de prevención y extinción  de incendios y salvamento en un tiempo no superior a 20 minutos a cualquier núcleo habitado.

Los inicios fueron complicados ya que faltaban parques y era difícil cumplir con los tiempos de respuesta por debajo de los 20 minutos. Poco a poco, con mucho esfuerzo, se fueron creando parques y dotándolos de personal y vehículos, formación y homogeneización, cumpliendo unos requisitos mínimos que garantizaran la seguridad de las víctimas y de los propios bomberos.

Muy lejos de conseguir esos objetivos actualmente el CEIS se encuentra en el peor momento en sus 30 años de historia. Las cifras operativas actuales son como los de hace 10 años, con parques de bomberos cerrados y sin ningún tipo de estructura operativa capaz de acometer emergencias de mediana envergadura de manera organizada.

Todo esto ha sido debido a la falta de sensibilidad y poca responsabilidad con el servicio de extinción de incendios, recate y salvamento de la Región de Murcia por parte de los distintos gobiernos del pp.

                       Desde hace más de una década el presupuesto  no solo que no ha aumentado, sino que ha habido años que lo han recortado, las ofertas públicas de empleo no se han publicado y la tasa de reposición no siempre se ha cubierto, resultado de esto es, que la plantilla se está envejeciendo y cada vez hay menos efectivos, por otro lado, tenemos parte de la flota de vehículos con falta de renovar y una necesidad imperiosa de adquirir vehículos de altura que sean operativos en la mayor parte del casco urbano.

Un hecho muy importante a tener en cuenta es que la falla de Alhama cruza toda la Región de Murcia y es una de las más activas de España, pues bien, desde el terremoto de Lorca de 2011 con 9 víctimas mortales, han invertido 0 € en cuanto a la equipación y formación para este tipo de catástrofe, esto dice mucho del gobierno de López Miras y de lo poco que le importan los servicios de emergencias.

Desde hace 15 años han sido muchos los Consejeros, Directores Generales y gerentes que nos han prometido soluciones que nunca han llegado, de hecho, el acuerdo marco que regula las condiciones de trabajo de todos los bomberos lleva prorrogado desde el 2010 y ni siquiera este lo cumplen, la administración es incapaz de sentarse a negociar un nuevo acuerdo marco. Todo esto nos hace pensar que lo que pretende el gobierno de López Miras es privatizar la gestión de las emergencias como ya ha hecho en algunos casos.

Es por eso que ahora reclamamos y exigimos saber, porque no se han ido cubriendo las vacantes y ampliando las ofertas públicas de empleo a lo largo de estos últimos 20 años y que han dado lugar a un déficit de personal de más de 120 bomberos, porque no se cumplen los acuerdos pactados y las causas de los cierres de parques y sus recortes de efectivos.