Pedro Antonio Hurtado García

Hay artistas que dejan huella. El que nos ocupa nos la ha tatuado en nuestra memoria de manera incontestable, intensa y con enorme categoría artística. Forma parte de esos muy determinados intérpretes que, por su longevidad, nos creemos que estarán con nosotros para siempre, pero la verdad más certera que tenemos al nacer es la inevitable muerte, aunque, en este caso, haya sido el coronavirus el causante de tan fatal desenlace, cuando el artista contaba con 85 años y justo 10 días después de haber sido diagnosticado del cruel virus. Incinerado su cuerpo, las cenizas resultantes fueron trasladadas a Mérida, en Yucatán, lugar en el que nació y en el que existe una casa museo en su honor.

Armando Manzanero Canché (07-12-1935, Mérida-Yucatán-México/28-12-2020, Ciudad de México-México), excelente, peculiar e inimitable compositor, actor, cantante, productor discográfico y músico que ha propiciado el éxito, con sus creaciones, a numerosos artistas de diferentes continentes, merced a su generosidad, capacidad artística y entrega a los demás. Canciones como “Adoro”, “Somos novios”, “Esta tarde vi llover”, “Contigo aprendí” y un etcétera interminable, conforman una amplia lista de éxitos sin fecha de caducidad que se han mantenido vigentes permanentemente y que siempre son magníficamente recibidos por la audiencia, pues son canciones que dan mucha opción al dúo entre grandes artistas con los que Manzanero ha grabado esos preciosos temas, apoyando a nuevos valores, intérpretes que precisaban de un impulso u otros colegas que se vestían de prestigio al cantar junto al mexicano. Y nunca le importó que esas grabaciones fueran con cantantes de mayor o menor relevancia, ya que, en él, siempre imperaba la nobleza, sencillez y ánimo de ayudar, sin necesidad de solicitar el carnet de identidad, estudiar sus tendencias, ni hacerse inaccesible, absolutamente, con nadie. Quizás, por eso, es por lo que siempre estuvo considerado por la prensa más especializada, así como por los críticos más prestigiosos, como uno de los compositores más relevantes, exitosos y respetados de toda Latinoamérica.

El cultivo del bolero.- El mexicano compositor escribió más de cuatrocientas canciones. Todas llevaban su sello y su estilo, pero más de medio centenar de ellas alcanzaron fama intercontinental, como son las citadas al principio y otras muchas. El género que más ha cultivado ha sido el bolero. Los contenidos de sus letras le han hecho merecedor de ser reconocido como el “Rey del romanticismo”​, gracias a unos temas que han sido populares en la voz de numerosos intérpretes internacionales que, incluso, quisieron hacer suyas las canciones, pero que se percibía, por ese estilo inimitable, que pertenecían al gran creador que, ahora, hemos perdido para siempre.

Numerosos reconocimientos.- Ganó extraordinarios premios, condecoraciones, galardones y reconocimientos, como, por ejemplo, su “Premio Grammy a la carrera artística”, una distinción especial con la que han sido premiadas grandes figuras musicales, reconocimiento que se otorga a artistas que han hecho importantes aportaciones al mundo discográfico. Participó, igualmente, en numerosos programas de radio y televisión, grabó decenas de discos y parió la música para importantes y copiosas películas. Presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de México, desde septiembre de 2010, cuando asumió esa responsabilidad, al fallecimiento de su distinguido colega y compatriota Roberto Cantoral, cargo que ha mantenido hasta su fallecimiento, sin duda por méritos propios de indudable reconocimiento.

Primera obra a los 15 años.- Su padre, Santiago Manzanero, casado con Juana Canché, era músico y fundador de la “Orquesta Típica Yucalpetén”. El bolerista mexicano contrajo matrimonio en cinco ocasiones, es padre de siete hijos y cuenta con una nutrida “colección” de nietos. A los ocho años, comenzó sus estudios musicales en la “Escuela de Bellas Artes” de la ciudad en la que vio su luz primera, pero su formación musical la perfeccionó y culminó en Ciudad de México.​ Compone su primera melodía, en 1950, bajo el título de “Nunca en el mundo”. Un año después, estrena su actividad profesional ante las teclas de un piano, pero seis años más tarde se erige como director musical de la casa filial mexicana del sello discográfico “CBS Internacional”. ​

Excelencia.- Y es, en 1962, cuando logra la quinta posición clasificatoria en el “I Festival de la Canción del Palacio de Bellas Artes de México”. “Premio a la Excelencia”, por su trayectoria artística, en 1993. Y, así, se sucedieron los éxitos de forma continuada, los reconocimientos internacionales y la gran valoración que logró en todas las latitudes en las que se presentaba, galardones y distinciones que precisarían de mucho espacio para poderlas reseñar. Gozó del privilegio, también, de que el cantautor estadounidense Sid Wayne, destacado compositor que creaba canciones, entre otros, para el mismísimo Elvis Presley, versionó su canción “Somos novios”, que grabó en inglés, bajo la denominación de “It’s impossible”.​ También ganó, en 1978, en territorio español, concretamente en las Baleares, el “Festival de Mallorca”, con la canción titulada “Señor amor”. En sus incursiones como productor, es relevante su tarea en el álbum “Romance”, de Luis Miguel, publicado en 1991, incluyendo canciones de su propia creación como “No sé tú” y “Te extraño”.

Imitado por “los más grandes”.- También, el mítico cantante estadounidense Tony Bennett, en 2011, grabó, con el español Alejandro Sanz, una preciosa versión bilingüe de “Esta tarde vi llover”, cuyo título, en inglés, no era otro que “Yesterday I heard the rain”, tema que incluyó en su álbum superventas titulado “Duets II”. Colabora en “Orígenes: el bolero”, de los leoneses “Café Quijano”. Canta, con ellos, la canción “Quiero que mi boca se desnude”, que cierra el álbum de los españoles, de 2012. También colaboró con María Dolores Pradera. En su álbum “Todos los duetos”, de 2005, canta con numerosos artistas de diversa procedencia, con especial notoriedad de españoles como Diana Navarro, María Jiménez, Ana Torroja, Rosario Flores, Pasión Vega, Pastora Soler y otros muchos.

No hemos querido compartir su fallecimiento con otros artistas, porque todo espacio, para él, se queda corto. Descanse en paz el romántico, sensible e inolvidable Armando Manzanero. Buenos días.