JAIME PARRA

Como en casi todas sus ediciones, varios de los alumnos del Conservatorio de Música “Leandro Martínez Romero” de Caravaca participarán a partir del día 10 de mayo en la final del concurso “Entre Cuerdas y Metales” que organiza la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena.

Participantes en Entre Cuerdas y Metales a las puertas del Conservatorio

Para Isabel María Barzo (17 años, Calasparra), pianista que estará en la final de piano: “llegar a esta final ha significado mucho porque es el reflejo de todo el esfuerzo que hemos hecho y que seguimos haciendo. Es un paso importante para nosotros y vamos a hacerlo lo mejor posible, y sobre todo a disfrutarlo al máximo”.

Para la pianista calasparreña, “la música es una parte muy importante de mi vida porque son ya muchos los años en los que ha formado parte de mi día a día, considero que me ha hecho mejor persona y gracias a ella he conocido a muchas buenas personas, como mi compañero Guille, ahora mismo no me imaginaría sin ella de ninguna forma”.

Para el ceheginero Guillermo Rubio García (15 años), que toca el oboe: “para mí haber llegado a la final del concurso ha sido un logro, me hace mucha ilusión  y voy a participar con muchas ganas.

Daniel Mañogil Munuera (16 años, Caravaca de la Cruz) compite en trompeta, aunque también estudia piano.

Para él llegar a la final “significa mucho, ya que ha sido todo un reto, y ver que tanto estudio tiene una recompensa es una muy buena sensación”.

La ceheginera María José González-Conde Oñate (19 años, clarinetista) asegura que “la música en general, a día de hoy en mi vida lo es todo para mí”.

Para la también ceheginera María Martínez Gómez (19 años, flautista) “tocar en un auditorio como el del Conservatorio de Cartagena será una gran experiencia y una oportunidad para seguir mejorando”.

Por su parte, Juan Carlos Fernández Correas (percusionista de 19 años de Cehegín) asegura que llegar a la final de “Entre cuerdas y metales” “ha sido una meta que no pensaría que alcanzaría en tan poco tiempo, ya que he estado un mes preparando las pruebas de la primera fase, y con tan poco tiempo de trabajo no pensaba que llegaría a la final”.

A ellos le acompañará el clarinetista de Bullas Miguel Ángel Fernández (16 años) en un viaje por la música que, como explica Juan Carlos  sobre el significado de la música “es como mirar al cielo, nunca se acaba… es una sensación extraña que no se puede describir con palabras. Cuando me pongo a tocar siento que soy feliz porque la felicidad es la sensación de tener la certeza de que estás en el camino correcto”.