La concejal de Educación y Juventud, Esther Poveda, y el director del conservatorio, Raúl Bartomeu, quisieron felicitar a los jóvenes y a sus respectivos profesores por los excelentes resultados obtenidos en Entre Cuerdas y Metales, el concurso de mayor nivel y prestigio de cuantos se celebran en la región. Han sido siete los alumnos del Conservatorio ‘Leandro Martínez Romero’ de Caravaca de la Cruz que resultaron premiados en la vigésima edición concurso ‘Entre cuerdas y metales’, celebrado en la ciudad de Cartagena. Erik Stevens Rueda Briceño (segundo premio en modalidad de Guitarra), Mª Dolores Valverde Muñoz (primer premio en modalidad Viento Madera), Catalina Serrano Espín (Mención especial de Viento y Madera), Francisca Sánchez Gea (segundo premio de Trompeta), Ángel Rodríguez García (primer premio percusión) y los hermanos Miguel y Matías Llorente Gil fueron (primer y segundo premio de percusión, respectivamente).

Otra alumna, Alba María López, quedó finalista. En el concurso ‘Entre cuerdas y metales’, organizado por el Ayuntamiento de Cartagena y el Conservatorio de Música de Cartagena, participaron cerca de doscientos jóvenes de los distintos conservatorios de la Región de Murcia, intérpretes en las modalidades de viento madera, viento metal, cuerda, piano, canto, guitarra, percusión, cante flamenco, guitarra flamenca y música de cámara. La concejal Esther Poveda aprovechó la ocasión para dar la bienvenida al nuevo equipo directivo encabezado por Raul Bartoméu: “Para nosotros es importante tener un Conservatorio en Caravaca, daros visibilidad, que se vea en la calle el trabajo que hacéis. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de vosotros, el que tiene premio es importante, pero como han dicho antes vuestros profesores aquí estáis para aprender”. Los profesores del Conservatorio hablaron de los alumnos suyos en particular y de los del Conservatorio en general, recordando que ésta es una selección escogida de cientos de jóvenes de la comarca. ”Cuando entra uno a estudiar música no sabe si va a ser músico o no. Intenta aprender y el destino lo dirá. Pero persona, sí va a ser buena persona”.fueron las palabras del profesor Erik Tinoko. Raul Bartoméu por su parte recordó el otro eslabón del Conservatorio de Caravaca junto a profesores y alumnos, las familias, para ello recordó su propia familia: “Cuando empecé a estudiar, vivían en la Encarnación, por entonces no había tan buenas carreteras y está a quince kilómetros, yo tenía 9 años y recuerdo a mi padre liado en una manta durante tres horas en la Escuela de Música esperando que saliera. Cuando veo a los padres por la ventana, haciendo tiempo, con frío o calor, recuerdo a mi padre. Hacen un esfuerzo tremendo, no solo a nivel físico, también económico, de tiempo, de muchos aspectos y quería que este acto sirviera como un homenaje a ellos”. Cerró el acto la Concejal de Educación: “emociona escucharos. El esfuerzo creo que merece la pena si la música es capaz de haceros sentir tantas cosas, ya que por encima de los premios es fundamental la ilusión, el ser capaces de mejorar y de que cada día podáis ilusionaros e ilusionar a quien os escuche. Que nadie os diga nunca hasta dónde podéis llegar. Al contrario, que no os canséis de perseguir vuestros sueños que habéis demostrado lo que podéis conseguir”.

Miguel Llorente

He de reconocer que ser el premiado en la vigésima edición del concurso es un gran privilegio, porque resalta tu rendimiento musical, te inyecta confianza, te hace seguir trabajando y mejorando día a día.

Matías Llorente

Me acuerdo de una clase allá por el mes de noviembre. Le pregunté a Jesús de manera nerviosa por si decía que no si podía presentarme al concurso. Lo aceptó encantando, echamos muchas horas y también horas por mi cuenta. Llegó el día, fui, se me pasaron los nervios y toqué.

Eric Stevens

Me pasó una cosa curiosa: la semana antes, me maté a estudiar y me salió un ganglión, de tanto tensar los tendones se me hinchan. El último día me dijo mi profesor”no vas a pasar a la final” pero en vez de desanimarme me puse a estudiar aún mas.

María Dolores Valverde

Todos los días enganchada y tocando y tocando es muy duro porque lo haces… o lo haces. Y cuando llegué a tocar a semifinal, iba con la cabeza de que no pasaba, siempre me monto el “no” antes que nada, y en la final “que no” “que no”,”qué mal”… y gané el primer premio.

Francisca Sánchez

Más que ampliar el currículum, que también, te anima porque en estos cursos que vamos tan agobiados dan muchos bajones, porque no puedes estudiar toda la música que te gustaría. Más que el premio es el ánimo porque no es fácil pero a la vez es bonito.

Ángel Rodríguez

Todos los que estamos aquí es porque nos gusta mucho la música. Saca lo mejor de nosotros. Puedo estar estudiando matemáticas y estoy deseando bajar a tocar la marimba. Aunque sea cinco minutos bajar y volver. ¡Yo lo que quiero es tocar!

Catalina Serrano

Al estar horas y horas en clases haces verdaderos amigos. Aunque hay gente que no termina los estudios, el lazo de amistad que nos une perdura en cierto modo para toda la vida.

Alba María López

Cuando conseguí pasar a la final me dije “no tengo nada que perder. Estoy en la final, con gente super buena, representando a mis compañeros, orgullosa de mis profesores, de la obra, cogí el chelo, afiné, miré al jurado arriba y sonó el chelo.