ENRIQUE SOLER

La ermita de La Encarnación, antiguo templo íbero-romano, será el escenario del concierto de música coral que ofrecerá la ‘Schola Gregoriana de la Región de Murcia’, el sábado 30 de junio, a las 22.00 horas, con acceso libre hasta completar aforo. El concierto está enmarcado en el programa de actos con motivo del XX aniversario del semanario El Noroeste.

Concierto Coro Schola Gregoriana de Murcia 20 años El Noroeste

Concierto Coro Schola Gregoriana de Murcia 20 años El Noroeste. Ermita de la Encarnación de Caravaca

La ‘Schola Gregoriana de la Región de Murcia’ surgió de la unión de un grupo de personas interesadas en el conocimiento e interpretación de la música antigua en general y del canto gregoriano en particular, bajo una triple perspectiva: la técnica vocal, el estudio de la semiología y el respeto a la espiritualidad y funcionalidad de este canto. El estudio interpretativo lo realizan a partir de los antiguos manuscritos procedentes de abadías.

Eduardo Martínez, es el director de la Schola. En primer lugar, ¿qué selección de obras nos vamos a encontrar para este concierto?

Hemos hecho una recopilación de obras de canto gregoriano de diferentes épocas del año. El concierto se enmarca dentro del 30 aniversario de la Schola, así que pensamos que era interesante hacer una muestra de lo que han sido las obras más interesantes que hemos interpretado a lo largo de estos 30 años que llevamos en marcha.

También hemos querido mostrar diferentes tipos de Canto Gregoriano, porque el monje se dedica a cantar a lo largo de todo el día, lo que se llama el Oficio Divino que son las siete veces que se junta con sus compañeros en el coro a cantar, además de en la misa. Al final, también hemos querido añadir unas cuantas obras de polifonía medieval, es decir de la primera polifónica que empieza a aparecer justo después del Canto Gregoriano.

Además en un entorno único como es la Ermita de la Encarnación.

Es un sitio con una fuerza tremenda por muchas cosas, por el hecho de haber sido un antiguo templo romano, por el entorno maravilloso, por el silencio, por el hecho de que no tiene luz eléctrica por lo que vamos a tener un recogimiento muy grande. Será toda una experiencia sensorial completa.

Has mencionado que cumplís 30 años, ¿Cómo surgió la idea de la Schola Gregoriana?

Fue idea de un tenor murciano que se llama José Solano, y que es profesor de la escuela de Arte Dramático.

Allá por el año 86 pensó en juntar a una serie de amigos y hacer música antigua, no sé si inicialmente ellos pensaron en hacer solo canto gregoriano, pero vieron que esta música tenía una fuerza especial y al final el grupo se especializó en Gregorio, a base de muchos conciertos y de contar con grandes estudiosos del canto gregoriano como Ismael Fernández o Francisco Lara, también hemos visitado monasterios donde directamente puedes escuchar la tradición todavía viva del Canto Gregoriano.

Entre los objetivos del grupo está dar a conocer a la sociedad el canto gregoriano.

Sí, porque es un canto que se perdió en cierta forma dentro de lo que era su contexto propio que era la liturgia. El Concilio Vaticano II supuso un gran cambio en la Iglesia Católica y entre otras cosas se perdió el canto propio de la Iglesia que era el Canto Gregoriano, donde se podía escuchar en muchas celebraciones antes del Concilio.

Lo que hemos pretendido es que este patrimonio musical, que no sólo tiene un valor religioso sino también estético, porque está en la base de toda la música occidental, que no se perdiera aquí en la Región de Murcia. La Schola ha ido por todos los pueblos de la Región haciendo recitales para que no se perdiera y se pudiera mantener la resonancia de ese Canto Gregoriano tan hermoso.

Durante estos años habéis participado en numerosos ciclos y festivales.

El historial de la Schola es tremendo con los diferentes directores que ha tenido, el grupo ha cantado en muchos sitios fuera de la Región por ejemplo en Sevilla, Cuenca, Valladolid o Albacete, incluso hemos salido fuera de España con conciertos en Toulouse, la zona del Valle del Loira cercana a un monasterio muy importante para el Canto Gregoriano como es el monasterio de Solesmes cerca de Lemans, y también a Roma.

Si tuvieras que quedarte con un lugar, ¿cuál sería?

Sin duda alguna para mÍ sería Santo Domingo de Silos, cuyos monjes grabaron unos discos hace unos años que se hicieron tan famosos que llegaron a ser número uno en ventas en Estados Unidos. Fueron unos discos grabados por el sello Emi.

Silos es el lugar donde cualquier amante al Canto Gregoriano tiene que peregrinar, porque todavía se utiliza diariamente.

Allí uno puede escuchar cantar a los monjes siete veces al día y cantar también en la misa, se trata de un lugar con mucha fuerza tiene un claustro maravilloso, es un monasterio que ha tenido una biblioteca muy importante donde hay vestigio de los primeros manuscritos de Canto Gregoriano.

¿Cuáles son los próximos retos a la vista?

Seguir divulgando el Canto Gregoriano en la Región de Murcia. La Schola se va haciendo un poquito mayor porque hay que tener en cuenta que ya tenemos treinta años, por lo que tenemos que incorporar voces nuevas y a ser posible voces jóvenes, porque si no la correa de transmisión va a fallar en algún momento y eso no puede ser.

También seguir estudiando, cantando e intentado depurar cada vez más el estilo acercándonos a lo que es el espíritu profundo del Canto Gregoriano tanto desde el punto de vista religioso para aquellos cantores de la Schola que lo son, como desde el punto de vista de la belleza de esta música para aquellos que no lo son.

Ha mencionado la necesidad de que se incorpore gente joven, ¿es necesario tener algún tipo de conocimiento musical?

No es necesario tener un gran voz, ni conocimientos de canto importantes, ni lectura musical. La gente que este interesada puede entrar en la página web en http://www.scholagregoriana.es/, allí van a encontrar cómo ponerse en contacto con nosotros. No es importante tener una gran voz, porque es un canto al unísono, por lo tanto no tiene que sobresalir mucho la voz de una sola persona, sino no sonaría el Canto Gregoriano puro.