SIMÓN LABORDA

El último fin de semana de marzo el equipo dirigido por Eddy Carvalho se enfrentaba a un duro desafío: dos partidos en 24 horas (cosas del calendario COVID19 por la suspensión de encuentros) y además sólo les valía una cosa: conseguir dos victorias para asegurar un año más su estatus de equipo de primera nacional de voleibol (tercera categoría del país) y no depender de resultados de terceros.

El fin de semana comenzaba recibiendo el sábado a Ciudad Real, equipo que marcaba hasta ese momento el corte del descenso. El equipo caravaqueño salió muy concentrado al partido, el ritmo de partido era frenético, con dos equipos que se conocen a la perfección y se tienen más que estudiados. Ambos equipos eran perfectamente conscientes de lo que había en juego y las alternancias en el marcador eran constantes. Por suerte, el equipo caravaqueño llegó más entero a los tramos decisivos de cada set y consiguió una magnífica victoria por 3 – 0 (25-21/25-23/25-22) que le colocaba 2 puntos por encima de su rival y provisionalmente en zona libre de descenso.

El desafío para el equipo caravaqueño no había hecho nada más que comenzar, tras la fantástica victoria del sábado, el equipo se embarcaba en un avión rumbo a Mallorca para asegurar la salvación ante el más difícil todavía: Petra, líder del grupo e invicto en casa en esta fase de permanencia. A diferencia del partido del sábado, ninguno de los dos equipos consiguieron desplegar su mejor juego (el equipo mallorquín había jugado también el día anterior) pero finalmente fueron los caravaqueños los que se llevaron el gato al agua tras más de dos horas y media de partido y conseguir así asegurar la permanencia tras vencer por 2-3 (27-29/18-25/25-16/34-32/10-15).

El equipo cierra con estas dos victorias una temporada complicada que han salvado con buena nota a pesar de las bajas por Covid, restricciones, protocolos sanitarios, dificultades para entrenar y viajar etc. El equipo ha ido de menos a más durante la temporada y a pesar de los problemas para mantener la regularidad en su juego han conseguido el objetivo marcado a principio de temporada, la salvación y el crecimiento de los jugadores más jóvenes del equipo.