NOEMÍ GARCÍA MARÍN/PEDAGOGA Y ORIENTADORA ESCOLAR

Cómo sabemos, cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, por lo que no debemos preocuparnos en exceso si éste aún no ha desarrollado ciertas habilidades que otros niños de su edad sí. Sin embargo, problemas recurrentes en la comprensión oral y escrita del lenguaje en edades tempranas pueden indicarnos que estamos ante un posible caso de dislexia.

ImaginiaLa dislexia es una ​dificultad específica de aprendizaje​, de origen neurobiológico, que afecta a la forma en la que el cerebro procesa la información visual escrita. Es importante saber que se da en niños que no tienen ningún hándicap físico, intelectual o psíquico, ya que los procesos que se ven únicamente afectados son los relacionados con componentes fonológicos del lenguaje.

Los niños con este trastorno también pueden presentar ​dificultades en el área de la velocidad de procesamiento, en las habilidades motrices o en la percepción visual y/o auditiva. Los principales ​síntomas que nos pueden alertar sobre si un escolar puede o no tener dislexia (aunque no en todos aparecen) pueden ser:

  • ●  Problemas en la lateralidad (noción espacio-tiempo alterado).
  • ●  Confusión de palabras con pronunciación similar.
  • ●  Dificultad para articular o pronunciar palabras.
  • ●  Alteración , cambio del orden e inversión de palabras o números.
  • ●  Escasa fuidez lectora con errores.
  • ●  Problemas de concentración en la lectura o escritura.
  • ●  Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • ●  Dificultades para organizar sus pensamientos.
  • ●  Problemas para mantener la atención.

En función del nivel de afectación en estas áreas, podemos distinguir diferentes ​tipos de dislexia​, diferenciando entre adquirida y evolutiva (por lesión cerebral o sin lesión, respectivamente, siendo más frecuente en el ámbito escolar la segunda) distinguiendo a su vez entre dislexia fonológica, superficial o mixta (según sus síntomas) .

Un ​diagnóstico precoz es fundamental para atender las posibles dificultades educativas derivadas de esta alteración, utilizando las estrategias concretas para cada escolar, centradas en su nivel y déficit específico. Sin un tratamiento, esta afectación en la escritura y la lectura no solo se verá acrecentada , sino que se verán afectadas otras habilidades como la autoconfianza y la motivación, pudiendo desencadenar una serie de problemas madurativos, emocionales y en ocasiones de fracaso escolar .

Sin embargo, y aunque tradicionalmente la dislexia se ha definido únicamente por los déficits en el lenguaje, existen estudios actuales que se han centrado en las ​fortalezas​. Se ha comprobado que son personas creativas, intuitivas y con un pensamiento “out of the box”, con una alta habilidad para plantear soluciones novedosas e innovadoras. Además poseen un rápido procesamiento visual y espacial; razonamiento tridimensional, integral y holístico. Así mismo tienen facilidad para interconectar saberes de distintas disciplinas. Capacidades que deben tenerse en cuenta para la intervención educativa.

Por su parte , el pedagogo es la persona encargada de comprender, detectar , evaluar y tratar estas y otras dificultades de aprendizaje de la lectoescritura. Teniendo en cuenta tanto las debilidades como las fortalezas.
En ​Imaginia, aplicamos una intervención rehabilitadora temprana y adaptada al niño a través de ​actividades estimulantes, multisensoriales y potenciadoras del aprendizaje , mediante los cuales se obtiene una mejora significativa en el desarrollo de la conciencia fonológica, la comprensión y fluidez lectora, así como en la escritura, potenciando a su vez la motivaciones, virtudes y capacidades de cada niño.