A semejanza de cualquier barraca de las fiestas, el centro de día “Virgen de las Maravillas” de Cehegín va a vivir las próximas fiestas patronales con intensidad. El grupo humano formado por usuarios, trabajadores, familiares, voluntarios y todas aquellas personas que así lo quieran, van a compartir varios actos para unirse al ambiente general del pueblo estos próximos días y disfrutar de encuentros que llenen de alegría y esperanza la vida de las personas mayores.

A semejanza de cualquier barraca de las fiestas, el centro de día “Virgen de las Maravillas” de Cehegín va a vivir las próximas fiestas patronales con intensidad. El grupo humano formado por usuarios, trabajadores, familiares, voluntarios y todas aquellas personas que así lo quieran, van a compartir varios actos para unirse al ambiente general del pueblo estos próximos días y disfrutar de encuentros que llenen de alegría y esperanza la vida de las personas mayores.
Los actos comienzan el día 7 de septiembre, a las 11 horas, con la celebración de una Eucaristía de acción de gracias y recuerdo a las personas fallecidas, que presidirá D. Julián, párroco de S. Antonio. A la misa acudirá la cuadrilla de Animeros del Campillo de los Jiménez.
El día 8 de septiembre se va a celebrar el pregón “especial” de fiestas del centro de día a cargo de Pedro José Jiménez (voluntario del centro) y la Asociación Betania, que ofrecerá un testimonio de varios miembros sobre su historia humana. Este acto además servirá para nombrar a las personas mayores del centro 2016.
El viernes 9 de septiembre, sobre las 11 horas, en la puerta del centro, la Asociación Cultural Andaluza “Virgen de las Maravillas” amenizará un almuerzo andaluz.
El martes, 13 de septiembre, buena parte de los usuarios del centro se desplazará hasta Santa María Magdalena para participar en la Eucaristía.
Con todos estos actos se pretende crear espacios y encuentros en los que compartir los valores que presiden la vida del centro, como la acogida, la ternura, la alegría, la esperanza, el desarrollo de las fortalezas de la persona, sin olvidar nunca que buena parte de esas capacidades tiene su pleno desarrollo en medio de las adversidades, las dificultades y las enfermedades.