PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

FOTO: RAFAEL HERNÁNDEZ GÓMEZ

Pedro López Milán es el alcalde de La Unión. Al comentarle el orgullo que debe suponer dirigir los destinos de un municipio tan emblemático como el suyo que, por añadidura, luce la muy merecida vitola de “Catedral Mundial del Cante”, nos lo afirma sin dudarlo. “Como unionense –añade-, es una satisfacción que se ve multiplicada por el hecho de ser, igualmente, el presidente ejecutivo de la ‘Fundación Internacional del Cante de las Minas’. Para La Unión, lo significa todo el contar con ese festival de flamenco, máximo referente a nivel mundial en el género. La participación municipal en el certamen, a nivel económico -prosigue-, es bastante más intensa que la de los demás patronos que conforman la Fundación: Comunidad Autónoma y Estado, a través del ‘Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Danza’, pero, en el conjunto de patronos, sin dejar de estarles agradecidos, cómo no, el ayuntamiento unionense aporta más del doble del coste económico que los otros dos, amén de los medios humanos que, para las diferentes infraestructuras, montaje y desarrollo, ponemos a disposición del evento, lo que eleva nuestro porcentaje sustancialmente”.

Trampolín artístico
Sobre las personas que resultan esenciales y hasta imprescindibles en el desarrollo, mantenimiento e impulso de la cita flamenca, no se pronuncia el primer mandatario unionense en nombres concretos, pero sí habla, en su conjunto, de “una organización muy profesional que, durante unos seis meses, se ve reforzada con la incorporación de ayudas relacionadas con el mundo artístico. La Fundación no es una persona, sino un conjunto de profesionales que, muy responsablemente, nos hacen sentirnos orgullosos de su manera de trabajar para que este festival se haya convertido en un referente y siga cosechando triunfos, año tras año”. Su mirada al certamen, con respecto a ediciones anteriores, la concreta en esa “satisfacción plena, porque se ha vuelto a una edición mucho más purista y flamenca que el público ha agradecido y valorado muy favorablemente. La notable afluencia de público, la aceptación del formato y de ese toque purista recuperado intensamente, han ofrecido unas galas brillantes, como también lo han sido los concursos, la parte más relevante de este festival, muy apta y apropiada para todos esos artistas que quieren seguir triunfando, consagrarse y pisar fuerte, sabiendo que pasar por La Unión y optar a alguno de los premios que aquí se otorgan, es un trampolín artístico considerado que goza de un gran valor en el panorama artístico del género, a nivel mundial”.

Ganadores de las diferentes modalidades 2017

Ganadores de las diferentes modalidades 2017

Renovando retos
Obligado resulta consultarle si han tocado techo o si tienen previsto seguir introduciendo creatividad y nuevos alicientes en este evento tan reconocido, a lo que el alcalde nos responde que “siempre hay que trabajar para mejorar e, independientemente de que estamos en la cima, en un nivel altísimo, necesitamos seguir evolucionado cada día para que el festival continúe siendo ese referente maduro, útil, prestigioso y valorado que viene siendo, ya que, como todo el mundo sabe, llegar a lo alto es complicado y difícil, pero lo es mucho más el mantenerse arriba. Los retos existen, nosotros los practicamos y nos los ponemos como nuevos objetivos de forma continuamente renovada”.
Herencia minera
Afirma con rotundidad cuando le preguntamos qué supone para La Unión el certamen y si influye sustancialmente en su economía, su turismo u otros valores. Y añade que “este movimiento artístico nos aporta un gran valor como extraordinaria herencia que nos ha dejado la minería, esos cantes de Levante y, a través de los mismos, este grandioso festival. Suelo decir que ojalá, en La Unión, tuviéramos doce certámenes de esta naturaleza, uno cada mes, con la consiguiente revitalización y refuerzo de la actividad económica municipal. Acarrea visitas de aficionados, de especialistas, técnicos, medios de comunicación, actividades colaterales y gente que se anima al conocer nuestra oferta turística: el parque minero, museos y pedanías, como Roche o Portmán, nuestra salida natural al Mediterráneo. En definitiva, el festival ayuda a todo, sin olvidar la mina visitable ‘Agrupa Vicenta’, valores que vienen a representar las grandes referencias locales en materia turística”.
¿La “Lámpara Minera” la valoran con idéntica intensidad y cariño todos los artistas?. Es un galardón de muchos quilates, ¿no?.
-En realidad, todos la valoran con intensidad y cariño, pero, lamentablemente, no todos hacen uso de su importancia como ellos quisieran. De hecho, determinados premiados han disfrutado de una repercusión tremenda, mientras que, otros artistas, por diversas razones, no han brillado en su carrera, que han visto estancada. Pero la valoración es colectivamente favorable en todos los sentidos, porque, además de ser una joya como trofeo físico, mantiene una repercusión que les permite alcanzar unas ambiciosas metas con las que nunca habían soñado, ni podían alcanzar sin ser poseedores del galardón. Nadie que haya ganado la “Lámpara Minera” ha mostrado “un pero”, jamás, sino todo lo contrario.
Coméntenos, por favor, la importancia de la existencia de los demás premios colaterales de la cita flamenca y por qué el pregón lo protagoniza, habitualmente, un foráneo de reconocida fama.
Los demás galardones del certamen
A partir de 1990, el festival integra otras modalidades y reconocimientos como el baile, con el desplante; el bordón, como premio a la guitarra; el filón, último en incorporarse, para distinguir a los instrumentistas, ya que el flamenco es cada vez más versátil y aglutina una gran pluralidad musical que le convierte en el género que más ha progresado y que más estilos ha incorporado, sin olvidarse, nunca, de la pureza. Y, con la incorporación de esos galardones, hacemos crecer al flamenco, concediéndole esa versatilidad de la que goza, como todos los géneros, pero que hay que practicar, sacar a la luz y potenciarla, cada día, sin caer en el estancamiento, ya que el flamenco no es solamente cante, sino mucho más.
Ginés García Millán, pregonero de lujo
“El que sean foráneos los pregoneros –sentencia el alcalde- no tiene nada que ver, ya que, si nosotros entendiéramos, en cualquier momento, que un unionense tiene que pronunciar el pregón, lo haría sin ningún tipo de problema. Lo que conseguimos con el formato actual es recorrer mundos como el de la cultura, la comunicación, empresa, deporte y otros sectores, tratando de conseguir la participación de personas que sean santo y seña en cada uno de los ámbitos sociales con los que queremos contar. Este año, además, hemos tenido a un actor, y murciano, como Ginés García Millán, que ha ofrecido un pregón de los mejores que se recuerdan en los últimos años y que va a pasar a la historia de este ‘Festival Internacional del Cante de las Minas’. Pero no existe otra preferencia o motivo que nos haga transitar por esos caminos que venimos trazando, estando este capítulo abierto a unionenses o cualquier persona procedente de un punto de la geografía española, por muy distante que resulte”.
La estela de la minería
Sobre la minería, nos comenta que “dejó huella, nostalgia, historia y un pasado inolvidable, porque es una forma de entender la vida, sobre todo si tenemos en cuenta que el municipio de La Unión nunca lo ha tenido fácil. Pero el hecho de que nuestros antepasados se dejaran la piel en la profundidad de la mina y que, de ahí, nacieran estos cantes reivindicativos, de dolor y de sufrimiento, ha ocasionado que la forma de vivir de los unionenses sea distinta, porque afrontamos la vida, siempre, como un reto. Y este municipio se tiene que reinventar día a día. Y, eso, es lo más importante que tenemos, porque es una forma de ser de los vecinos que nos caracteriza, a todos, como algo convertido en una fuerza intrínseca que sale desde dentro y que nos hace superarnos para afrontar ese nuevo mañana, sobre todo gracias a este festival, como inmejorable reliquia e incuestionable herencia que nos ha legado la minería local, que ha dejado, igualmente, varios edificios modernistas de primer nivel, cantes y el camino sembrado para esta magnífica cita flamenca”.
La estratégica y decisiva regeneración de la bahía de Portmán
-Al margen del festival, ¿qué proyectos sociales más inmediatos tiene La Unión?.
-El más próximo es la realización del nuevo Museo Minero en un edificio totalmente emblemático: el antiguo “Liceo Obrero de Huérfanos” de nuestro municipio. Es importantísimo que este recinto albergue la gran cantidad de piezas y elementos destinados a ese museo, actualmente en “La Casa del Piñón”, aunque con limitaciones de espacio y con muchas piezas a exponer que, en el nuevo edificio, tendrán cabida con amplitud y adecuada exhibición para disfrute de los visitantes, un proyecto que esperamos ver hecho realidad en los próximos meses. La regeneración de la bahía de Portmán es el otro gran proyecto, palanca que necesita este municipio para cambiar su modelo productivo. La Unión ya no es una población minera, ni una localidad industrial. En este momento, vivimos una situación delicada y tenemos que reenfocarnos hacia el sector servicios. Necesitamos “vender” todo lo bueno que tenemos en nuestras sierras, desde nuestros paisajes a las rutas senderistas. Y ser un referente en deporte náutico, así como en turismo, gracias a la salida que tenemos al mar. Roche, nuestra otra pedanía, con su museo etnológico, ofrece gran calidad de vida y es un lugar en el que se respira paz por todas partes. La Unión es mucho más que el festival y, de los proyectos citados, que saldrán adelante, es muy relevante, estratégico y decisivo el de la regeneración de la bahía de Portmán.
Dejamos abierta a López Milán “la ventana” de “El Noroeste” y se apresura a “agradecer al semanario el que quiera conocer La Unión y divulgar sus valores. Estamos dispuestos a continuar colaborando y quedo a plena disposición de la publicación, porque es un honor que, desde esa comarca murciana, quieran conocer este municipio enclavado en el sureste de la región y que tiene mucho que ofrecer y, al igual que, este año, nos acercamos a Caravaca de la Cruz, reiteradamente, por su ‘Año Santo Jubilar’, también La Unión espera visitantes para brindarles sus numerosos atractivos ya citados, que son mucho más que el ‘Festival Internacional del Cante de las Minas’, del que no ocultamos nuestro orgullo”. Buenos días.