Ya en la calle el nº 1032

El camino del héroe: Jessica Jones

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

CARLOS MARTÍNEZ SOLER
Los caminos que llevan a un héroe a convertirse en lo que es, es decir, un guardián, defensor de la ciudadanía, son múltiples y muy variados. En algunas ocasiones el detonante es la pérdida, en otros su afán protector, etc., y en el caso que hoy nos ocupa, Jessica Jones, se trata de la culpa, eso que nos atormenta y que a muchos les puede llevar a la autodestrucción, pero que en su lugar, se convierte en la gasolina con la que salir adelante, eso sí, envuelto todo ello en vasos amargos de alcohol y malas compañías.

CARLOS MARTÍNEZ SOLER
Los caminos que llevan a un héroe a convertirse en lo que es, es decir, un guardián, defensor de la ciudadanía, son múltiples y muy variados. En algunas ocasiones el detonante es la pérdida, en otros su afán protector, etc., y en el caso que hoy nos ocupa, Jessica Jones, se trata de la culpa, eso que nos atormenta y que a muchos les puede llevar a la autodestrucción, pero que en su lugar, se convierte en la gasolina con la que salir adelante, eso sí, envuelto todo ello en vasos amargos de alcohol y malas compañías.
Al igual que ocurría con Daredevil, Netflix vuelve a optar por un acercamiento adulto al mundo de los superhéroes, nada de buen rollismo y buenas intenciones, sino que aquí todo se torna oscuro, áspero, incómodo…, convirtiendo el relato en algo más cercano al thriller policiaco que a una adaptación de cómic propiamente dicha.
Varias son las razones por las que me gusta Jessica Jones, pero tal vez la más importante sea ver por fin en pantalla la recreación de las andanzas de una heroína. Todos estamos ya cansados de tanta testosterona, Spiderman y Batman de turno, por lo que el acercamiento al mundo femenino se torna cuanto menos muy interesante. Sin embargo, no esperéis aquí a una mujer refinada, de gustos cultivados y de buen porte, nada de eso, Jessica es más bien un despojo de sus actos, una consecuencia de sus decisiones anteriores, las cuales han hecho de ella una persona carente de emotividad, mal hablada, irónica y muy desconfianza…, aunque a lo lejos, en lo más profundo de su ser, atisbamos que todo es una coraza con la que protegerse, más o menos como el traje de Superman, disfraz que hacía sentirse a Clark Kent protegido de la humanidad, de un mundo en el que él era uno más.
Jessica Jones ha empezado de forma sosegada, calmada, tal y como lo hacía Daredevil meses atrás. Parece que los señores de Netflix han aprendido que la clave no está en los mamporros y en los efectos especiales, sino en dejar que la historia fluya, en articular un discurso denso, complejo, pero altamente atractivo y, de eso, Jessica Jones tiene mucho, si en la anterior era Kingpin el reverso tenebroso, aquí tenemos a Kilgrave, os aseguro que su finura inglesa y su fría actitud no os van a dejar indiferente, así que solo les queda una cosa: pasen y vean, súbanse al carro de Jessica, ella promete protegerles.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.