Jesús Rodríguez Sánchez

“Asociación Descubriendo Moratalla”

A finales de los años 70 del pasado siglo, pocos amantes de la naturaleza conocían este por entonces, escondido rincón de la geografía murciana. La primera vez que lo visité, coincidí con un grupo de montañeros veteranos procedentes de Cartagena; juntos lo recorrimos y dimos en encontrarnos con un alimañero que bajaba llevando en la mano un turón muerto (supongo que para aprovechar la piel). Nos cruzamos, y a partir de ese momento, todos los cepos que encontramos acabaron arrojados a la maleza.

Podría decirse que aquella jornada tendría una gran influencia en mi vida, y que repetí con mucha frecuencia mis correrías por allí, incluso pasaba varios días durmiendo al abrigo de un cenajo; las andanzas de la pareja de águilas reales me tenían fascinado.

Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas: que el acceso está ahora muy fácil, los coches pueden acceder a su inicio y las motos y kuads recorrerlo en toda su longitud; los rarísimos visitantes de antaño se han convertido en legión en la actualidad; las águilas reales… las águilas reales creo que ya no están por allí, aunque no puedo asegurar que sea el exceso de gentes, vehículos y ruidos los que las han echado de su bastión ancestral.

Amantes de la naturaleza acuden de muchos sitios y a veces, en grupos que superan los dos centenares de participantes que caminan cada uno mirando la espalda y el culo del anterior, supongo que fascinados por los agrestes paisajes que contemplan, la fauna, la flora…Los hay que cuando llegan a la ahora llamada Poza de la Tortugas se refrescan introduciéndose en sus tranquilas aguas, revolviendo el limo del fondo, alterando la vegetación acuática y destrozando el hábitat de los macroinvertebrados acuáticos aún por estudiar, que intentan sobrevivir.

En el Noroeste de la semana del 12 al 19 de abril leía la crónica de la Vertical de Moratalla y me sorprendió el siguiente párrafo: “Discurrió por una zona de alto valor medio ambiental y paisajístico. El recorrido fue el mismo que la promo (se refería a la Vertical Senderismo) …La carrera atravesó zonas de alto valor ecológico y medio ambiental, siendo la totalidad de su recorrido en zona ZEPA, y parte en zonas ZEC y de especial conservación como son las zonas de la Sierra de la Muela y del Barranco de Hondares.”

Indudablemente no puedo estar más en desacuerdo en que precisamente cuando estamos en plena época de reproducción de las aves y cuando la presencia de gente en las proximidades de sus nidos puede provocar el abandono o el enfriamiento de la nidada, se celebren estas actividades masivas y extensas en cuanto a la presencia de gente en la zona, no entiendo que por un lado se publicite que el lugar es de gran valor ambiental como si eso le importara a los organizadores y a los participantes, y por otra, se desoigan las recomendaciones de no celebrar la competición en ese sitio concreto y en esa época del año. ¡Con lo grande que es Moratalla y el año tan largo, que lástima que tenga que ser precisamente en el momento y lugar más inapropiado!.

Las actividades en la naturaleza son de lo más recomendable y yo soy practicante habitual del senderismo, la bicicleta de montaña y la marcha nórdica; me gusta a veces ir en compañía de amigos o conocidos, aunque nunca en número superior a 30 personas y siempre teniendo en cuenta el lugar y la época del año. Las cosas, con conocimiento y prudencia se pueden disfrutar sin dañarlas y en el tema de los deportes en la naturaleza, creo que hay mucho que aprender y que regular.